Saltar al contenido principal

Miles de personas desafían las restricciones policivas con una multitudinaria protesta en Hong Kong

Manifestantes reaccionan a los gases lacrimógenos lanzados por la Policia durante una protesta en Hong Kong el 27 de julio de 2019.
Manifestantes reaccionan a los gases lacrimógenos lanzados por la Policia durante una protesta en Hong Kong el 27 de julio de 2019. Tyrone Siu / Reuters

Pese a las restricciones anunciadas por la Policía ante la convocatoria de manifestaciones, miles de ciudadanos desafían a las autoridades de Hong Kong con una multitudinaria protesta.

Anuncios

En Hong Kong nada logra detener a los manifestantes. Pese a las prohibiciones que habían sido anunciadas por la Policía tras el registro de 45 heridos en el distritito de Yuen Long durante otra protesta, las autoridades dejaron claro que no permitirían más movilizaciones. Sin embargo, miles salieron a las calles.

En un comunicado oficial emitido por la Policía hongkonesa después de varios minutos de reportado el inicio de la protesta, la institución solicitó la detención inmediata de la iniciativa al alegar que usarían gases lacrimógenos para dispersar la congregación, debido a que muchos estaban armados con escudos artesanales y barras de hierro con las que intentaban destruir las barreras de contención.

Pero detrás de esta expresión todo tiene un fin: rechazar la actuación de agentes de policía ante las presuntas negligencias que habrían cometido contra varios hombres durante un ataque contra un grupo de manifestantes en una estación de metro.

Lo que comenzó con una jornada marcada por las arengas, rápidamente se transformó en un enfrentamiento entre manifestantes y buen número de los más de 3.000 agentes de seguridad que fueron desplegados a lo largo del tramo de 1.6 kilómetros en los que se extendieron las enormes filas de participantes.

Manifestantes reaccionan cuando la policía antidisturbios dispara gases lacrimógenos durante una protesta en Hong Kong el 27 de julio de 2019.
Manifestantes reaccionan cuando la policía antidisturbios dispara gases lacrimógenos durante una protesta en Hong Kong el 27 de julio de 2019. Tyrone Siu / Reuters

El eco del rechazo a la controvertida propuesta de ley de extradición volvió a escucharse en las estaciones del metro en las que lograron colarse varios manifestantes pese a los cercos de seguridad que fueron dispuestos en esta excolonia británica.

En esta oportunidad, las grandes ausentes fueron las pancartas que reinaron en las  movilizaciones anteriores, las cuales fueron reemplazadas por paraguas para evitar el impacto de los gases.

De acuerdo con lo declarado por Tam, una habitante de Yuen Long a la agencia internacional de noticias EFE, en los hechos ocurridos la semana pasada varios manifestantes agredieron sin razón a varios transeúntes, lo que llenó de miedo a la comunidad.

El comercio de la zona también se vio afectado por la protesta ante la necesidad de cerrar sus puertas para evitar el ingreso de personal no autorizado, así como posibles destrozos.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.