Saltar al contenido principal

Corea del sur lanzó cientos de disparos de advertencia contra un avión de Rusia

Un bombardero ruso TU-95 vuela sobre el Mar de la China Oriental en esta foto tomada por la Fuerza de Autodefensa Aérea de Japón y publicada por la Oficina del Estado Mayor Conjunto del Ministerio de Defensa de Japón el 23 de julio de 2019
Un bombardero ruso TU-95 vuela sobre el Mar de la China Oriental en esta foto tomada por la Fuerza de Autodefensa Aérea de Japón y publicada por la Oficina del Estado Mayor Conjunto del Ministerio de Defensa de Japón el 23 de julio de 2019 Oficina del Personal Conjunto del Ministerio de Defensa de Japón / Reuters

Una misión de patrullaje de aviones rusos y chinos sobre una isla disputada entre Corea del Sur y Japón terminó en una escalada de tensiones diplomáticas.

Anuncios

Una pequeña isla deshabitada sobre el mar de Japón fue el escenario de un caótico incidente militar que pudo haber terminado en algo más grave.

En la madrugada, aviones militares rusos en conjunto con aviones chinos sobrevolaron una zona que consideran neutral, pero que Corea del Sur llama Zona de Identificación de Defensa Aérea. Uno de las aeronaves rusas, un avión de guerra A-50, habría ido más allá y violado en dos ocasiones el espacio aéreo de Seúl.

El ministro de Exteriores de Corea del Sur confirmó que las fuerzas armadas de su país dispararon rondas de advertencia al jet ruso. “Esta mañana, tres aeronaves militares rusas y dos chinas entraron a kadiz (Zona de identificación aérea coreana). Un avión ruso violó el espacio de Corea del Sur sobre Dokdo... Y nuestros militares respondieron”.

En efecto, los surcoreanos contestaron con el envío de jets F-15 Y F-16 que en primera instancia lanzaron advertencias con bengalas. Según fuentes militares consultadas por la agencia AFP, dispararon 80 veces y 280 en una segunda señal de aviso.

En un comunicado el ministerio de defensa ruso negó los hechos: “los aviones actuaron en estricta concordancia con las normas del derecho internacional” Y agregaron que la misión  se llevó a cabo  en el marco del plan ruso-chino de “cooperación militar para 2019” y que no apunta “a terceros países”.

Lo cierto es que el incidente se torna más caótico por el escenario. Los hechos ocurrieron sobre el espacio de una isla que tanto Corea como Japón claman como suya, la isla de Dokdo, para los coreanos, o Takheshima para los japoneses.

La isla sobre el mar de Japón es un enclave rocoso deshabitado, pero rico en petróleo y minerales.

Sobre esa zona Corea del Sur clama un espacio de defensa aérea, que tanto Rusia como China no reconocen. En el comunicado del ministerio de defensa ruso advierten: “Semejantes zonas no están contempladas por las normas internacionales y no son reconocidas por Rusia, de lo que se ha informado por diversos canales y en reiteradas ocasiones a la parte surcoreana”.

Japón, por su parte, rechazó tanto el sobrevuelo ruso-chino sobre la isla como la respuesta militar de Seúl. Yoshihide Suga, secretario general de gabinete dijo en rueda de prensa: “a la luz de Japón y su soberanía sobre Takheshima, encontramos lamentable que los aviones militares de Corea del Sur realicen disparos de aviso. Es totalmente inaceptable.”

El Ministro de Asuntos Políticos de Corea del Sur protestó ante Moscú por “el ingreso de aviones militares rusos a la zona de identificación de defensa aérea de Corea, una violación a nuestro espacio aéreo y los urgimos a que no se repita.”

Es la segunda situación tensa en Asía que involucra aviones rusos en menos de dos meses. El pasado 8 de junio jets estadounidenses pasaron a menos de 50 pies de sus homólogos rusos.

Los hechos se dan en el marco de los anuncios de Moscú de que sus relaciones con Beijing están pasando el mejor momento, en medio de alianzas de cooperación militar y económica.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.