Saltar al contenido principal

Corte Suprema de Colombia ordena la captura del exnegociador de las FARC, 'Jesús Santrich'

Jesús Santrich, excomandante de la desmovilizada guerrilla de las FARC habla durante una conferencia de prensa en el Congreso. Bogotá, Colombia, el 11 de junio de 2019.
Jesús Santrich, excomandante de la desmovilizada guerrilla de las FARC habla durante una conferencia de prensa en el Congreso. Bogotá, Colombia, el 11 de junio de 2019. Andres Torres Galeano / Reuters

Tras no presentarse a una cita de la Corte Suprema, que lo requería en un proceso por narcotráfico, el tribunal pidió la captura del exnegociador de las FARC. El caso enardece a varios sectores de la sociedad.

ANUNCIOS

Un nuevo dardo directo al corazón del proceso de paz en Colombia. Seuxis Paucias Hernández, más conocido como 'Jesús Santrich', faltó este 9 de julio a una cita judicial que le había hecho la Corte Suprema de su país por un proceso en el que se le acusa de narcotráfico. El caso, que ha sido seguido de cerca por la prensa y la sociedad colombiana, aviva aún más la polarización en el país suramericano.

Tras el desplante, horas después el alto tribunal dictó una orden de captura en su contra, pidió al Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía dar con su paradero y activó la circular roja de la Interpol.

'Santrich', quien fue durante décadas uno de los cabecillas de la desmovilizada guerrilla de las FARC, así como miembro del equipo negociador de esa organización insurgente durante los diálogos de paz con el Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos, fue acusado en abril de 2018 por un juzgado en Nueva York de conspirar para enviar 10 toneladas de cocaína a EE. UU., por lo que la Justicia estadounidense pidió su extradición.

Después de haber estado en prisión por más de un año, en mayo pasado, la Justicia Especial para la Paz, -un tribunal al margen de la Justicia ordinaria colombiana creado dentro del marco de los Acuerdos de Paz para juzgar los crímenes del conflicto armado de ese país que se cometieron antes de la firma de los acuerdos- consideró que las pruebas aportadas por EE. UU. eran insuficientes y concedió a Santrich la garantía de no extradición y determinó que era la Corte Suprema la que debería decidir la situación del exguerrillero así como si este debía ser o no extraditado.

El 11 de junio, a pocos días de ser liberado, 'Santrich' asumió su dignidad como representante a la Cámara, un escaño que le había sido concedido durante los acuerdos y al que no había podido acceder por estar privado de la libertad. Días después, viajó al norte del país a un centro de reincorporación de exguerrilleros a la vida civil situado en el departamento del Cesar, donde permaneció, según el Gobierno, hasta el 29 de junio. Un día después partió hacia rumbo desconocido y no se ha sabido más de su paradero.

Tras su reciente ocultamiento, todas las miradas estaban fijas este 9 de julio en las puertas de la Corte Suprema. La expectativa rondaba en sí 'Santrich' se presentaría o no a la indagatoria. Y no es para menos, pues el caso del exguerrillero se ha convertido en espejo de una sociedad colombiana dividida entre los detractores del proceso de paz, que lo ven como un delincuente y los defensores de los acuerdos, que reclaman el debido proceso.

El Gobierno, la FARC y la oposición: rechazo unánime por desplante de 'Santrich'

Pocas veces los extremos políticos en Colombia se ponen de acuerdo, pero al tratarse del rechazo a la ausencia de 'Santrich', podría decirse que el rechazo fue generalizado.

El Gobierno aseguró que Hernández se está burlando "de todo el mundo. Se está burlando de su propio partido, se está burlando de su propia gente a la que está dejando dentro del proceso, se está burlando de la Justicia que le dio todas las oportunidades", dijo el consejero presidencial Emilio Archila.

La reacción de la FARC, el partido político de 'Santrich', fundado por desmovilizados de la homónima guerrilla, tampoco se hizo esperar: "'Jesús Santrich' no solamente es un militante de nuestro partido, sino que hace parte de su dirección y ocupa una curul en la Cámara de Representantes. Tiene responsabilidades políticas muy serias con todos los que confiamos en él. Nos decepciona y lastima profundamente", dijo el partido en un comunicado:

Poco antes, el senador de la FARC Julián Gallo, conocido en sus tiempos de guerrillero como 'Carlos Antonio Lozada', condenó la conducta de su compañero y recordó que "quien no cumpla con los compromisos debe atenerse a las consecuencias". Sin embargo, hizo hincapié en que en la actualidad más de 13.000 antiguos insurgentes, entre exguerrilleros y exmilicianos siguen respetando lo firmado en los Acuerdos negociados en La Habana.

Por su parte, varios sectores de la oposición y figuras emblemáticas de los Acuerdos de Paz han salido en rechazo de la ausencia de 'Santrich'. Entre ellos, quien fue líder del equipo negociador del Gobierno durante los diálogos de Paz con la antigua guerrilla, Humberto de la Calle, quien pidió una orden de captura para el exguerrillero y que este sea excluído del proceso de paz.

El paradero de Santrich, un misterio que divide a la opinión pública

Por el momento, el paradero de 'Santrich' sigue siendo un misterio. Algunos apuntan a que este podría haber abandonado el país rumbo a Venezuela por ser culpable de los cargos por los que se le acusa, otros hablan de un ocultamiento por "seguridad". Su propio abogado, Eduardo Matías, aseguró no tener idea del motivo de su ausencia y desconocer su paradero.

A la salida de la fallida indagatoria, Matías indicó que no habla con 'Santrich' desde hace 15 días, justo cuando terminó el periodo de sesiones del Congreso. "Especulando, decimos que no se ha presentado probablemente por razones de seguridad (...) pero no tenemos la manifestación expresa de él", dijo el abogado.

'Jesús Santrich', excomandante de la exguerrilla de las FARC en el Congreso colombiano. Bogotá, Colombia, 12 de junio de 2019.
'Jesús Santrich', excomandante de la exguerrilla de las FARC en el Congreso colombiano. Bogotá, Colombia, 12 de junio de 2019. Andrés Torres Galeano / Reuters

Desde el año pasado y luego de que 'Santrich' fuera puesto en prisión preventiva, al menos otros tres antiguos cabecillas de las FARC han desaparecido, entre ellos el que fue el número dos de las FARC y jefe negociador de la guerrilla en los diálogos de La Habana, 'Iván Márquez'.

Bajo los Acuerdos de paz de 2016, cerca de 13.000 excombatientes de la antigua guerrilla pudieron reincorporarse a la sociedad y muchos de ellos ingresar a la vida política. Este punto de los acuerdos polarizó especialmente al país entre los sectores más conservadores, que vieron la reincorporación de los insurgentes como una traición y aquellos que la apoyaban como una forma de pasar la página a más de 50 años de un conflicto que ha dejado atrás más de 260.000 muertos.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.