Saltar al contenido principal

China y EE.UU. retoman negociaciones comerciales con Trump cargando contra Beijing

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se reúne con el presidente chino, Xi Jinping, durante el encuentro bilateral de líderes del G20 en Osaka el pasado 29 de junio.
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se reúne con el presidente chino, Xi Jinping, durante el encuentro bilateral de líderes del G20 en Osaka el pasado 29 de junio. Kevin Lamarque / Reuters

El presidente estadounidense aseguró, en plenas negociaciones con el país asiático, que los chinos "nunca cumplen lo acordado" y advirtió que si es reelegido en 2020 adoptará una posición más dura con el gigante asiático.

Anuncios

Donald Trump atacó a China de nuevo en medio de las negociaciones que mantienen los representantes económicos de Estados Unidos con sus homólogos chinos en Shanghái para intentar llegar a un acuerdo que ponga fin a la guerra arancelaria entre las dos mayores potencias económicas del mundo, que está a punto de cumplir dos años.

El polémico líder estadounidense acusó este 30 de julio a China de "incumplir" su promesa de comprar productos agrícolas de Estados Unidos y alardeó que la economía de su país ha crecido mucho más que la del Estado asiático, "que atraviesa su peor año de los últimos 27".

Las relaciones entre China y Donald Trump fueron muy difíciles desde prácticamente el comienzo de su legislatura. Trump comenzó una guerra comercial con el que es el mayor rival económico de Estados Unidos hace casi dos años a través de una política de aranceles muy severa que hizo temer a la economía global que el proteccionismo volviese después de décadas de un libre comercio generalizado en la mayoría del planeta.

En enero de 2019, el Ejecutivo norteamericano interpuso una demanda contra el gigante tecnológico chino Huawei por supuestamente robar la propiedad intelectual de T-Mobile.

También se dijo que la empresa "conspiró para cometer fraude bancario y electrónico", algo que hizo que el 15 de mayo todas las empresas que tenían negocios con los productos de Huawei se viesen obligadas a terminar tratos con ellos y que Google finalizase sus relaciones con la compañía asiática.

Además, el Gobierno de Estados Unidos aumentó el 10 de mayo de forma efectiva los aranceles a los productos chinos de un 10 a un 25 por ciento, algo que hizo que el final de las hostilidades entre Beijing y Washington pareciera imposible.

Sin embargo, de forma sorpresiva la situación parecía cambiar tras la reunión que mantuvieron el líder chino, Xi Jinping, y Donald Trump durante la cumbre del G-20 celebrada el 29 de junio. Aunque no se retiró el veto a Huawei, se permitió que las empresas comerciaran con la compañía y se abrieron nuevos cauces de negociación para resolver las controversias comerciales. Un respiro para ambos mercados.

Trump ha alardeado de su política con China en Twitter diciendo que "China está esperando hasta después de las elecciones para cerrar un trato, en especial si ganan los demócratas, para así obtener un mejor acuerdo". Pero reitera que, si se llega a un acuerdo con China o no, depende de él, "no de ellos".

Pánico en los mercados europeos por los comentarios de Trump

Tras los comentarios de Donald Trump en Twitter los mercados bursátiles europeos sufrieron una gran caída ante la posibilidad de que la pequeña esperanza en que hubiera un acuerdo y se redujeran las tensiones, desaparezca.

La actitud de Trump no es el mejor elemento para unas negociaciones complejas, pero el presidente sigue convencido de que o "se hace un gran negocio favorable a Estados Unidos o no se hará ninguno".

El conflicto entre China y Estados Unidos ha sido el más negativo para el mercado en los últimos años, muy especialmente para el europeo, que se basa en el libre comercio.

Con EFE, AP y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.