Saltar al contenido principal
COPA AFRICANA DE NACIONES

Senegal y Nigeria mostraron sus credenciales y avanzaron a semifinales

Sadio Mané, de Senegal, y Samuel Chukwueze, de Nigeria, celebran durante los partidos de cuartos de final de la Copa Africana de Naciones 2019 en Egipto.
Sadio Mané, de Senegal, y Samuel Chukwueze, de Nigeria, celebran durante los partidos de cuartos de final de la Copa Africana de Naciones 2019 en Egipto. Mohamed Abd El Ghany / Sumaya Hisham / Reuters

Los ‘Leones de Teranga’ y las ‘Súper Águilas’ terminaron con el recorrido de dos de las sorpresas del certamen, Benín y Sudáfrica, y se ubicaron entre los cuatro mejores del torneo continental que se disputa en Egipto.

ANUNCIOS

En una Copa Africana de Naciones marcada por las sorpresas, Senegal y Nigeria dieron un golpe de autoridad este miércoles 10 de julio y le pusieron fin al camino de Benín y Sudáfrica en los cuartos de final.

Benín llegaba sin haber ganado en el torneo, pero había eliminado por penales en los octavos de final a Marruecos, mientras que Sudáfrica había frustrado las ilusiones del local Egipto. Ambos no pudieron ante dos rivales de peso, que igual tuvieron que duplicar esfuerzos para avanzar.

Senegal -liderado por el extremo de Liverpool, Sadio Mané- debió esperar hasta el segundo tiempo para quebrar a un ordenado Benín y se llevó una victoria por la mínima. Y Nigeria, que ha ido cimentando su condición de favorito con el correr del torneo, venció sobre la hora por 2-1 a Sudáfrica, que quedó a escasos minutos de forzar la prórroga.

Estos equipos se encuentran entre los cuatro mejores y esperan rival. Senegal, que vuelve a las semifinales del torneo tras 13 años y tiene el subcampeonato de 2002 como su mejor resultado, aguarda por el vencedor de Madagascar-Túnez. Por su parte, Nigeria -campeón en 1980, 1994 y 2013, pero sorpresivamente ausente en tres de las últimas cuatro ediciones- espera por Costa de Marfil o Argelia.

Senegal sufrió el debut del VAR, pero tumbó a una robusta versión de Benín

En el estadio 30 de Junio de El Cairo, Senegal debió trabajar para quebrar a una versión robusta y ordenada de Benín. La victoria terminó siendo por la mínima, aunque los ‘Leones de Teranga’ supieron dominar en el complemento y contaron con dos tantos anulados a instancias del videoarbitraje (VAR), que se incorporó a la competencia a partir de estos cuartos de final.

Pese al dominio senegalés, en la primera mitad, las ‘Ardillas’ tuvieron la oportunidad más clara: en el minuto 25, el extremo Mickael Poté remató en el área chica y su disparo se fue muy cerca del palo. El propio Poté tuvo otra opción clara en el inicio del complemento, pero, tras recibir un pase en el punto penal, acertó al cuerpo del arquero senegalés Alfred Gomis.

Senegal reaccionó y al minuto 53 encontró un gol de cabeza de Sadio Mané, que fue anulado por fuera de juego, avalado por el VAR.

Pero en el minuto 69’, Mané habilitó con un pase raso a Idrissa Gana Gueye, que se metió a pura potencia en el área y definió para el 1-0.

Los ‘Leones de Teranga’ fueron por más y Mané estuvo dos veces de cara al gol pero no pudo celebrar: al minuto 71, perdió en un mano a mano con el arquero Saturnin Allagbé, y al 73, volvió a anotar pero partía desde posición indebida.

Aun así, Benín no encontró los caminos para abandonar su plan defensivo y buscar algo más. Y para colmo, en el minuto 83’, el central Olivier Verdon fue expulsado por derribar a Gueye, cuando se metía mano a mano en el área.

Finalmente, y más allá de algún momento de escasa zozobra, Senegal aseguró su lugar entre los cuatro mejores del certamen.

Nigeria vuelve a reclamar su lugar de privilegio con un triunfo agónico ante Sudáfrica

En el otro duelo de cuartos de final de la jornada, en el estadio Internacional de El Cairo, Nigeria mostró un paso más en su evolución a lo largo del torneo. Las ‘Súper Águilas’ se impusieron 2-1 ante Sudáfrica con un gol sobre la hora y jugarán las semifinales por 13° vez en su historia (en 1976 ocupó un lugar podio, pero se disputaba un cuadrangular final), reivindicando así su lugar como potencia africana.

En una primera parte dominada por Nigeria, el delantero Samuel Chukwueze (extremo de Villarreal, de 20 años, considerado el jugador más prometedor del plantel) adelantó a los dirigidos por Gernot Rohr, tras un gran pase de Alex Iwobi.

En la segunda mitad, Sudáfrica –que venía de echar a Egipto de “su” torneo- tomó el control de la pelota, pero no generó muchas situaciones, hasta que en el minuto 71, un cabezazo de Bongani Zungu encontró la red nigeriana. La jugada fue revisada por el VAR por un posible fuera de juego, pero la repetición evidenció que la “habilitación” llegó de un jugador nigeriano.

Cuando el empate parecía inamovible y el partido amagaba a irse a tiempo extra, un centro desde la izquierda y una pésima salida del arquero sudafricano Ronen Williams le cayó al central William Troost-Ekong, quien aprovechó el arco vacío y puso el 2-1 definitivo.

Con Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.