Saltar al contenido principal

Juegos Olímpicos de Brasil: salpicados por la corrupción

El expresidente del Comité Olímpico de Brasil 2016, Carlos Nuzman, el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y el exgobernador del estado de Río de Janeiro, Sergio Cabral, durante la firma del contrato de la ciudad anfitriona para los Juegos Olímpicos 2016, en Copenhague, el 2 de octubre de 2009. Los tres hombres se encuentran ahora tras las rejas.
El expresidente del Comité Olímpico de Brasil 2016, Carlos Nuzman, el expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, y el exgobernador del estado de Río de Janeiro, Sergio Cabral, durante la firma del contrato de la ciudad anfitriona para los Juegos Olímpicos 2016, en Copenhague, el 2 de octubre de 2009. Los tres hombres se encuentran ahora tras las rejas. Pawel Kopczynski / Reuters

La adjudicación a Brasil de los Juegos Olímpicos de 2016 se habría arreglado con sobornos. El exgobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, afirmó ante una corte de su país que sobornó a miembros del Comité Olímpico Internacional.

Anuncios

Sergio Cabral gobernó el Estado de Río de Janeiro entre 2007 y 2014, es conocido como el conductor de una imponente red de malversación de todas las obras públicas, que incluyen la renovación del estadio de Maracana para la Copa Mundial de la FIFA 2014. En 2016, terminó atrapado en la red del Lava Jato, y se encuentra desde entonces tras las rejas por varios casos de corrupción.

Frente a la justicia brasileña, relató punto por punto su colaboración con el expresidente del Comité Olímpico Brasileño, Carlos Nuzman, para conseguir la atribución de los Juegos Olímpicos de 2016. Una escena que fue grabada por la cadena brasileña Globo.

Una confesión que salpica a responsables brasileños y a exatletas internacionales

"Nuzman me miró y me dijo: "Mira Sergio, el Presidente de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo, Lamine Diack, está abierto a recibir sobornos (…) Su tradición, generalmente, es asegurar cinco a seis votos por un millón y medio de dólares. Podemos llegar a nueve votos, pero hay que agregar $ 500.000". Yo dije: "Muy bien, puedes garantizarle"”, admitió Sergio Cabral.

Entre estos votos, el exgobernador citó a dos leyendas del deporte: el nadador ruso Alexander Popov y el campeón ucraniano de salto con garrocha Sergei Bubka. Ambos rechazaron estas acusaciones. “El Sr. Diack nunca se ha contactado conmigo sobre mi voto para los Juegos Olímpicos de 2016”, precisó Bubka.

Lamine Diack, y su hijo que lo asesoró, enfrentan múltiples acusaciones de la justicia. En Francia, el expatrón del atletismo mundial está en el centro de una investigación por corrupción, que implica tanto a la atribución ilícita de Río 2016 como los de Tokio en 2020. El exatleta senegalés, de 84 años, también es sospechoso de malversación para cubrir el dopaje de deportistas rusos.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.