Saltar al contenido principal

Acusado de secuestrar el Día de la Independencia, Trump promete "el espectáculo de toda una vida"

Miembros del Ejército de EE. UU. Estacionan un vehículo de combate Bradley frente al Lincoln Memorial antes de la celebración del "Saludo a los Estados Unidos" del 4 de julio en Washington, DC, el 3 de julio de 2019.
Miembros del Ejército de EE. UU. Estacionan un vehículo de combate Bradley frente al Lincoln Memorial antes de la celebración del "Saludo a los Estados Unidos" del 4 de julio en Washington, DC, el 3 de julio de 2019. Mark Wilson / AFP

Tanques en el corazón de Washington, aviones de combate y un discurso desde el Monumento a Lincoln: el presidente Donald Trump promete el "espectáculo de toda una vida" convirtiendo el 4 de julio en un espectáculo personal.

Anuncios

El mandatario planea romper una vez más con las normas, aseguran los críticos, al secuestrar el Día de la Independencia tradicionalmente no partidista, mientras busca la reelección.

En los tiempos modernos, los presidentes han tendido a dar un paso al costado y dejar que sea la gente la que lidere las festividades. Pero este no es el caso con Donald Trump.

"Nuestro saludo del 4 de julio a Estados Unidos en el Lincoln Memorial será realmente grande. ¡Será el espectáculo de toda una vida!", escribió Trump en sus redes sociales.

"Tenemos la mayor economía del mundo. Tenemos el mejor ejército de todo el mundo. ¡No está mal!" añadió.

Por lo general, dice Rich Hanley, experto en medios y cultura popular en la Universidad de Quinnipiac, el 4 de julio funciona como una especie de alto el fuego nacional. "Entonces el día 5 vuelven a la normalidad", dijo.

Nuevo estilo de celebración por parte del Gobierno

Pero este año, el guion tradicional está siendo reescrito.

Alrededor de las 6:30 p.m. (2230 GMT), Trump tomará los sagrados escalones del Lincoln Memorial para un evento sin precedentes que incluirá un discurso televisado, equipos militares y una gigantesca exhibición de fuegos artificiales. La élite militar de la nación tendrá un asiento en la primera fila.

Está calificando a su evento como "Saludo a Estados Unidos", en honor a las fuerzas armadas, y hablará en el Lincoln Memorial frente a una multitud VIP, con entradas, donantes republicanos, funcionarios de la administración y de la campaña, así como familiares y personas que acuden verlo o a protestar contra lo que ven como una intrusión divisiva en un feriado nacional tradicionalmente unificador.

Daniel Poveda: "existe mucha reserva sobre los costos de la celebración del 4 de julio"

Despliegue militar

El Boeing 747 modificado utilizado como Air Force One sobrevolará la zona, al igual que poderosos y ruidosos aviones de combate que se espera que incluyan F-35 y aviones del equipo de exhibición aérea Blue Angels de la Armada.

Un puñado de tanques y vehículos de combate Bradley están estacionados cerca del Monumento a Lincoln, aunque no se espera que las enormes máquinas rueden, ya que podrían dañar las calles de la capital.

El centro de atención, sin embargo, no serán las armas. O el casi millón de dólares en fuegos artificiales, que fueron la donación de dos grandes fabricantes. Más bien, será Trump.

"¡Tu presidente favorito, yo!" twitteó Trump al anunciar el show.

El fin de un evento no partidista

Aunque el 4 de julio es un día festivo hiper patriótico, está tradicionalmente alejado de la lucha política entre republicanos y demócratas y se caracteriza por ser una jornada mucho más cívica que militar.

Pero insertar un discurso presidencial tan prominente en las festividades podría cambiarlo todo dado que el polarizador Trump cuenta con el apoyo de algo más del 40 por ciento de cara a las presidenciales del 2020, mientras es rechazado con fervor por el resto del electorado.

El "ego de Trump es tan grande que está llevando a cabo un acto de campaña este 4 de julio en un desesperado grito por llamar la atención, y todos lo saben", escribió el senador Chuck Schumer en Twitter.

Los contra-manifestantes planean llevar su propio tipo de pirotecnia política al National Mall, el parque cubierto de hierba de tres kilómetros que separa al Lincoln Memorial del Capitolio.

La organización de izquierda Code Pink está desplegando su famoso dirigible "Baby Trump", un gran muñeco inflable que representa al presidente en pañales.

Pero el Servicio de Parques Nacionales negó el permiso para llenar el inflable con helio, por lo que la representación de un malhumorado Trump infantil permanecerá en el suelo.

 #BoycottTrumps4thOfJuly sigue siendo tendencia en Twitter en EE. UU.

Muchos han elevado su voz de protesta ante lo que costaría el evento. La Casa Blanca se ha negado a confirmar el monto hasta ahora.

"En lugar de abordar algo como la falta de vivienda de veteranos, lo está gastando en aumentar su ego con un desfile que es fundamentalmente sobre él", dijo el precandidato demócrata a la presidencia, Julián Castro. "Qué malgasto de dinero."

Vendedor, showman, presidente

Trump, exestrella de un reality de televisión, está aprovechando sus considerables habilidades de en el mundo del espectáculo antes del evento.

"Vamos a tener aviones sobrevolando, los mejores aviones de combate del mundo y otros aviones también. Y vamos a tener algunos tanques estacionados afuera ", dijo Trump en una conferencia de prensa en la Oficina Oval.

El hecho de estar en el Monumento a Lincoln garantizará fotos inigualables.

La estatua que rinde homenaje al presidente de la guerra civil Abraham Lincoln es famosa, entre otras, por ser el lugar desde donde Martin Luther King Jr pronunció su discurso "Tengo un sueño" en 1963.

¿Inspirado por el Día de la Bastilla en Francia?

Pero Trump no parece haberse inspirado en ese movimiento por los derechos civiles sino más bien en un desfile militar en el Día del Bastilla al que asistió en 2017 como invitado del presidente francés Emmanuel Macaron.

Tan impresionado quedó Trump con aquel evento que se le ocurrió la idea de organizar una gran extravagancia para el Día de los Veteranos, el 11 de noviembre. Pero el escándalo que generó el precio (estimado en 100 millones de dólares) hizo que la idea fuera descartada.

Ahora tendrá una versión reducida.

Mientras se preparaba para el gran día, Trump restó importancia al tema del costo.
"El costo de nuestro gran ‘Saludo a Estados Unidos’ mañana será muy pequeño en comparación con su valor", escribió Trump.

"Somos dueños de los aviones, tenemos los pilotos, el aeropuerto está justo al lado (Andrews), todo lo que necesitamos es el combustible. Somos dueños de los tanques y todo. Los fuegos artificiales fueron donados por dos grandes. ¡Qué bien!"

 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.