Saltar al contenido principal

Murió el símbolo del Bossa Nova: João Gilberto

El cantautor brasileño, leyenda del Bossa Nova, en una de sus últimas interpretaciones públicas
El cantautor brasileño, leyenda del Bossa Nova, en una de sus últimas interpretaciones públicas Cortesía de página de Facebook João Gilberto

El cantautor brasileño fue uno de los primeros creadores de un ritmo que hace parte de la historia de la música. Murió a los 88 años en su casa de Río de Janeiro.

Anuncios

Antes de ser una estrella conocida mundialmente, João Gilberto pasó semanas en un hospital psiquiátrico por una fuerte depresión. Según cuentan en el libro 'Chega de Saudade, a História e as Histórias da Bossa Nova', el artista se quedó mirando hacia la ventana en medio de una entrevista con uno de sus doctores y dijo: “Mira al viento depilando a los árboles”, el médico le respondió, pero “los árboles no tienen pelo", a lo que Gilberto contestó: “Y hay gente que no tiene poesía”.

Años después, en 1957, a los 26 años, se convirtió en la luz de un nuevo género: el Bossa Nova, una mezcla de cool jazz, samba y poesía.

Su primer éxito mundial y una canción que marcó el camino a la ola de música que venía de Brasil, fue “The girl from Ipanema” con música de Antonio Carlos Jobim y letra del poeta Vinicius de Moraes. Gilberto la cantó en portugués y su primera esposa, Astrud Gilberto, en inglés. Se convirtió en un éxito mundial y un estándar del jazz.

En 1958 hizo la música para la película “El Otelo Negro”, una versión de la obra de Shakespeare en el trópico brasileño. La película ganó el Oscar a mejor filme extranjero y la música empezó a recorrer el mundo.

Pero lo mejor estaba todavía por venir. En noviembre de 1962, interpretó un histórico concierto en Nueva York junto a otras estrellas de la naciente Bossa Nova. En 1964 el saxofonista Stan Getz lo invitó a grabar un álbum que vendió millones de copias, estuvo setenta semanas en el top de las listas estadounidenses y ganó el Grammy en la categoría Álbum del Año.

El Bossa Nova era ya un fenómeno mundial y João Gilberto su principal símbolo.
Caetano Veloso, otra de las estrellas de la música brasileña, definió en una frase la música de João Gilberto: “Mejor que eso solo el silencio; mejor que el silencio, solo João”.

Los últimos días de João Gilberto

La leyenda de João Gilberto tuvo un triste final, marcado por disputas familiares, deudas financieras y la sombra de la depresión y de una fuerte fobia social en su vejez.

Su último concierto en vivo fue en 2008. Desde entonces se alejó de la vida pública. Su más reciente aparición fue junto a una de sus pequeñas nietas, ya extremadamente delgado. En un vídeo en redes sociales cantó “The Girl from Ipanema”.

João Gilberto se casó tres veces, primero con Astrud Gilberto, luego con la cantante Miucha y por último con su manager Claudia Faissol. Tuvo tres hijos, João Marcelo y sus hijas Luiza y la también cantante Bebel Gilberto. Los hijos mayores se enfrentaron legalmente con su última esposa, cuarenta años más joven, por su apartamento en Río. João, la leyenda y un genio excéntrico, murió endeudado en una casa prestada de Río de Janeiro.

Lo cierto es que su obra sobrevivirá a su muerte. Carlos Lyra, uno de los pioneros junto a João, así lo cree: “Estoy muy triste. Difícil de creer. (…) João fue quién le dio la forma a Bossa Nova y su mayor interprete. Su importancia es incuestionable. Espero que su trabajo se mantenga y que las nuevas generaciones tengan acceso completo a él. Es parte de la memoria cultural de Brasil. ¡João Gilberto es para siempre!

Con Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.