Saltar al contenido principal
Arte+France 24

Jharía: la ciudad india que lleva un siglo ardiendo

Jharía se quema. Desde hace un siglo el carbón arde bajo tierra, encendido accidentalmente por los británicos que querían explotar la zona...
Jharía se quema. Desde hace un siglo el carbón arde bajo tierra, encendido accidentalmente por los británicos que querían explotar la zona... ARTE

En la ciudad de Jharía, al noroeste de India, cientos de personas mueren lentamente por culpa de enfermedades respiratorias y de la piel provocadas por el humo tóxico de un incendio que lleva más de 100 años.

Anuncios

El fuego es un elemento que por lo impredecible y peligroso ahuyenta a la gente... pero en Jharía es diferente. El suelo de esta región habitada por cientos de miles de personas es uno de los mayores y más ricos yacimientos de carbón en el mundo. Sin embargo, no ha parado de arder a consecuencia de un incendio que inició en 1916 cuando ciudadanos británicos intentaban explotar la zona.

Se estima que la actividad minera en la zona comenzó en 1894 en un área de 450 kilómetros cuadrados y que fue nacionalizada en 1971 cuando la compañía de producción de carbón BCCL adoptó el método de minería a cielo abierto, lo cual aumenta la generación de incendios.

A este lugar, cientos de personas acuden a diario con el objetivo de extraer carbón, una actividad ilegal que supone la única fuente de ingresos para sobrevivir. Mujeres, ancianos y niños trabajan en un escenario apocalíptico para ganar 2 o 3 dólares al día; ellos deben subir un sendero peligroso por la ladera de una montaña, mientras cargan sobre sus cabezas cestas repletas de carbón que pesan aproximadamente 25 kilogramos.

Los habitantes de Jharia aseguran que acuden a este tipo de labores, no solo ilegales sino perjudiciales para la salud, porque no tienen más opciones: "Los incendios destruyeron la zona. No hay más que hacer, aquí no se puede cultivar nada. Somos 12 en la familia y recogemos carbón de BCCL ilegalmente... a veces llenamos una o dos cestas, o nos vamos vacíos. Es difícil porque las autoridades nos echan pero no podemos alimentar a nuestras familias de ninguna otra manera... así es nuestra vida".

Fuego subterráneo, una amenaza inminente

Expertos aseguran que Jharía desaparecerá del mapa, por lo que miles de personas tendrán ser evacuadas. Es por esto que la universidad de Dhandab prepara a futuros ingenieros para enfrentar lo inevitable.

"Hablamos de unas 450.000 personas. Nunca antes, en ningún lugar del mundo, se había elaborado un plan así para reasentar a tanta gente. Se han identificado claramente 505 zonas como inestables, lo que quiere decir que son inhabitables... nadie puede quedarse", asegura uno de los profesores a sus estudiantes.

Los problemas medioambientales y las afecciones a la salud son otros de los obstáculos que las personas que viven en las zonas mineras deben enfrentar. "El peor problema medioambiental causado por los incendios es la calidad del aire", asegura un profesor de la Universidad de Dhandab.

En Jharía, el 60% de los pacientes padece problemas respiratorios. El doctor O. P. Argawal, director del 'Lige Line Hospital' asegura que a consecuencia de las condiciones ambientales del lugar, "los pulmones fallan y aparecen enfermedades como la tuberculosis. Es un cuadro clínico normal en la región".

Argawal denuncia que pese a los llamados del Gobierno indio de regar la mina y cavar túneles para evitar la propagación del 'polvo maligno', "la empresa prefirió una mina a cielo abierto porque los costos son menores".

Falta de garantías e intereses particulares

Los habitantes de Jharía no solo se enfrentan a la pobreza y a un infierno centenario bajo sus pies, el abandono del Estado se presenta como uno de los flagelos más difíciles de enfrentar por la comunidad.

Ashok Argawal creó una iniciativa ciudadana que busca defender los intereses de los habitantes. Según él, "el Gobierno lo controla todo" pero no atiende la emergencia permitiendo que el fuego se apodere de las aldeas, provocando que sus habitantes "tengan que irse y dejar la tierra a la minería (...) Tienen interés en que ardan los incendios, por eso no se ve ninguna lucha contra el fuego", asegura.

Frente a esto, la respuesta del Gobierno indio es que el fuego subterráneo se ha convertido en una situación insostenible que lleva al reasentamiento de los habitantes de la región a zona protegidas. "La vida giraba en torno al carbón, era muy simple. Ahora deben cambiar de oficio, aprender otras cosas para ganarse la vida", dicen.

Aunque cientos de personas ya han sido evacuadas a Belgharia, estos regresan de manera constante a Jharía de donde sacan el carbón que les proporciona los recursos para su sustento diario. "No tenemos ni hospital y lo peor es que no tenemos ni una escuela" aseguran, "¿de qué quieren que viva? Nuestra vida estaba en Jharía, aquí no tenemos nada".

Las garantías y las promesas del Gobierno de proveer lo necesario para su sostenimiento en esta nueva ciudad por ahora son cenizas.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.