Saltar al contenido principal

La nave Alan Kurdi, de la ONG Sea-Eye, rescató a 65 migrantes en el Mediterráneo

Un grupo de migrantes es rescatado de un bote inflable por la tripulación del barco de rescate Alan Kurdi de la ONG Sea-Eye a unas 34 millas de la costa Libia, el 5 de julio de 2019.
Un grupo de migrantes es rescatado de un bote inflable por la tripulación del barco de rescate Alan Kurdi de la ONG Sea-Eye a unas 34 millas de la costa Libia, el 5 de julio de 2019. Cortesía de Sea Eye / vía Reuters

Los migrantes viajaban en un bote inflable. La ONG alemana se negó a desembarcar a las 65 personas en un puerto libio cedido por las autoridades de ese país y quedó a la espera de la concesión de un puerto seguro para atracar.

Anuncios

La embarcación alemana Alan Kurdi, cuyo nombre rinde honor al niño sirio hallado ahogado en una playa de Turquía en 2015, rescató este 5 de julio a 65 personas a bordo de una lancha neumática que se encontraba a 35 millas de la costa de Libia, informó la organización Sea-Eye junto a un video del rescate.

El bote, en el que viajaban una mujer y al menos un menor, fue visto por la tripulación de Alan Kurdi hacia las 06:00 de la mañana, hora local, y, según indicó uno de los migrantes que iban a bordo, la lancha intentó huir del barco de la ONG Sea-Eye en un primer momento, al confundirla con una embarcación de la guardia costera libia.

Según la organización, la lancha, que llevaba horas en el mar, era capaz de maniobrar y tenía suficiente combustible pero carecía de comunicación por GPS, sistema de navegación y a bordo solo había diez litros de agua potable para todos los presentes.

"Sin un teléfono con GPS o conocimientos náuticos básicos, estos jóvenes probablemente no habrían alcanzado ningún lugar y habrían desaparecido", dijo Gordon Isler, responsable de operaciones del Alan Kurdi, que desde finales de 2018 se encuentra operando frente a las costas de Libia.

Sea-Eye rechazó devolver a Libia a los migrantes y pide un puerto seguro

Un informe publicado por la organización humanitaria indica también que a las 8:00 alarmaron a los centros de coordinación de rescate en Trípoli, Roma, Valetta y Bremen; de este último se sabe que informó de inmediato al Ministerio de Asuntos Exteriores alemán.

Sea-Eye escribió en Twitter que la guardia costera libia les había asignado un puerto para atracar con las 65 personas a bordo. "Hemos rechazado esta instrucción", aseguró la ONG, que denunció que la "Guardia Costera financiada por la Unión Europea nos pide que violemos la ley internacional. No devolveremos a las personas rescatadas a los campos de tortura libios", agregaron.

Por otro lado, un comunicado del Gobierno maltés indicó que un barco de las Fuerzas Armadas de ese país se encargará de trasladar y llevar a un puerto de la isla a los 54 migrantes rescatados tras un acuerdo con Italia, que prevé la reubicación en este país de otros 55 migrantes que se encuentran ahora en territorio maltés. Ni Italia ni Sea-Eye han confirmado dicha información.

Por el momento el Alan Kurdi, espera la concesión de un puerto seguro para llevar a los migrantes. La reubicación de los rescatados podría desencadenar un nuevo episodio de tensiones con las autoridades italianas que, encabezadas por el ministro del Interior, Matteo Salvini, mantienen una política de puertos cerrados a las ONG y les tienen prohibido entrar en aguas territoriales.

Con EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.