Saltar al contenido principal
Historia

¿Cómo se convirtió Irán en un país nuclear y enemigo de Estados Unidos?

La historia plantea una paradoja: Estados Unidos lleva décadas intentando disuadir y prohibir a Irán de no construir armas nucleares, pero fueron los mismos estadounidenses quienes auspiciaron y fundaron el programa nuclear iraní.

Anuncios

A mediados del siglo XX, un hecho marcó el inicio de una profunda, pero corta amistad entre Irán y Estados Unidos. El golpe de estado en Teherán de 1953 fue apoyado por el presidente estadounidense Dwigth Eisenhower, quien ordenó a los hombres de la CIA derrocar al primer ministro Mohammed Mosaddeq.

Los estadounidenses buscaban no solo ayudar a sus aliados británicos para que mantuvieran el control sobre los yacimientos petrolíferos en la nación persa. También querían instalarse en una ubicación estratégica en plena Guerra Fría, y así mirar de frente a la Unión Soviética.

Años más tarde, en 1957, el presidente Eisenhower le dio a Irán la asistencia y el conocimiento nuclear como parte de una estrategia llamada “Átomos para la paz”. Este plan buscaba que países como Irán, Israel, India y Pakistán accedieran a la tecnología nuclear hasta un cierto punto: enseñarles a producir energía nuclear, más no armas nucleares.

Pero desde la Revolución Islámica de 1979, que derrocó al Sha Reza Pavhlavi y puso en el poder a los ayatolas, Irán dejó de ser un aliado privilegiado de Estados Unidos en la región, para convertirse en su enemigo. Varios hechos aunaron esta animosidad: la crisis de los rehenes de la embajada estadounidense iraní por 444 días, la guerra de Irán e Irak de 1982, y las crecientes tensiones entre Irán e Israel.

En la década del 90, Bill Clinton impuso sanciones a Irán por sospechar que su programa nuclear estaba encaminado a producir una bomba atómica. Irán rechazó estas acusaciones y el Organismo Internacional de Energía Atómica desmintió la presunción estadounidense.

En el 2015, Irán firmó con seis potencias nucleares del mundo el Acuerdo Nuclear que buscaba recortar las sanciones internacionales que pesaban en su contra, a cambio de mantener apagada la maquinaria para construir una bomba atómica. Estados Unidos hacía parte de dicho acuerdo hasta que llegó Donald Trump a la presidencia.

Ahora, la relación entre Irán y Estados Unidos ha llegado a máximos de tensión desde el retiro de Trump del Acuerdo Nuclear, la reimposición de sanciones y la advertencia iraní de elevar su enriquecimiento de uranio a los niveles que considere necesarios.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.