Saltar al contenido principal

Las cinco conclusiones del demoledor informe de la ONU sobre la crisis en Venezuela

Un miembro del Grupo de Fuerzas Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (FAES) sostiene su arma durante una operación contra grupos criminales en el barrio de Petare en Caracas, el 25 de enero de 2019.
Un miembro del Grupo de Fuerzas Especiales de la Policía Nacional Bolivariana (FAES) sostiene su arma durante una operación contra grupos criminales en el barrio de Petare en Caracas, el 25 de enero de 2019. Luis Robayo / AFP

En Venezuela y solo en 2018 se registraron 5.287 "presuntas ejecuciones extrajudiciales". Una cifra del informe que revela graves vulneraciones a los derechos económicos, sociales, civiles, políticos y culturales. El Gobierno rechazó la publicación.

Anuncios

Es un crudo reporte que revela patrones de violaciones que afectan directamente los derechos humanos de los venezolanos. La Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos lo reconstruyó a través de las 558 entrevistas que realizó en Venezuela y otros ocho países de la región.

El documento denuncia que, en los últimos diez años, el Gobierno del presidente Nicolás Maduro y las instituciones a su cargo han puesto en marcha una estrategia "orientada a neutralizar, reprimir y criminalizar a la oposición política y a quienes critican al Gobierno". También que no ha hecho lo suficiente por subsanar una compleja situación sanitaria y económica.

El demoledor informe, que urge a Maduro a detener estas vulneraciones o sino "continuará un éxodo sin precedentes de migrantes y refugiados", se da a conocer luego de la visita de la alta comisionada para los derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, a Caracas.

Aquí los puntos clave del informe que incrementa la presión sobre un cuestionado Gobierno, cuya crisis, ya no puede ocultar:

Los "escuadrones de la muerte" y las "ejecuciones extrajudiciales"

Este es quizás uno de los puntos más preocupantes del informe. La ACNUDH documentó casos de "supuestas ejecuciones extrajudiciales" perpetradas por fuerzas de seguridad como las FAES (Fuerzas de Acciones Especiales), llevadas a cabo en barrios pobres. De hecho, en medio de las entrevistas con víctimas y testigos, el organismo descubrió un patrón similar de violencia ejecutado por las FAES, una unidad de respuesta rápida creada por el Gobierno en 2017 para combatir el crimen organizado.

Las víctimas relataron que este "escuadrón de la muerte" llegaba en camionetas negras, sin placas, y bloqueaban las principales vías de acceso. Se bajaban con pasamontañas que escondían sus rostros e irrumpían en los hogares de las víctimas con armas largas. Luego hacían a los hombres jóvenes a un lado y les disparaban, lo que se configura como una ejecución extrajudicial. Además, relata el informe, a las mujeres las violentaba sexualmente.

Un manifestante antigubernamental es detenido por fuerzas de seguridad durante enfrentamientos con fuerzas policiales en Caracas en conmemoración del Primero de Mayo, el 1 de mayo de 2019, después de un día de violentos enfrentamientos en las calles.
Un manifestante antigubernamental es detenido por fuerzas de seguridad durante enfrentamientos con fuerzas policiales en Caracas en conmemoración del Primero de Mayo, el 1 de mayo de 2019, después de un día de violentos enfrentamientos en las calles. Federico Parra / AFP

Según sus familiares, casi todas las víctimas habían recibido uno o más disparos en el tórax. Después los llevaban a los hospitales, cuando ya habían muerto, pero lo hacían "aparentemente con el propósito de manipular los cuerpos y modificar la escena del crimen".

El Gobierno clasificó estas muertes violentas como "resultantes de las operaciones de seguridad como resistencia a la autoridad" y aunque sostiene que la delincuencia ha disminuido, estos datos lo contradicen. El número de estas muertes es inusualmente alto, según el informe. En 2018, el Gobierno registró 5.287 muertes violentas en esta categoría, pero la ONG Observatorio Venezolano de la Violencia (OVV) contó por lo menos 7.523 muertes violentas.

Entre enero y mayo de este año, las autoridades notificaron 1.959 muertes violentas por "resistencia a la autoridad", pero el OVV informó de al menos 2.124. La ACNUDH documentó los casos de seis hombres jóvenes ejecutados por las FAES en represalia por su papel en las protestas antigubernamentales en 2019.

La estrategia gubernamental para criminalizar a la oposición

Las detenciones arbitrarias conforman otro de los oscuros capítulos de este reporte. La opresión contra activistas contrarios al Gobierno, familiares y miembros de la oposición se constatan en las cifras, pero especialmente en las cárceles del país. Según la ONG Foro Penal Venezolano, por lo menos 15.045 personas fueron capturadas por motivos políticos entre enero de 2014 y mayo de 2019. Pero al 31 de mayo de este año, 793 personas permanecen privadas arbitrariamente de su libertad.

