Saltar al contenido principal

Boris Johnson da su primer discurso ante el Parlamento con cascada de anuncios sobre el Brexit

Captura de video que muestra al nuevo primer ministro británico, Boris Johnson, haciendo una declaración en la Cámara de los Comunes en Londres, el 25 de julio de 2019.
Captura de video que muestra al nuevo primer ministro británico, Boris Johnson, haciendo una declaración en la Cámara de los Comunes en Londres, el 25 de julio de 2019. Unidad de Grabación Parlamentaria del Parlamento del Reino Unido / AFP

En su primera comparecencia ante la Cámara de los Comunes, el nuevo primer ministro se comprometió a lograr el Brexit antes del 31 de octubre con o sin acuerdo.

Anuncios

Que el Reino Unido saldrá de la Unión Europea antes del 31 de octubre a como dé lugar, es la promesa que hizo este jueves 25 de julio de 2019 el nuevo primer ministro británico, Boris Johnson, en la Cámara de los Comunes.

En su primera comparecencia ante el Parlamento y luego de sostener una reunión con su recién nombrado gabinete ministerial, el sucesor de Theresa May fijó el Brexit como una "prioridad", inclusive si no se logra un acuerdo.

Sin embargo, en su intervención se mostró dispuesto a entablar un diálogo con los dirigentes de la Unión Europea “como sea y cuando sea”, conversaciones que espera que se celebren "de buena fe" y con espíritu de "amistad".

La Comisión Europea respondió de inmediato, rechazando de tajo una renegociación del acuerdo pactado con Londres.

"Por supuesto, estamos muy contentos de reiterar la posición de la Unión Europea, que sigue sin cambios. Hemos acordado un acuerdo de retirada con el Gobierno del Reino Unido y el pacto que hemos logrado es el mejor posible", declaró la portavoz del Ejecutivo comunitario, Mina Andreeva, durante la rueda de prensa diaria de la institución.

Insistió en que no se reabrirán las conversaciones sobre el acuerdo de retirada, pero que sí es posible modificar la declaración política que acompaña a ese documento y que recoge las líneas generales de la futura relación que Londres y Bruselas desean establecer tras el Brexit.

A pesar de haber abierto las puertas al diálogo (que la Comisión Europea cerró de inmediato), el líder del Partido Conservador reveló que ya dio instrucciones para empezar inmediatamente los preparativos para una retirada del bloque europeo sin pacto, en caso de que fracasen estas negociaciones.

"Preferiría que nos marcháramos de la UE con un acuerdo, quisiera mucho eso, creo que es posible, incluso en esta etapa tardía. Voy a trabajar sin descanso para que eso suceda", insistió Johnson en la última sesión parlamentaria antes del receso de verano.

La cláusula irlandesa: un punto álgido en las negociaciones

Con miras a posibles nuevas negociaciones, el político euroescéptico hizo una advertencia: que el bloque europeo tiene que suprimir la cláusula irlandesa, que considera inaceptable y que ha sido el principal escollo de las conversaciones.

Esa cláusula de seguridad tiene como objetivo evitar una frontera física entre las dos irlandas después del Brexit, manteniendo a la provincia británica de Irlanda del Norte alineada con ciertas normas del mercado único y la unión aduanera, mientras que el resto del Reino Unido quedaría fuera de esos espacios económicos.

"Ciertas cosas necesitan quedar claras. El acuerdo de retirada negociado por mi predecesora (Theresa May) ha sido rechazado tres veces por este cámara. Sus términos son inaceptables para este Parlamento y este país", dijo.

"Ningún país que valore su independencia -agregó- y, ciertamente, se respete a sí mismo, puede acordar un tratado que ceda nuestra independencia económica", agregó.

Un gabinete renovado para darle un aire al Brexit

El primer movimiento del antiguo alcalde de Londres, de 55 años, como primer ministro, fue una remodelación radical de su Gobierno al retirar a la mayoría de los ministros que estuvieron en el de Theresa May y en su lugar colocar a los llamados "brexiteers", partidarios de una pronta salida de la UE.

Al menos 15 miembros del Gobierno de May dimitieron o fueron sustituidos por Johnson, quien venció a Jeremy Hunt -extitular de Exteriores- en las elecciones internas del Partido Conservador para hacerse con el liderazgo de la formación y el cargo de primer ministro.

Como parte de las primeras gestiones de cara al Brexit, Boris Johnson ya habló con los primeros ministros holandés y australiano y tiene previstas nuevas conversaciones con otros líderes europeos próximamente.

Un plan de gastos "moderado"

Si bien la atención del discurso de Boris Johnson se centró en el Brexit, el nuevo primer ministro también habló de sus planes económicos que, según su propuesta de campaña, incluyen compromisos de gasto por más de 30.000 millones de libras (37.000 millones de dólares).

En su discurso de hoy, el líder conservador dijo que sus promesas habían sido modestas "hasta ahora" y que el gasto podría financiarse utilizando el cupo de créditos vigente por hasta 27.000 millones de libras, que no rompe el límite de déficit presupuestario del 2% del PIB introducido por el exministro de finanzas, Philip Hammond.

Hammond dijo repetidamente que, si Gran Bretaña deja a la Unión Europea sin un acuerdo, ese dinero se usará para amortiguar el impacto.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.