Saltar al contenido principal

El nuevo primer ministro británico, en el laberinto del Brexit

La primera ministra británica, Theresa May, se marcha después de anunciar su dimisión, en Downing Street, en el centro de Londres, el 24 de mayo de 2019.
La primera ministra británica, Theresa May, se marcha después de anunciar su dimisión, en Downing Street, en el centro de Londres, el 24 de mayo de 2019. Daniel Leal-Olivas / AFP

A pocos días de conocer el nombre del nuevo jefe del Partido Conservador y, por tanto primer ministro británico, expertos consultados por France 24 coinciden en que su prioridad es el divorcio de Europa.

ANUNCIOS

El nuevo premier de Reino Unido enfrentará los mismos cuellos de botella que sufrió Theresa May durante su estadía de tres años en el 10 de Downing Street: un acuerdo Brexit negociado y firmado con la Unión Europea que ha sido derrotado tres veces en el Parlamento, un país completamente divido y una economía que requiere un impulso urgente que frene la incertidumbre creciente que afecta el clima de los negocios y la inversión a futuro.

Al ser el Partido Conservador, el que está en el gobierno, solo sus 160.000 integrantes podrán elegir al nuevo primer ministro. El 23 de julio se conocerá el nombre del sucesor de Theresa May, tras una campaña de varias semanas que ha dejado pocas sorpresas.

En algunos círculos se da por hecho que Boris Johnson será el elegido, por encima de Jeremy Hunt, para asumir las riendas del país. El exalcalde de Londres y reconocido euroescéptico, ha dicho que si para el 31 de octubre, cuando vence la nueva prórroga otorgada por la Unión Europea, no hay un nuevo acuerdo que favorezca los intereses británicos, dejará el bloque sin acuerdo. Incluso ha amenazado con no pagar los 39 billones de libras esterlinas del divorcio.

Una combinación de imágenes de archivo, en Londres el 21 de junio de 2019, muestra a Boris Johnson y a Jeremy Hunt, candidatos a liderar el Partido Conservador y a ser el próximo primer ministro de Reino Unido.
Una combinación de imágenes de archivo, en Londres el 21 de junio de 2019, muestra a Boris Johnson y a Jeremy Hunt, candidatos a liderar el Partido Conservador y a ser el próximo primer ministro de Reino Unido. Tolga Akmen / AFP

En un eventual gobierno de Johnson, una de las incógnitas es si cumplirá tanto con sus propuestas como con las amenazas, ya que salir sin acuerdo tendría consecuencias catastróficas no solo para el Reino Unido sino para Europa en general, según alertan los especialistas.

La economista y consultora en negocios Vicky Pryce prevé que si Johnson se convierte en el primer ministro, son "cero las posibilidades" de que haya un Brexit sin acuerdo.

"El no querrá ver una economía que está colapsando bajo su vista. Así que hará lo que pueda para asegurar que la economía tenga un buen desempeño, las empresas están detrás de él", dijo a France 24.

Estos son los retos inmediatos para el próximo primer ministro del Reino Unido:

1. Concretar el Brexit: Será un cambio de primer ministro y no de gobierno. Por ello, no habrá ni transición ni ceremonia de posesión. Cuando Theresa May renuncie oficialmente ante la Reina Isabel II, su sucesor llegará a Downing Street unas horas después.  

Por su parte, los ministros no necesariamente tendrán que irse, pero seguramente los aliados incondicionales de May abandonarán sus cargos para que el nuevo premier haga sus nombramientos estratégicos que le permitan avanzar con el divorcio.

Esa será, inicialmente, su única prioridad que podría convertirse en su gran verdugo. El Brexit será una oportunidad para brillar o salir derrotado. Suena sencillo, teniendo en cuenta que solo es una tarea, pero es mucho más complejo. La retirada ha tumbado, hasta el momento, a dos primeros ministros: David Cameron y Theresa May.

La estrategia elegida tanto de Jeremy Hunt y Boris Johnson, los dos finalistas para convertirse en premier, ha sido una renegociación con Europa, aunque ya los líderes de la comunidad han dicho que esa puerta está cerrada.

Sondeo sobre intención de voto para elegir al líder del Partido Conservador en Reino Unido.
Sondeo sobre intención de voto para elegir al líder del Partido Conservador en Reino Unido. YouGov

Inicialmente, entonces, el nuevo premier tendrá que volver a Bruselas para disuadir a los líderes europeos de ceder un poco más.

Lo segundo, será presentar nuevamente el acuerdo a un dividido Parlamento que no se ha puesto de acuerdo en qué tipo de Brexit quiere, pero lo que no permitirá es salir sin acuerdo, lo que haría más difícil la negociación de cara a una relación bilateral futura entre Bruselas y Londres.  

2. Frontera con Irlanda del Norte, el palo en la rueda: Durante el referendo de 2016, pocos midieron las consecuencias del efecto del Brexit en la frontera con Irlanda del Norte y, tres años después, el futuro de esta sigue siendo impredecible.

Los expertos prevén que si se reinstala una frontera física, el acuerdo de paz del Viernes Santo podría estar en riesgo, pues reviviría rencillas entre Republicanos y Unionistas que el tratado de paz limó.

Siendo Irlanda del Norte un elemento tan fundamental como riesgoso en el Brexit, el nuevo premier debería cambiar su estrategia de aproximación a las comunidades locales en esa región y modificarla por una visión menos centralista desde Londres.

El profesor Feargal Cochrane, experto en Irlanda del Norte de University of Kent, estableció cuatro prioridades que el nuevo primer ministro debería tener presentes además de proteger el acuerdo de paz y sus instituciones.

"Mantener una frontera dura fuera de Irlanda después del Brexit, terminar su alianza con el partido Unionista Democrático (DUP) que hace imposible que el Reino Unido se presente a sí mismo como un "agente honesto" en cualquier conversación para restaurar el gobierno delegado en Irlanda del Norte y establecer relaciones con el Gobierno irlandés en Dublín, que se han visto gravemente dañadas por el proceso Brexit", expone Cochrane.

3. Unir a los 'Tories': La polarización sobre el Brexit también se da en el Partido Laborista, que está en oposición. Pero al ser los 'Tories' el poder, tomar decisiones como colectivo les ha sido imposible, con el agravante de que esas decisiones afectan a todo el país.

El Partido Conservador es en esencia e históricamente, euroescéptico. En sus filas se gestó el Brexit pero, sin embargo, este largo y tortuoso proceso ha dejado al descubierto dos claras posiciones: quienes quieren salir y quienes son amigos de una relación cercana con Europa.

Graham Gudgin es asociado honorario del Centre For Business Research de la escuela de negocios de University of Cambridge, y resalta lo vital que se ha convertido el divorcio para el partido.

"Él sabe que tiene que hacerlo para la supervivencia del partido y la mayoría de los parlamentarios también lo saben. Saldremos a finales de octubre, que es la gran prioridad. Después de eso, creo que intentará llevar al partido más hacia el centro y también tratar de construir la unidad", dice.

El divorcio con Europa también se ha convertido en un asunto de honor para los conservadores. Si los 'Tories' fracasan en concretarlo, el partido podría disminuir en tamaño o desaparecer, pues sus bases que se ya sienten traicionadas por el Brexit que no ha sido, podrían unirse a las filas del recién creado Partido Brexit, el ganador de las elecciones europeas.

El Brexit sigue siendo como un eclipse que ha tapado todos los asuntos fundamentales del país como la economía, la crisis del sistema de salud público, la educación y otros problemas sociales. Por eso no sorprende que la prioridad del país siga siendo concretar o no la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.