Saltar al contenido principal

Crisis venezolana, Ucrania y Medio Oriente: el menú político entre Francisco y Putin

El presidente ruso, Vladimir Putin, se reúne con el Papa Francisco en el Vaticano el 4 de julio de 2019.
El presidente ruso, Vladimir Putin, se reúne con el Papa Francisco en el Vaticano el 4 de julio de 2019. Reuters

El líder ruso inició su visita de Estado con una reunión con el sumo pontífice para fortalecer los lazos entre la Iglesia católica y la rusa ortodoxa. La situación en Venezuela, Siria y Ucrania, fueron temas de conversación.

Anuncios

El itinerario de Vladimir Putin, presidente de Rusia, durante su visita de Estado en Italia comenzó con una reunión más religiosa que política. El papa Francisco fue el encargado de darle la bienvenida en el Vaticano, donde estuvieron reunidos con el objetivo de fortalecer los lazos entre la iglesia católica y la rusa ortodoxa, vínculo que se restableció en 2009, 20 años después de la caída de la Unión Soviética.

La reunión entre el presidente ruso y el sumo pontífice se da un día antes de que los líderes ucranianos lleguen a la santa sede para hablar sobre la separación que la Iglesia ortodoxa tuvo en Rusia, un tema que el Vaticano califica como delicado.

Esta es la tercera vez que Putin se reúne con Francisco, las dos anteriores una en 2013 y otra en 2015, todas tres con una misma similitud: el ruso ha llegado tarde a todas las reuniones con el papa haciéndolo esperar más de 50 minutos, un tema inusual por un jefe de Estado que es recibido por el líder a la Iglesia católica.

"Gracias por el tiempo que me han dedicado", dijo Putin al finalizar la reunión que duró unos 50 minutos.

"Fue una discusión muy importante e interesante", mencionó el papa rápidamente a los periodistas mientras intercambiaban regalos en el estudio papal, como es habitual

Las crisis en Ucrania, Siria y Venezuela fueron los temas centrales del encuentro

Rusia siempre ha sido considerado como una ficha clave para debatir temas coyunturales como las crisis humanitarias que se viven en diferentes partes del mundo.  Según informó la Santa Sede, las conversaciones giraron en torno a tres temas destacados: el conflicto en Ucrania, la protección de los cristianos en Medio Oriente, especialmente en Siria donde el conflicto armado continúa en aumento, y la crisis humanitaria y sociopolítica en Venezuela.

Aunque el Vaticano ha insistido en ser vía comunicante para el diálogo entre las partes en conflicto en el país petrolero, sus esfuerzos han sido infructuosos. Ante falta de medios para solucionar la grave situación, Francisco sabe que Putin es una pieza clave en la era Maduro. De hecho, Rusia y China son dos de los aliados de alto precio con los que cuenta el presidente venezolano en términos diplomáticos y económicos. Y aunque Rusia se ha mantenido distante, al menos más que Estados Unidos, no quita un ojo sobre el país petrolero donde tiene sendas inversiones y una influencia asegurada en la región.

El Vaticano no dio más detalles sobre lo hablado por ambos líderes pero destacó que una buena parte de la charla fue dedicada a la crisis venezolana.

Por otro lado, el papa Francisco tuvo la idea de hablar sobre la espinosa ruptura en la relación -religiosa- entre Rusia y Ucrania. La Iglesia ortodoxa ucraniana estuvo durante siglos bajo el dominio de la Iglesia rusa ortodoxa, hasta que por fin logró declarar su independencia para ser una iglesia nacional, medida que Putin rechazó aliándose con la iglesia rusa ortodoxa.

El Vaticano difundió un breve comunicado en el que describió la reunión como "cordial" resaltando la disposición de Rusia para mejorar las relaciones bilaterales. Se llegaron a acuerdos como la firma de un memorando de entendimiento para brindar ayuda al hospital pediátrico Bambino Gesu.

Las otras reuniones de la gira relámpago de Putin en Italia

Tras haber terminado la reunión con el papa, Putin tuvo conversaciones estratégicas con el primer ministro Italiano Giuseppe Conte y con el ministro de Relaciones Exteriores Enzo Moavero.

El presidente ruso, Vladimir Putin, se reúne con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, en Roma, Italia, el 4 de julio de 2019.
El presidente ruso, Vladimir Putin, se reúne con el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, en Roma, Italia, el 4 de julio de 2019. Yara Nardi / Reuters

Italia es el quinto socio comercial más grande que tiene Rusia, sus inversiones en la potencia se han disparado a más de 4.000 millones de euros tan solo en este año, a pesar de que la Unión Europea sancionó a Moscú por causa de la guerra que se vive en el este de Ucrania.

El líder ruso también tiene planeado asistir a una cena con el ministro del Interior, Matteo Salvini. Posteriormente estará reunido de forma privada con el expresidente del Consejo de Ministros de Italia, Silvio Berlusconi, quien ahora es miembro del Parlamento Europeo.

Con Reuter y EFE

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.