Saltar al contenido principal

Guatemala cede a la presión de EE. UU. y firma un acuerdo para convertirse en "tercer país seguro"

Migrantes guatemaltecos embarcan con su hijo en una balsa para cruzar hacia Ciudad Hidalgo, México. Guatemala, el 17 de julio de 2019.
Migrantes guatemaltecos embarcan con su hijo en una balsa para cruzar hacia Ciudad Hidalgo, México. Guatemala, el 17 de julio de 2019. Jose Torres / Reuters

Según la Casa Blanca, Guatemala se habría comprometido a convertirse en "tercer país seguro" para frenar la migración de centroamericanos hacia Estados Unidos. La medida tendrá que ser aprobada por el Congreso guatemalteco.

Anuncios

La presión de Donald Trump sobre sus vecinos centroamericanos va dando uno a uno sus frutos. Primero fue México y ahora Guatemala el que cede a las amenazas de Washington y acepta un pacto con Estados Unidos para contener la migración irregular de centroamericanos hacia el norte.

Este 26 de julio el presidente Donald Trump afirmó que con el acuerdo, Guatemala había aceptado convertirse en "tercer país seguro", aunque el Ejecutivo guatemalteco prefirió no utilizar ese término. La aprobación de dicho estatus para el país centroamericano debe contar antes con el visto bueno del Congreso de ese país.

Con el estatus de "tercer país seguro", los migrantes que lleguen al país centroamericano camino a Estados Unidos y quieran solicitar asilo en ese país, deberán primero pedirlo en Guatemala, lo que reducirá considerablemente las solicitudes en territorio estadounidense. De hacerse realidad esta medida, sería una clara victoria para Trump, quien prometió reducir la migración irregular en EE. UU. y utiliza un discurso antiinmigrante de cara a los comicios de 2020, en los que aspira ser reelegido.

Migrantes pasan por delante de la Guardia Nacional de México, quienes los vigilan en las orillas del río Suchiate, en la frontera con El Carmen, Guatemala, el 16 de julio de 2019.
Migrantes pasan por delante de la Guardia Nacional de México, quienes los vigilan en las orillas del río Suchiate, en la frontera con El Carmen, Guatemala, el 16 de julio de 2019. Jose Torres / Reuters

Donald Trump: "Están haciendo lo que les pedimos que hagan"

El Gobierno del presidente Trump venía presionando en los últimos días a las autoridades guatemaltecas para que firmaran el pacto, sin embargo, el Tribunal de Constitucionalidad de Guatemala dictaminó que tal acuerdo no podría firmarse sin la aprobación previa del Congreso del país, que se encuentra en un receso de verano.

Tras la negativa del tribunal, Trump amenazó a Guatemala el pasado el 24 de julio con una batería de "vetos, aranceles e impuestos a las remesas" si el país no daba pasos firmes para frenar el flujo de migrantes centroamericanos. Ese mismo día, el Gobierno del presidente Guatemalteco, Jimmy Morales, se manifestó en contra del tribunal por considerar que estaba poniendo "en riesgo" al país.

Una vez dado a conocer el acuerdo, el presidente estadounidense aseguró que "están haciendo lo que les pedimos que hagan". Además, dijo que el presidente guatemalteco es un "tipo tremendo" y que hay "otros grandes países que también firmarán". Por su parte, Morales aseguró en su cuenta de Facebook que el acuerdo había evitado "drásticas sanciones" a la economía de su país.

Por el momento, no queda claro cuándo entrará en vigor el acuerdo, puesto que la negativa de la Corte Constitucional sigue rigiendo sobre el pacto.

Informe desde Washington: Guatemala acepta ser el "tercer país seguro"

Para que Guatemala se convierta en “tercer país seguro” debe garantizar derechos básicos a los migrantes

El estatus de “tercer país seguro” surgió en 1951 durante la Convención de Ginebra con el Estatuto de los Refugiados, que establece que cuando una persona abandona su país para solicitar asilo en otro, este segundo Estado puede negarse a recibirlo y remitirlo a un tercer país que considere que puede darle las mismas atenciones.

Es por ello que para que Guatemala se convierta en “tercer país seguro” no basta solo con la voluntad del Estado en querer hacerlo, pues antes tendría que demostrar que puede asegurar que aquellos que pidan asilo en su país, tendrán derecho a vivienda, seguridad social, servicios médicos, empleo y educación, entre otros.

Migrantes guatemaltecos a su llegada de Estados Unidos a Guatemala, el 16 de julio de 2019.
Migrantes guatemaltecos a su llegada de Estados Unidos a Guatemala, el 16 de julio de 2019. Luis Echeverria / Reuters

La decisión de Guatemala de convertirse en “tercer país seguro” es, cuanto menos, compleja. La corrupción, la pobreza y la desigualdad que padece la nación centroamericana ha causado un éxodo de miles de personas en los últimos años que, con frecuencia, escogen Estados Unidos como el lugar para iniciar sus nuevas vidas.

Con EFE, Reuters y AP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.