Saltar al contenido principal

‘Barry’ mantiene en alerta a Nueva Orleans

Las compuertas del lago Pontchartrain se ven cerradas antes de la tormenta tropical Barry en Nueva Orleans, Luisiana, el 12 de julio de 2019.
Las compuertas del lago Pontchartrain se ven cerradas antes de la tormenta tropical Barry en Nueva Orleans, Luisiana, el 12 de julio de 2019. Seth Herald / AFP

La ciudad estadounidense de Nueva Orleans, en el estado de Luisiana, se prepara para la inminente llegada de la tormenta tropical Barry, que está previsto que toque tierra con fuerza de huracán en la madrugada del sábado 13 de julio.

ANUNCIOS

Barry y la fuerza de huracán con la que se prevé que toque el suelo de Nueva Orleans, amenaza con provocar graves inundaciones y daños en toda la región del estado de Louisiana, donde el presidente Donald Trump ya declaró la emergencia.

La llegada de la tormenta, con vientos sostenidos de 100 kilómetros por hora que avanzan en dirección a la costa de Louisiana a una velocidad de 7 kilómetros por hora, según datos del Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés), tiene en alerta a una población que, a fuerza de haber atravesado tragedias naturales (como la inundación del huracán Katrina en 2005), ya sabe de qué se tratan estos desastres y comenzaron a prepararse para el impacto, alentados por las autoridades.

Algunas aerolíneas, incluida British Airways, ya cancelaron los vuelos que salen desde la ciudad hasta el sábado. Además de la aviación, otro sector afectado (y que impacta directamente en la economía de la zona) es el petrolero. La producción de crudo en esta zona se redujo en casi un 60 por ciento a medida que las compañías de energía evacuaban las instalaciones de perforación en alta mar.

‘Barry’ llegaría a Louisiana como Huracán

Desde el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos anunciaron que se espera que se convierta en un huracán antes de llegar a la costa centro-sur de Luisiana. Se pronostica que alcanzará la intensidad de huracán de categoría 1 para entonces, según el Servicio Nacional de Meteorología.

Funcionarios de Nueva Orleans ya alertaron y emitieron indicaciones a los residentes: abastecerse de suministros y prepararse para mantenerse en el interior de sus viviendas. El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, aseguró a la población que las autoridades se están tomando la situación "muy en serio" y anunció que más de 300 autobuses están a disposición de los ciudadanos por si es necesaria su evacuación.

Benjamin Schott, meteorólogo del Servicio Nacional de Meteorología, emitió un categórico mensaje a la ciudadanía, en el que dejó en claro los peliogros a los que los expone ‘Barry’: "Es una tormenta peligrosa y que pone en peligro la vida. Probablemente será un huracán cuando toque tierra en la costa de Luisiana (…) es posible que haya fuertes lluvias y que se produzcan inundaciones cercanas o incluso récord en los ríos y arroyos alrededor del área”.

De hecho, en Nueva Orleans ya se produjeron intensas lluvias a lo largo de la semana que pasó y los desbordes ya comenzaron a registrarse según advirtió Schott: “Las inundaciones costeras están empezando a producirse ahora y fluirán lentamente empujando el agua hacia la tierra” y concluyó con una advertencia con cierto tono alarmante: “El tiempo es corto, si tiene preparativos que necesitan completar ahora es el momento. No tiene mucho más tiempo antes de que los impactos de Barry estén aquí".

Barry’ pondrá a prueba Nueva Orleans tras el huracán Katrina

La inminente tormenta y huracán es considerada por muchos como una prueba clave de las defensas fortificadas contra inundaciones puestas en marcha después de Katrina, que inundó gran parte de la ciudad y mató a cerca de 1.800 personas.

Todas las compuertas de los diques ya comenzaron a cerrarse, junto con una gigantesca barrera de levantamiento erigida después de Katrina.

Con EFE y Reuters

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.