Saltar al contenido principal

Paraguay: se cae el pacto energético de Itaipú y dimiten cuatro funcionarios del Gobierno

El canciller de Paraguay, Luis Alberto Castiglioni, durante una alocución desde Asunción, Paraguay. 28 de julio de 2019.
El canciller de Paraguay, Luis Alberto Castiglioni, durante una alocución desde Asunción, Paraguay. 28 de julio de 2019. Jorge Adorno / Reuters

Un acuerdo entre Paraguay y Brasil provocó la primera crisis del Gobierno de Mario Abdo Benítez. Se trata de un acta firmada entre ambos países para la venta de energía a través de la hidroeléctrica de Itaipú, empresa compartida por ambas naciones.

Anuncios

La oposición paraguaya y la ciudadanía se encargaron de presionar, luego de que se filtrara la semana pasada el pacto de compra venta de energía entre Paraguay y Brasil.

La firma del acuerdo se realizó el pasado 24 de mayo y convenía un cronograma de compra de energía a la Hidroeléctrica de Itaipú para los próximos cuatro años, por parte de Brasil. Pero, para los críticos, fue algo que se hizo en secreto y, además, consideran que es una cesión de la soberanía de Paraguay, al permitir la venta de energía a Brasil en silencio.

A raíz de la filtración, el Senado paraguayo aprobó la propuesta de rechazar el acta de compra de energía de Paraguay. A esto se suma la dimisión del canciller, Luis Alberto Castiglioni, el presidente de la Administración Nacional de Energía (ANDE), Alcides Jiménez, el embajador de Paraguay en Brasil, Hugo Saguier y el director del lado paraguayo de la hidroeléctrica, José Alberto Alderete.

El Gobierno de Benítez sufre su primera crisis

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, aceptó las renuncias de los cuatro funcionarios que pagaron las consecuencias del pacto energético que se había firmado en mayo entre Brasil y Paraguay.

Según algunos medios de comunicación locales, el embajador de Paraguay en Brasil, Hugo Saguier, fue el único que presentó su carta de renuncia, mientras que los otros tres pusieron sus cargos a disposición del jefe de Estado.

Las dimisiones llegaron luego de que la oposición paraguaya se alzara contra el Gobierno, pues, la opinión pública supo del contrato energético dos meses después de su firma, y tras la renuncia del entonces presidente de la ANDE, Pedro Ferreira, que fue sustituido por Alcides Jiménez.

Además, la izquierda del Frente Guasu denunció el proceso por su “secretismo” y lo calificaron de perjudicial a los intereses de Paraguay. El partido planteó además un juicio político con miras a la destitución del presidente, por dejar hacer un acuerdo a espaldas de la clase política y la ciudadanía.

La oposición paraguaya tachó el pacto como una cesión de la soberanía energética

En el acta bilateral para la contratación de energía de Paraguay, los brasileños le exigieron a su vecino, -con el que comparten la represa hidroeléctrica de Itaipú en su frontera sobre el río Paraná-, la presentación de un cronograma de compra de energía hasta el año 2022.

Según la agencia de noticias EFE, “la aceptación de esos requisitos fue interpretada por la oposición paraguaya como una cesión de soberanía energética del Gobierno de Abdo Benítez”.

En su cuenta de Twitter, el canciller paraguayo, Luis Alberto Castiglioni, escribió que todo el proceso de acuerdo con Brasil sobre la contratación anual de energía a la hidroeléctrica de Itaipú fue “transparente y para beneficio del país”.

Con EFE y medios locales

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.