Saltar al contenido principal

Caso Emanuela Orlandi: dos tumbas vacías y un misterio de 36 años sin resolver en el Vaticano

Un grupo de trabajadores abre una tumba del cementerio del Vaticano para verificar la presencia de los restos de Emanuela Orlandi.
Un grupo de trabajadores abre una tumba del cementerio del Vaticano para verificar la presencia de los restos de Emanuela Orlandi. Imagen suministrada por el Vaticano / Reuters

La adolescente italiana desapareció en 1983 cuando tenía 15 años. Tras varias décadas sin rastro, sus padres recibieron una pista que los condujo al cementerio Teutónico. Abrieron una tumba... y el misterio se hizo más grande.

Anuncios

Todo apuntaba a que el misterio sin resolver de la desaparición de una adolescente en 1983 en Italia iba a ver la luz este jueves 11 de julio de 2019 pero sucedió todo lo contrario: el caso dio un giro trascendental y hasta novelesco.

Emanuela Orlandi tenía 15 años cuando, tras salir de su casa a su habitual clase de música en Roma, desapareció para siempre sin dejar rastro. Nada se supo de su paradero y su caso se convirtió en una de las incógnitas que por años ha conmocionado a Italia.

Después de 36 años, el enigma parecía en camino a disiparse y todas las esperanzas estaban puestas sobre una peculiar pista que recibieron los padres de Emanuela el verano pasado. Se trata de una carta anónima con una foto de la tumba con la frase "Busque donde indica el ángel".

La Fiscalía vaticana autorizó la apertura y exhumación de los posibles restos sepultados en la llamada "Tumba del Ángel", en la que se creía estaba enterrada la princesa Sofía von Hohenlohe, fallecida en 1836, y la adyacente, de la princesa Carlota Federica de Mecklemburgo, que murió en 1840.

Pero todos quedaron estupefactos: las tumbas estaban vacías.

Un grupo de trabajadores abre una tumba del cementerio del Vaticano para verificar la presencia de los restos de Emanuela Orlandi.
Un grupo de trabajadores abre una tumba del cementerio del Vaticano para verificar la presencia de los restos de Emanuela Orlandi. Imagen suministrada por el Vaticano / Reuters

Ya no es una mujer desaparecida, sino tres

Ni los restos de Emanuela, ni los de las princesas que supuestamente yacían en su interior estaban ahí, lo que no solo terminó por prolongar aún más la incertidumbre de la familia Orlandi, sino que abrió un nuevo interrogante: ¿dónde están los otros restos?

"El resultado de la búsqueda fue negativo", dijo el portavoz del Vaticano, Alessandro Gisotti al culminar la operación.

Las dos tumbas se abrieron este jueves en presencia de la familia Orlandi y los descendientes de las princesas y todos quedaron igual de sorprendidos al no encontrar nada en su interior… con una excepción.

En la tumba de la princesa Sofía von Hohenlohe se excavó hasta encontrar un departamento subterráneo de unos 4 metros por 3,70, aunque estaba completamente vacío al igual que el sarcófago de la princesa Carlota Federica de Mecklemburgo.

"Todos estamos muy sorprendidos", dijo la abogada de la familia, Laura Sgrò.

El hermano de Emanuela Orlandi señaló que se esperaba todo menos encontrar las sepulturas vacías, después de que incluso el guardián del cementerio declarara que una de las familias le había pedido que pusiera de vez en cuando flores frescas y velas en una de las tumbas.

El hermano de Emanuela, Pietro Orlandi, abandona el Vaticano después de que se abrieran dos tumbas vacías en el cementerio Teutónico, el 11 de julio de 2019.
El hermano de Emanuela, Pietro Orlandi, abandona el Vaticano después de que se abrieran dos tumbas vacías en el cementerio Teutónico, el 11 de julio de 2019. Remo Casilli / Reuters

Un caso rodeado de teorías y ninguna confirmación luego de 36 años

Lo único que se sabe de la desaparición de Emanuela Orlandi, cuyo ingrediente más llamativo es que era hija de un empleado del Vaticano, es que se fue a una clase de música y nunca regresó.

Las teorías sobre el caso van desde la implicación de hombres de la curia vaticana, la Banda della Magliana (la mafia de Roma) o la relación con el atentado a Juan Pablo II a manos del turco Ali Agca.

En 2012, la familia pidió una investigación cuando se encontraron restos óseos sin identificar al lado de la tumba en la basílica de San Apolinar de Enrico De Pedis, jefe de la "Banda de la Magliana", la mafia de Roma durante los años 70 y 80.

En esta foto tomada el 27 de mayo de 2012, manifestantes sostienen pancartas con el nombre de Emanuela Orlandi, durante la oración del mediodía del Papa Benedicto XVI en la plaza de San Pedro, en el Vaticano.
En esta foto tomada el 27 de mayo de 2012, manifestantes sostienen pancartas con el nombre de Emanuela Orlandi, durante la oración del mediodía del Papa Benedicto XVI en la plaza de San Pedro, en el Vaticano. Filippo Monteforte / AFP

Y el año pasado, los huesos encontrados durante el trabajo de campo en la Embajada del Vaticano en Roma provocaron un frenesí en los medios de comunicación, que sugerían que podrían pertenecer a Orlandi o a Mirella Gregori, otra adolescente que desapareció el mismo año. Pero las pruebas de ADN resultaron negativas y se determinó que eran anteriores a 1964.

En 1983, la policía no excluyó la posibilidad de que Emanuela Orlandi hubiera sido secuestrada y asesinada por traficantes de droga. Pero 36 años después, ninguna teoría ha podido ser comprobada.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.