Saltar al contenido principal
Mundial Femenino

Estados Unidos sigue reinando en el Mundial Femenino y gana su cuarto título

Estados Unidos alza la copa del Mundial Femenino de la FIFA en Lyon, Francia, tras vencer a Países Bajos el 7 de julio de 2019
Estados Unidos alza la copa del Mundial Femenino de la FIFA en Lyon, Francia, tras vencer a Países Bajos el 7 de julio de 2019 Lucy Nicholson / Reuters

La selección de Estados Unidos volvió a ganar por cuarta vez la Copa Mundial Femenina de la FIFA en un partido contra Países Bajos, a quien venció por 2-0.

Anuncios

Son invencibles: Estados Unidos sigue reinando en el fútbol mundial tras ganar por cuarta vez el Mundial Femenino de la FIFA. Las estadounidenses se impusieron por dos goles a cero a la selección de Países Bajos, quien no logró anotar en un encuentro en donde construyó una sólida defensa.

En un partido disputado en Lyon y con el estadio repleto de aficionados, Estados Unidos demostró una vez más su poderío. La co-capitana, Megan Rapinoe, anotó el primer gol desde el punto de penal al minuto 61. Lavelle completó el marcador instantes después con un afinado disparo desde el límite del área que culminó una impresionante jugada individual.

La guardameta neerlandesa, Sari van Veenendaal, intervino de manera decisiva en múltiples ocasiones para evitar que el equipo estadounidense cosechara aún más tantos. Samantha Mewis y Alex Morgan, otra de las estrellas del equipo, acariciaron el gol.

Sin embargo, la defensa "oranje" logró resistir el embate de Estados Unidos, y aunque no fue suficiente para evitar la victoria, sí lo fue para mantener el marcador a cero hasta la segunda parte, algo inusual para el arrollador juego de las norteamericanas.

Así, Estados Unidos se confirma como el gigante del fútbol femenino: en todo el torneo, disputado en Francia, no sufrió ni una sola derrota y solo encajó tres goles. Por su parte, Países Bajos aunque sufrió para doblegar al equipo sueco en semifinales, también llegó invicta a la final.

Para volver a alzar el trofeo, Estados Unidos tuvo que vencer en la segunda fase a las selecciones de España, Francia e Inglaterra, además de Países Bajos.

Esta es la cuarta Copa Mundial que consiguen las norteamericanas, tras haber ganado en la anterior edición, en 2015, y también en los campeonatos de 1999 y 1991. Eso implica que la selección estadounidense se ha hecho con la mitad de las ocho ediciones que se han disputado desde la creación del torneo femenino.

Tras la victoria de a selección norteamericana, el debate político está servido: la estrella Rapinoe, conocida también por ser abiertamente lesbiana y por su activismo contra la homofobia y el racismo, ya declaró que no irá a "la maldita Casa Blanca" en caso de que el presidente Donald Trump las invite.

De hecho, Trump no tuiteó nada inmediatamente después de victoria de la selección, un silencio inusual en este tipo de ocasiones.

Los roces entre el mandatario conservador y la selección femenina han sido constantes, debido a la firme defensa de las jugadoras de la igualdad de género.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.