Saltar al contenido principal

La “preocupación” de la ONU en Colombia es el asesinato de líderes sociales y exguerrilleros

Fotografía cedida por la oficina de prensa de la ONU, que muestra integrantes del Consejo de Seguridad durante su visita al Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación Los Monos, el 13 de julio en Caldono, Colombia.
Fotografía cedida por la oficina de prensa de la ONU, que muestra integrantes del Consejo de Seguridad durante su visita al Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación Los Monos, el 13 de julio en Caldono, Colombia. ONU / EFE

La muerte de líderes sociales y exguerrilleros de las FARC, es la muerte de la paz. Así lo expresaron miembros del Consejo de Seguridad, en un viaje al país que verifica la implementación del acuerdo y señala los desafíos que le quedan.

ANUNCIOS

Este sábado 13 de julio, la ONU puso punto final a su visita de tres días en Colombia. Pero antes de alzar el vuelo le dejó una gran tarea al país: cortar por lo sano los asesinatos de líderes sociales, defensores de Derechos Humanos y exguerrilleros de las FARC, que desde 2016 forman un mapa de muerte de más de 462 personas, según la Defensoría del Pueblo, y más de 800, según la ONG Instituto de Estudios sobre Paz y Desarrollo, y el movimiento Marcha Patriótica.

“Compartimos la preocupación por los asesinatos. Eso es algo que nos llevamos como elemento a considerar”, afirmó el presidente del Consejo de Seguridad, el embajador peruano Gustavo Meza-Cuadra, dando voz a otros 14 miembros presentes. Y es que, sin esa garantía, lo que podría deparar al Acuerdo de Paz también es una muerte, un desfallecimiento de la implementación.

O al menos así lo sintieron los enviados del organismo en su última jornada, centrada en Caldono, Cauca, departamento símbolo de estas muertes y uno de los más afectados por la guerra. Desde allí pudieron oír de cerca el reclamo de líderes sociales y excombatientes, que sienten una fuerte violencia en su contra, mientras intentan cambiar el país o reincorporarse a él.

Una paz que necesite una reintegración económica y social

“Aquí tenemos tres proyectos muy grandes. Tenemos uno de aguacate, uno de porcicultura y también aprobamos uno de truchas. Es una comunidad bastante integrada y en estos proyectos están participando no solo los exguerrilleros, sino la comunidad de los alrededores”, detallaba a los embajadores Emilo Archila, consejero presidencial para la Estabilización y la Consolidación.

En su última jornada, los representantes de la ONU visitaron el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación de Santa Rosa, donde varios exguerrilleros de las FARC siguen una integración a la vida en sociedad. De hecho, el Cauca, con 457 excombatientes, es el tercer departamento con mayor población en proceso de reinserción a la vida civil, y tiene hasta cuatro centros ETCR en los que los exguerrilleros fabrican productos artesanales y cultivan verduras y frutas.

Una foto distribuida por la Oficina de Prensa de las Naciones Unidas muestra a miembros del Consejo de Seguridad en Los Monos, un espacio de reincorporación de los exguerrilleros de las FARC, en Caldono, departamento del Cauca, Colombia, el 13 de julio de 2019.
Una foto distribuida por la Oficina de Prensa de las Naciones Unidas muestra a miembros del Consejo de Seguridad en Los Monos, un espacio de reincorporación de los exguerrilleros de las FARC, en Caldono, departamento del Cauca, Colombia, el 13 de julio de 2019. ONU / EFE

Un escenario que el Consejo de Seguridad aprovechó para reiterar su respaldo a la paz, viendo un “compromiso del Gobierno para reincorporar a excombatientes” y sintiendo que “(exguerrilleros) defienden todos los elementos del acuerdo, con un compromiso fuerte”.

“Pudimos encontrarnos con el Gobierno, con partidos del Congreso, miembros de la sociedad civil y el partido FARC, y el balance es muy positivo. Aunque hubo discusiones políticas internas, hay un compromiso de todas las partes para que el proceso de paz siga avanzando. Está en buen camino, es un proceso de años y se necesita tiempo para que los compromisos se implementen. Ponemos mucha atención desde Nueva York”, comentó a France 24 Antoine Michon, consejero político de la misión permanente de Francia en la ONU.

Según la ONU, estos asesinatos también preocupan al Gobierno de Duque

Precisamente, lo que algunos exguerrilleros pidieron a la ONU es que el esfuerzo, la reintegración, el poner fin a los asesinatos, “debe ser de todos”. Según el Consejo de Seguridad, que se citó con el presidente Iván Duque durante el primer día de su visita, en lo que respecta a los asesinatos el Gobierno “tiene la mejor intención de trabajar para eliminar esos hechos”, y debe, como apuntó Meza-Cuadra, tener “una mayor presencia” para contrarrestar a los grupos armados irregulares.

“Es un problema que hemos escuchado de varias partes, incluido el Gobierno, y este reconoce la realidad de los asesinatos, nos indicó que está trabajando con la Fiscalía y en otras medidas para responder lo máximo posible. Nos indicó la magnitud y el desafío del número de personas, que el Estado esté en esos territorios en conflicto. Pero hemos visto una voluntad de responder a estos brutales asesinatos, algo que en el Consejo hemos denunciado como un problema importante a responder”, aseguró el consejero francés Michon.

Mientras Duque y su Gobierno lidian con todos los puntos del acuerdo que están pendientes, en especial sobre los asesinatos a líderes y exguerrilleros, piden al órgano de la ONU que prolongue un año más la Misión de Verificación del Acuerdo de Paz, ya que “su acompañamiento es vital para este proceso”, firmado el 24 de noviembre de 2016 y que aún se está ajustando a la realidad.

Con Reuters y EFE

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.