Saltar al contenido principal

"Inhumano y degradante": Michelle Bachelet condena el trato a los migrantes en Estados Unidos

Una madre hondureña con su hijo son detenidas por miembros de la Guardia Nacional de México en Anapra, a las afueras de Ciudad Juárez, México, el 28 de junio de 2019.
Una madre hondureña con su hijo son detenidas por miembros de la Guardia Nacional de México en Anapra, a las afueras de Ciudad Juárez, México, el 28 de junio de 2019. Jose Luis Gonzalez / Reuters

La alta comisionada de la ONU para los derechos humanos reprochó el trato que EE. UU. da a los migrantes, especialmente a los niños. La expresidenta llamó la atención por la separación de familias y la reclusión en condiciones "indignas".

Anuncios

La jefa de derechos humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet, se declaró "horrorizada" por las condiciones con las que el Gobierno de Estados Unidos mantiene a los migrantes y refugiados detenidos, incluidos centenares de niños.

"Como médica, pero también como madre y presidenta, me consterna que haya niños que deben dormir en el suelo y en instalaciones que están repletas, sin acceso adecuado a atención médica ni alimentos, y en pésimas condiciones de saneamiento", dijo Bachelet.

Manifestantes participan este martes en una protesta para pedir el cierre de los centros de detención de migrantes, en Richardson, Texas, Estados Unidos, el 2 de julio de 2019.
Manifestantes participan este martes en una protesta para pedir el cierre de los centros de detención de migrantes, en Richardson, Texas, Estados Unidos, el 2 de julio de 2019. Larry W. Smith / EFE

La alta comisionada para los DD.HH. pidió que se busquen alternativas para que los migrantes no sean privados de su libertad, tras considerar que las condiciones en las que permanecen estos, tanto los adultos como los niños una vez cruzan la frontera con México, son degradantes.

Bachelet insiste en que la detención de un migrante solo puede hacerse bajo el Derecho Internacional

La alta comisionada indicó que los niños nunca deben ser detenidos por razón de su estatus migratorio o separados de sus familias y enfatizó que la privación de libertad de los adultos debe ser una medida de último recurso, por el período más corto posible y con salvaguardas legales y que, en caso de llevarse a cabo, debe hacerse en condiciones que cumplan con las normas internacionales de derechos humanos.

"En la mayoría de estos casos, los migrantes y los refugiados han emprendido viajes peligrosos con sus hijos en busca de protección y dignidad y lejos de la violencia y el hambre. (...) Cuando finalmente creen que han llegado a salvo, se encuentran separados de sus seres queridos y encerrados en condiciones indignas. Esto nunca debería suceder en ningún lugar", dijo Bachelet.

Migrantes cruzan el río Bravo en la frontera entre Ciudad Juárez, México, y El Paso en Texas, Estados Unidos.
Migrantes cruzan el río Bravo en la frontera entre Ciudad Juárez, México, y El Paso en Texas, Estados Unidos. Jose Luis Gonzalez / Reuters

Bachelet agregó que varias instancias de derechos humanos de la ONU han establecido que la detención de los niños migrantes pueden llegar a considerarse como "trato cruel, inhumano y degradante que está prohibido por el Derecho Internacional". Para la ONU, la reclusión podría generar un grave impacto en la salud de los menores y en su desarrollo.

Las oficinas del Alto Comisionado de la ONU para los derechos humanos en México y Centroamérica han documentado numerosas violaciones de los DD. HH. contra migrantes y refugiados en tránsito hacia EE. UU. como abuso de la fuerza, detenciones arbitrarias, separación de familias, negación de servicios esenciales, o bien repatriaciones y expulsiones forzadas.

Trump asegura que los migrantes están mejor en los centros que en sus hogares

Días antes al pronunciamiento de Bachelet, el inspector general del Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU. publicó fotos de los centros de detención de migrantes en el Valle del Río Grande, en Texas, en las que se evidenciaba las condiciones de hacinamiento en las que estaban recluidos algunos migrantes.

Pero a pesar de la presión, el presidente estadounidense no cede. Trump ha hecho de su postura dura contra la inmigración un tema clave de su Presidencia y parece decidido a hacer también de esta uno de sus lemas de campaña de cara a las elecciones de 2020, donde buscará ser reelegido.

El 7 de julio, Trump condenó a los medios de comunicación y en concreto a 'The New York Times', al que acusó de "fabricación" de noticias después de que el diario estadounidense publicara un informe sobre las malas condiciones en las que se encuentran los migrantes en los centros de detención.

El mandatario también aseguró que dadas las condiciones de los países de origen de los migrantes, estos estarían contentos en sus condiciones actuales: "Si miras, las personas que provienen de una pobreza increíble, que no tenían agua, no tenían nada de dónde venían, son personas que están muy felices con lo que está sucediendo ahora porque, hablando relativamente, están mucho mejor ahora".

Y aunque el presidente estadounidense ve puntos positivos, la amenaza de las deportaciones masivas sigue viva.

El 17 de junio, Donald Trump anunció que "la próxima semana, ICE comenzará el proceso de deportar a millones de extranjeros ilegales que encontraron de manera ilícita su camino hacia Estados Unidos (...) Serán deportados tan pronto como entren", dijo el magnate.

Luego, a fines de junio, dijo que las redadas empezarían el 4 de julio, lo que puso en alerta a México para defender a sus ciudadanos de las deportaciones de Trump, todo mientras se ejecuta un plan migratorio que dio una pausa a la tensión entre los países vecinos.

Con EFE, Reuters y AP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.