Saltar al contenido principal

Irán investiga al petrolero Stena Impero por “una colisión”, mientras Reino Unido rechaza esa versión

Stena Impero, un barco de bandera británica propiedad de Stena Bulk, se ve en el puerto de Bander Abas, en esta foto sin fecha.
Stena Impero, un barco de bandera británica propiedad de Stena Bulk, se ve en el puerto de Bander Abas, en esta foto sin fecha. Agencia de noticias Tasnim / Reuters

Teherán reveló haber capturado el buque en el puerto de Bandar Abas, por un choque con un barco pesquero del que no dio respuesta. Un “acto hostil”, según el Gobierno británico, que ha pedido a sus navíos evitar el estrecho de Ormuz.

ANUNCIOS

Si esto fuera un tablero de juego, podríamos decir que Irán movió ficha. Este sábado 20 de julio, el país dijo haber capturado al petrolero británico Stena Impero a razón de un accidente con un barco de pesca iraní, del que “ignoró” una llamada de socorro.

Según la agencia Fars, el navío en cuestión tenía bandera británica y no respondió al aviso, por lo que el pesquero contactó a la Organización de Puertos y de Navegación de la provincia de Hormozgan. “Tras el incidente era necesario revisar los motivos”, afirmó el director Alahmorad Afifipur, lo que desencadenó que la Guardia Revolucionaria “tomara el control”, llevando al petrolero hasta el puerto de Bandar Abas.

La Guardia había dicho este viernes 19 que la captura se debía a que el petrolero no respetó las normas de navegación, que se dirigía a un puerto saudita y cambió de repente su rumbo al pasar por el estrecho de Ormuz. Hoy Teherán comunica que su misión es investigar lo ocurrido, mientras mantiene a los 23 miembros de la tripulación, que “permanecerán en el barco hasta que finalice la investigación”.

“Si es necesario, y a solicitud de las autoridades judiciales, la tripulación (los 23 miembros) puede ser convocada para entrevistas técnicas y de especialistas”, aseguró Afifipur, cuya Organización de Puertos y de Navegación añadió que el petrolero “no llevaba ningún cargamento”.

Según Hunt, Irán habría tomado “un camino peligroso”

Con esta acción, el ministro de Exteriores británico y candidato a primer ministro, Jeremy Hunt, aseguró en Twitter estar preocupado por que Irán haya tomado “un camino peligroso de comportamiento ilegal y desestabilizador”, después de la “detención legal del petrolero de Gibraltar con destino a Siria”. Una acción “inaceptable” que tendrá a su vez una “reacción considerada, pero robusta”. Y es que la explicación de Irán no ha convencido en lo más mínimo al Gobierno, que la ha rechazado y calificado de “acto hostil”.

El Stena Impero, de la naviera Stena Bulk y de 30.000 toneladas, había salido de Emiratos Árabes Unidos a un puerto de Arabia Saudita con 18 marineros indios y cinco de varias nacionalidades. De acuerdo con Stena Bulk, esta perdió comunicación con su operador, luego de recibir el anuncio de que varios barcos sin identificar y un helicóptero se acercaban al buque.

Una ruta en el enclave de Ormuz que Reino Unido ha pedido evitar a todas sus embarcaciones, al menos por “un periodo provisional”, pese a que el mismo día de la captura otro petrolero, de bandera libia, fue abordado por guardias armados y pudo continuar su viaje.

Si la situación no se resuelve, el Ministerio de Exteriores actuará con “graves consecuencias”. Por ahora, el Gobierno dice estar manteniendo contactos diplomáticos con Teherán y con aliados internacionales para liberar al buque: “Somos claros de que, si esta situación no es resuelta rápidamente, habrá graves consecuencias. No estamos considerando opciones militares, estamos mirando una manera diplomática de resolver la situación, pero somos muy claros de que tiene que ser resuelta”, insistió Hunt.

El quid de la cuestión: el petrolero iraní Grace 1

En el centro de esta disputa entre Teherán y Londres está Gibraltar. Irán investiga al Stena Impero por tres razones: por supuestamente haber apagado su localizador GPS, por haber entrado en el estrecho por la ruta sur, que es la vía de salida, y por no responder a la Organización de Puertos y Navegación.

Si bien, la cuarta razón no explícita es su petrolero Grace 1, detenido por la marina británica el pasado 4 de julio en Gibraltar, con la sospecha de transportar crudo a Siria, en una violación de las sanciones de la Unión Europea. Para más juego en este tablero diplomático, este viernes la Corte Suprema de Gibraltar extendió por 30 días más el periodo de detención, pese a que Irán ha afirmado que Grace 1 no se dirigía a Siria. Un hecho del que el líder supremo Alí Jameneí había advertido que tendría una respuesta “en el momento apropiado”.

Este sábado, el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zari, fue mucho más claro: exigió a Reino Unido dejar de ser “cómplice del terrorismo económico” que sigue imponiendo Estados Unidos a Irán en forma de sanciones, tras su retirada del acuerdo nuclear de 2015.

Alemania, Francia y Bahrein condenan la “incautación injustificable”

Los Gobiernos alemán y francés condenaron la “incautación injustificable” de los petroleros, por parte de Teherán. Tanto Alemania como Francia apuntaron especialmente a la tensión en el área, lo que está perjudicando a que no haya una desescalada.

“Instamos a Irán que libere a este barco y a su tripulación; (una mayor escalada) sería muy peligrosa y socavaría todos los esfuerzos para una salida a la crisis actual”, dijo un portavoz alemán, mientras que el Ministerio galo de Exteriores expresó su “plena solidaridad con Reino Unido (tras) haber aprendido de la incautación”. En esa línea, Bahrein pidió a Irán detener sus actos “irresponsables”, cuando la compañía del petrolero asegura que no hubo una violación marítima.

Si el derribo de un dron iraní por parte de Estados Unidos había elevado la tensión en el Golfo Pérsico, y la retención de Grace 1 en Gibraltar la había rematado, la detención del Stena Impero deja un escenario de dudas en el estrecho. Aún más cuando la Administración del presidente Donald Trump ha acordado con Arabia Saudita enviar más tropas y equipamiento militar como “disuasión” ante “amenazas” de Irán, además de su convocatoria a países de Europa, Medio Oriente y Asia para que haya libre navegación en Ormuz.

Por el momento, el Ministerio británico de Exteriores ha convocado al encargado de negocios de Irán en Londres, Mohsen Omidzamani, mientras que el Gobierno prevé reunirse bajo el comité de emergencia Cobra, que está formado por los principales ministros.

Con Reuters, EFE y AFP

La página no ha sido encontrada

La página ya no existe o no existía en absoluto. Verifique la dirección o use los enlaces a continuación para acceder al contenido solicitado.