El líder de la oposición, Juan Guaidó, habla durante una sesión de la Asamblea Nacional en Caracas, Venezuela, el 2 de julio de 2019.
El líder de la oposición, Juan Guaidó, habla durante una sesión de la Asamblea Nacional en Caracas, Venezuela, el 2 de julio de 2019. Manaure Quintero / Reuters

Las condiciones de reclusión violan todas las normas internacionales. En la mayoría de estas detenciones, mujeres y hombres fueron sometidos "a una o más formas de tortura, como la aplicación de corriente eléctrica, asfixia con bolsas de plástico, simulacros de ahogamiento, palizas, violencias sexuales, privación de agua y comida, posturas forzadas y exposición a temperaturas extremas".

Estas son algunas de las rutinas habituales a las que acuden las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia, especialmente el SEBIN, para obtener información e intimidar a estas personas recluidas. Pero allí no para todo. La ACNUDH también logró identificar casos de violencia sexual y de género contra mujeres y niñas durante su detención, especialmente por agentes del mencionado órgano. Las desapariciones forzadas tampoco escapan de este sombrío escenario.

Y la libertad de expresión también ha sido sacrificada. El cierre de medios, el número de periodistas exiliados y silenciados también dan cuenta de una crisis mayor que amenaza la información.

Siete dólares de salario mínimo para cuatro comidas al mes

Del boyante y prometedor país no queda ni el rastro. La hiperinflación ocupó un lugar brillante en estos últimos dos años en que la crisis económica y social se ha recrudecido, ya que sus exportaciones de petróleo se han reducido drásticamente.

Según cifras del Gobierno, la inflación de 2018 alcanzó un 130.060 por ciento, pero el Fondo Monetario Internacional lo ubicó en 1.370.000 por ciento y además vaticinó que el alza de precios llegará a 10.000.000 por ciento en el presente año.

Para abril de 2019, el salario mínimo alcanzó solo los siete dólares, que solo cubren el 4,7 por ciento por ciento de la canasta básica de alimentos. Los venezolanos que hablaron con la ONU aseguraron que eso solo les alcanza para costearse cuatro comidas al mes.

Y aunque el Gobierno afirmó que destina 75 por ciento del presupuesto anual a la inversión en el área social, "reconoció que hay escasez en alimentos y medicinas", que no ha sido capaz de solventar. El nivel de desnutrición y enfermedades que se han propagado dan cuenta de esta compleja situación.

La crisis sanitaria ha propagado enfermedades que ya habían desaparecido

Una salud completamente deteriorada encontró la Oficina de la Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos. A la falta de servicios públicos que condicionan el funcionamiento de los centros de salud, este organismo encontró "carencias del 60 al 100 % de fármacos esenciales en cuatro de las principales ciudades de Venezuela, incluyendo Caracas".

Imagen de una sala de maternidad en el Hospital Felipe Guevara Rojas en El Tigre, Venezuela, el 3 de junio de 2019.
Imagen de una sala de maternidad en el Hospital Felipe Guevara Rojas en El Tigre, Venezuela, el 3 de junio de 2019. Iván Alvarado / Reuters

Enfermedades que anteriormente estaban controladas como el sarampión y la difteria han reaparecido, influidas por la falta de atención médica evidenciada en las decenas de profesionales de la salud que han dejado el país. La falta total de anticonceptivos en algunas ciudades han propagado también rápidamente el VIH en el país, así como la tasa de embarazos no deseados y de embarazos en adolescentes.

Luego de hacer varias entrevistas con profesionales de la salud, la ONU corroboró que dentro de las principales causas de mortalidad materna está la falta de personal calificado para atender el parto y herramientas.

Pacientes que mueren en los pasillos de un hospital, en sus propias casas o en las calles del país evidencian esta aguda crisis.

La migración, la cara más visible de la tragedia

El número de venezolanos que han tenido que huir del país "ha aumentado dramáticamente desde 2018, alcanzando más de 4 millones para el 6 de junio de 2019", según este reporte.

Migrantes venezolanos hacen fila en un centro de servicio fronterizo entre Ecuador y Perú, para procesar sus documentos y poder continuar su viaje, en Tumbes, Perú, el 15 de junio de 2019.
Migrantes venezolanos hacen fila en un centro de servicio fronterizo entre Ecuador y Perú, para procesar sus documentos y poder continuar su viaje, en Tumbes, Perú, el 15 de junio de 2019. Carlos García Rawlins / Reuters

Colombia es el país que ha recibido la mayor cantidad de personas, seguida por Perú, Chile, Argentina, Ecuador y Brasil, en este ranking de países que los han recibido en lamentables condiciones.

Personas que llegan con serias dificultades para obtener papeles en otros países, acceder a servicios de salud y mejorar sus condiciones.

"Exhorto a todas las personas con poder e influencia, tanto en Venezuela como en el resto del mundo, a que colaboren y contraigan los compromisos necesarios para solucionar esta crisis que está arrasándolo todo", concluye Bachelet en el comunicado de presentación del informe.

El documento, que será presentado en Ginebra este viernes 5 de julio, hasta ahora solo se le conoce una réplica oficial por medio de la Cancillería venezolana que rechaza el informe por "presentar una visión selectiva y parcializada".

Informe desde Caracas: así reaccionó Nicolás Maduro ante el informe de la ONU

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.