Saltar al contenido principal

Hong Kong: decenas de heridos en nueva jornada violenta de protestas

Captura de video de un grupo de civiles que, armados con palos, atacaron una estación del metro en Hong Kong, el 21 de julio de 2019.
Captura de video de un grupo de civiles que, armados con palos, atacaron una estación del metro en Hong Kong, el 21 de julio de 2019. Edgar Su / Reuters

El séptimo fin de semana de manifestaciones dejó al menos 45 heridos, luego de que un grupo de enmascarados armados con palos atacara a los transeúntes y a los manifestantes antigobierno en una estación del metro.

Anuncios

El séptimo fin de semana de manifestaciones en Hong Kong contó con nuevos protagonistas: un grupo de civiles que, armados con palos, atacaron a quienes transitaban por la estación del metro de Yuen Long, como muestra de oposición a las marchas antigubernamentales.

Una serie de videos que circula en redes sociales permite apreciar a un grupo de hombres vestidos de blanco, algunos de ellos enmascarados, tomando por asalto la estación y repartiendo golpes y bastonazos a quienes por allí pasaban, en un acto que dejó decenas de heridos.

La policía de Hong Kong fue objeto de críticas este lunes por un aparente fracaso en proteger del ataque a los manifestantes antigubernamentales y transeúntes.

Algunos políticos de la oposición y activistas sospechan que los atacantes hacen parte de una oscura red de pandillas de Hong Kong, señalados de ser los responsables de intimidación política y escaladas de violencia en los últimos años.

Durante las marchas en favor de reformas democráticas del domingo 21 de julio de 2019 se registraron otros incidentes, entre ellos contra la sede de la delegación del Gobierno de China en Hong Kong, que fue objeto de actos vandálicos.

Esta captura de video del 21 de julio de 2019 muestra al excomentarista deportivo de la televisión local, Ryan Lau Chun Kong, sangrando, en medio del ataque a la estación de tren en Hong Kong.
Esta captura de video del 21 de julio de 2019 muestra al excomentarista deportivo de la televisión local, Ryan Lau Chun Kong, sangrando, en medio del ataque a la estación de tren en Hong Kong. Cortesía Now TV / AFP

Al respecto, la oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao del Consejo de Estado del Gobierno de China señaló que "algunos manifestantes radicales lanzaron bombas de pintura negra al emblema nacional colgado del edificio" y "pintaron con espray insultos en los muros exteriores", según un texto difundido por la agencia estatal Xinhua.

Por su parte, el vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores chino, Geng Shuang, advirtió que "el comportamiento de algunos manifestantes radicales probó los límites de 'un país, dos sistemas' y no lo podemos tolerar. Apoyamos firmemente al Gobierno de la Región Administrativa Especial (SAR) en la adopción de todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de las agencias centrales establecidas".

Los oficiales de policía montan guardia frente a las Oficinas del Gobierno Central, que fueron objetos de actos vandálicos el 21 de julio de 2019.
Los oficiales de policía montan guardia frente a las Oficinas del Gobierno Central, que fueron objetos de actos vandálicos el 21 de julio de 2019. Edgar Su / Reuters

La del domingo fue una jornada más de las manifestaciones que comenzaron hace siete semanas en Hong Kong contra una controvertida propuesta de ley de extradición que, según abogados y activistas defensores de los derechos humanos, podría traducirse en un acceso del gobierno de Beijing a "fugitivos" refugiados en suelo hongkonés.

Para sus detractores, se trata de una ley que intimidará y penalizará a críticos y disidentes del Gobierno chino, mientras que sus defensores aseguran que busca llenar un vacío legal, ya que no existen fórmulas legales de extradición entre Taiwán, Hong Kong y China continental.

A pesar de que el Gobierno decidió archivar la iniciativa, los manifestantes insatisfechos exigieron no solo eliminarla definitivamente, sino que la jefa del Ejecutivo, Carrie Lam, renuncie, y que se inicie una investigación independiente por el uso excesivo de la fuerza policial.

Las multitudinarias jornadas de manifestaciones han provocado la crisis gubernamental más grave desde que Gran Bretaña devolvió el centro financiero asiático al gobierno chino en 1997.

Carrie Lam insiste en quedarse en el cargo y condena actos violentos

La líder de Gobierno apoyada en Beijing, Carrie Lam, condenó el comportamiento violento y dijo que la policía investigaría a fondo los disturbios en la estación de metro.

"La violencia solo engendrará más violencia", aseguró este lunes 22 de julio en rueda de prensa.

"El Gobierno debe condenar enérgicamente a algunos de los manifestantes radicales. Rodearon y atacaron maliciosamente a la oficina central de enlace (de China), desfiguraron el emblema nacional y desafiaron abiertamente nuestra soberanía nacional", agregó Lam, sin dar muestra alguna de querer ceder a las peticiones de los manifestantes.

La policía dijo en un comunicado que los manifestantes lanzaron ladrillos, granadas de humo y bombas de gasolina durante los disturbios.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.