Saltar al contenido principal

Humo blanco: líderes de la Unión Europea proponen a los titulares para los principales cargos del bloque

Imagen compuesta con los rostros de los nominados a presidir los principales instituciones de la Unión Europea.
Imagen compuesta con los rostros de los nominados a presidir los principales instituciones de la Unión Europea.

Los líderes de los 28 Estados eligieron a sus nominados para encabezar la Comisión Europea, el Banco Central y el titular de Exteriores del bloque y eligieron al nuevo presidente del Consejo Europeo.

Anuncios

Tras tres días de reuniones y consultas, los jefes de Estado y de Gobierno de los 28 países miembros de la Unión Europea han dado finalmente su visto bueno para proponer a sus candidatos a los principales cargos comunitarios.

No hubo mayores sorpresas, tras haberse descartado la postulación del socialdemócrata Frans Timmermans. Los líderes comunitarios nominaron para la presidencia de la Comisión Europea a la ministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen, para el Banco Central Europeo, a Christine Lagarde, actual presidenta del Fondo Monetario Internacional y para el cargo de alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores, al ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

Los tres cargos deberán ser ratificados por el Parlamento Europeo antes de poder ser finalmente elegidos. El único cargo elegido durante la cumbre de líderes que no deberá contar con la aprobación de la Eurocámara es el del presidente del Consejo Europeo, para quien los 28 eligieron al primer ministro belga, Charles Michel.

Ursula von der Leyen: Considerada como la ‘delfín’ de la canciller alemana, Angela Merkel, la conservadora Ursula von der Leyen, actual ministra de Defensa alemana se convertirá, de ser confirmada por el Parlamento Europeo, en la primera mujer presidenta de la Comisión Europea (CE).

Esta europeísta de 60 años ha sido también pionera en encabezar el Ministerio de Defensa de su país. Es desde hace tiempo partícipe de una organización suprapartidista que busca una mayor integración del bloque comunitario y cuya meta es la de conseguir un federalismo europeo.

Christine Lagarde: Esta abogada y política francesa de 63 años es la actual presidenta del Fondo Monetario Internacional y la primera mujer en dirigir la institución, que encabeza desde 2011. Su recorrido político es amplio y variado: antes de llegar al FMI ya había estado al frente de las carteras de Agricultura y Pesca, Comercio, Economía, y Finanzas de Francia, este último cargo durante el Gobierno de Dominique de Villepin. De ser aprobada por la Eurocámara, Lagarde sustituiría al italiano Mario Draghi a la cabeza del BCE el próximo 31 de octubre.

“Me siento honrada de haber sido nominada a la presidencia de BCE. En vista de esto, y en consulta con el Comité de Ética del Directorio Ejecutivo del FMI, he decidido renunciar temporalmente a mis responsabilidades”, indicó Lagarde en su cuenta de Twitter.

Josep Borrell: A sus 72 años, el actual ministro de Exteriores español es un apasionado defensor de la integración europea. Miembro del Partido Obrero Español (PSOE), es un peso pesado de la política continental. El pasado 26 de junio renunció a su puesto como eurodiputado, un asiento que consiguió en los comicios celebrados en mayo, a los que se presentó como cabeza de lista del gobernante PSOE.

Charles Michel: Con 42 años, el liberal Charles Michel ha tenido una corta pero intensa carrera política que lo ha llevado a convertirse en el actual primer ministro belga en funciones y el más joven en ocupar el cargo. Fue elegido como candidato de consenso cuando el pasado diciembre, el socio mayoritario de la coalición de Gobierno, el partido nacionalista flamenco de la N-VA, se retiró por su negativa  a la firma del Pacto Mundial para la Migración de la ONU.

El Parlamento Europeo inicia legislatura en medio de protestas

Entre tanto, este 2 de de junio, otra sesión de gran importancia se llevaba a cabo al interior del Parlamento Europeo. La nueva Eurocámara, elegida en los comicios del pasado 26 de mayo, dio inicio a la legislatura que durará hasta 2024. El 3 de junio el hemiciclo elegirá su nuevo presidente, quien encabezará la Cámara los próximos dos años y medio.

La jornada vino marcada por una fuerte tensión política por dos motivos muy distintos: por un lado, se produjeron protestas a favor y en contra del la salida del Reino Unido de la Unión Europea, por otro, hubo manifestaciones en apoyo de los líderes independentistas catalanes que se enfrentan a la Justicia española por haber organizado un referendo de autodeterminación de Cataluña en 2017.

En esta primera sesión de la Eurocámara los eurodiputados liberaldemócratas británicos expresaron su oposición al Brexit y repitieron su demanda de que el Gobierno británico cancele unilateralmente el Artículo 50, con el que Londres dio inició formal al divorcio en 2017.

Banderas británicas en los escritorios vacíos de los miembros del Partido Brexit después de la primera sesión plenaria del recién elegido Parlamento Europeo. Estrasburgo, Francia, el 2 de julio de 2019.
Banderas británicas en los escritorios vacíos de los miembros del Partido Brexit después de la primera sesión plenaria del recién elegido Parlamento Europeo. Estrasburgo, Francia, el 2 de julio de 2019. Vincent Kessler / Reuters

Esta manifestación tuvo su contraparte dentro del hemiciclo: frente a ellos, los eurodiputados del Partido del Brexit, encabezados por el eurófobo Nigel Farage, dieron la espalda a sus colegas mientras el himno europeo daba inicio a la sesión plenaria.

Tanto dentro del Parlamento como fuera también se produjeron protestas de europarlamentarios y manifestantes afines al movimiento independentista catalán, que exigían a la nueva Eurocámara intervenir en defensa del expresidente del Gobierno catalán, Carles Puigdemont y de otros líderes independentistas, quienes, pese a haber conseguido los asientos en los comicios a la Eurocámara, no podrán ocupar sus asientos al no ser reconocidos por España como eurodiputados.

El expresidente de la Generalitat y su exconseller, huidos de la Justicia española, y el líder de ERC, en prisión preventiva, no han recogido su acta en Madrid y, por tanto, no figuran en la lista que las autoridades españolas remiten al Parlamento Europeo con los nombres de los eurodiputados electos, por lo que la Eurocámara no los reconoce como miembros del hemiciclo.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.