Saltar al contenido principal
Reporteros

Egipto le declara la guerra a la hepatitis C y lanza ambiciosa campaña

En la década de 1960 Egipto lanzó un programa de vacunación para combatir la esquistosomiasis, una enfermedad parasitaria que afectaba principalmente a los habitantes del delta del Nilo. Tras ese evento las autoridades propagaron, de manera accidental, la hepatitis C. En la actualidad, la nación africana cuenta con el más elevado índice de afectados en el mundo por lo que estableció una campaña para erradicar la misma en el país y ayudar a los que la padecen en el extranjero.

ANUNCIOS

Durante los últimos seis meses el Gobierno egipcio ha llevado a cabo un programa de diagnóstico y tratamiento de la hepatitis C en todo el país. En la nación han sido instalados alrededor de 7.500 centros con la finalidad de combatir una enfermedad que afecta a una parte de los 100 millones de habitantes del país.

La hepatitis C es una enfermedad causada por un virus que afecta al hígado y de no ser tratada a tiempo podría convertirse en cirrosis o cáncer. Egipto es considerado el país con la mayor tasa de prevalencia porcentual de la patología y por ello es considerada como una emergencia sanitaria por las autoridades de El Cairo.

En las regiones agrícolas ubicadas en el delta del río Nilo la enfermedad es considerada endémica. En esa zona una de cada tres personas está afectada por el virus y son los mayores de 60 años los más vulnerables.

Campaña de vacunación propagó la enfermedad

Son muchos los factores que influyeron en el pasado para que la enfermedad se propagara a los niveles de la actualidad. Uno de ellos está relacionado con la epidemia de esquistosomiasis que afectó a los habitantes del país en la década de 1960 que obligó al presidente de la nación a lanzar una campaña de vacunación.

En esa época los cuidados sanitarios eran pocos, las jeringas utilizadas en la vacunación fueron reutilizadas. Es por ello que se considera al Estado responsable de inocular la enfermedad a su población de manera accidental.

En la actualidad, algunos centros sanitarios siguen operando sin las condiciones de higiene adecuadas, algo que fue comprobado por una ONG durante el desarrollo de este programa. Asimismo, existen centros que no cuentan con suficientes recursos.

Población con desconocimiento agrava la situación

Cifras oficiales estiman que menos del 5 % de la población padece hepatitis C. Pero trabajadores de la salud señalan que por lo menos un 10 % de la población está infectada.

Adicionalmente a muchos egipcios les cuesta entender lo que ocurre. Son varios los que descubren la enfermedad, y otras patologías, gracias a los exámenes que ha realizado el Gobierno en diversas partes. Quienes resultan contaminados acuden a los centros de atención por el tratamiento.

Gracias al compromiso del Estado el tratamiento es completamente gratuito para las personas afectadas. Desde el año 2014 Egipto fabrica un medicamento genérico el cual puede ser adquirido por 250 dólares estadounidenses (el tratamiento por tres meses), un valor 100 veces menor al de muchos países europeos.

A pesar de los esfuerzos gubernamentales unas 140.000 personas contraen el virus cada año. En el mundo son 400.000 las personas que mueren por la enfermedad, por ello Egipto no ha dudado en ofrecer un plan de ayuda a pacientes extranjeros con el objetivo de erradicar la misma por completo.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.