Saltar al contenido principal

Franky Zapata no pudo cruzar La Mancha en su flyboard

Franky Zapata, campeón mundial de jetski, a bordo de su flyboard, el 14 de julio de 2019.
Franky Zapata, campeón mundial de jetski, a bordo de su flyboard, el 14 de julio de 2019. Boris Horvat / AFP

El campeón mundial de jet-ski, el marsellés Franky Zapata, no pudo lograr la hazaña de atravesar La Mancha a bordo de su flyboard, un invento suyo y un desafío para el que se venía preparando desde hace mucho tiempo.

Anuncios

Seguido por cientos de admiradores, quienes querían presenciar esta proeza de la tecnología y de la aviación, Franky Zapata despegó por la mañana de este 25 de julio de la playa francesa de Sangette con el objetivo de llegar a Douvres en el Reino Unido.

Zapata iba a una velocidad de 140 km por hora y volaba a unos 20 metros por encima del mar. Para lograr esta hazaña de 35 km., el también campeón de Europa debía hacer una pequeña parada a mitad de camino para abastecerse de combustible.

Todo iba bien hasta que Zapata se acercó al barco para echarle kerosene a su flyboard que solo tiene autonomía para 10 minutos. Al parecer, en ese momento ocurrió un problema: Zapata perdió el equilibrio y cayó a aguas inglesas. Inmediatamente, los buzos del barco se lanzaron para rescatarlo.

Según AFP, Franky Zapata estaba consciente cuando fue rescatado y solo conversó con su esposa para decir que se encontraba bien de salud.

Franky Zapata, el hombre volador

Zapata recobró popularidad después de suexhibición el 14 de julio pasado, en el desfile tradicional por la Fiesta Nacional de Francia. Allí, el campeón mundial de jet-ski deslumbró a grandes y pequeños cuando apareció de pie, volando a bordo de su flyboard, haciendo gala de los avances tecnológicos de Francia.

Lastimosamente, Zapata no pudo realizar la misma proeza que los superhéroes del universo de Marvel en los que se inspiró para crear este skate volador o flyboard, como lo dijo en una entrevista exclusiva en RFI.

"Hice toda mi carrera como piloto de jet-ski y trabajé para distintas marcas, como Bombardier, Yamaha o Kawasaki y tenía ganas de crear un producto. Había lanzado mi marca de jet-ski en 2008 y el concepto empezaba a agotarse porque era un nicho dentro de otro nicho de mercado. Y un día descubrí que la propulsión del jet-ski podía levantar a un humano y me inspiré de mi pasión por todas las películas de superhéroes y las historietas para acercarme lo más posible de Iron-Man, de quien era fan. Así que creé el Flyboard acuático y después tuve ganas de sacarle la manguera", dijo a RFI.

El éxito de Zapata fue tal que lo contactó el ejército francés para incorporar su flyboard como parte de sus novedades tecnológicas.

Gracias a ese acercamiento se creó el Easyfly, "un híbrido entre el Flyboard Air y un Segway, que no requiere un calzado especial, cuyo combustible es llevado por la máquina y no por el piloto y, en cuanto a su utilización, servirá para abordar barcos o para desplazamientos cortos (aunque hoy logremos volar 20 kilómetros)".

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.