Saltar al contenido principal

Afganistán: al menos 35 muertos en explosión de un autobús que pisó una mina

Un hombre recibe asistencia médica después de que el autobús donde viajaba explosionase tras activar una mina instalada en la carretera.
Un hombre recibe asistencia médica después de que el autobús donde viajaba explosionase tras activar una mina instalada en la carretera. Jalil Ahmad / Reuters

Las autoridades acusan a los talibanes de colocar la mina que ha provocado la explosión y ha matado sobre todo a mujeres y niños, pero estos niegan su autoría.

Anuncios

La explosión de una mina en una carretera ha provocado la muerte de 35 personas y ha herido a otras 27 en un autobús que circulaba en la provincia de Farah, en la frontera de Afganistán con Irán. De momento nadie se ha atribuido la autoría, pero el Ejecutivo afgano asegura que la mina es de reciente colocación y que con toda probabilidad los talibanes son los causantes de la masacre.

"La bomba fue colocada recientemente por los insurgentes talibanes para atacar a las fuerzas de seguridad afganas y extranjeras", aseguró Mohibullah Mohib, portavoz de la policía provincial de Farah. La explosión se ha producido en una de las carreteras más importantes del país que une a las capitales de las provincias de Herat y Kandahar.

La seguridad se ha deteriorado mucho en Afganistán durante el último año ya que los combatientes talibanes y del Estado Islámico lanzan ataques casi a diario contra las fuerzas militares nacionales y extranjeras. Aunque un representante talibán, Mohibullah Mohib, reiteró que "la explosión no fue realizada por los talibanes y se investigará el incidente".

Un alto funcionario de Kabul confirmó que los informes iniciales sugerían que se utilizó una bomba con placa de presión que previsiblemente activó el autobús al pasar. "Los grupos antigubernamentales los utilizan para atacar convoyes o controlar el movimiento de la población. Son indiscriminados y actualmente infligen cientos de víctimas civiles", aseveró el empleado público.

El ataque se produjo un día después de que la misión de la ONU en Afganistán publicara un informe que decía que la mayoría de las muertes de civiles en la primera mitad del año fueron causadas por las fuerzas afganas y sus aliados internacionales. Aparentemente, el informe se refería a civiles asesinados durante operaciones militares afganas y estadounidenses contra insurgentes.

El informe de la ONU dijo que 403 civiles fueron asesinados por las fuerzas afganas en los primeros seis meses del año y otros 314 por las fuerzas internacionales, lo que hace un total de 717. Cifra superior a los 531 asesinados por los talibanes y la filial del Estado Islámico en la zona.

Negociaciones rodeadas de violencia

Los talibanes han mantenido un ritmo constante de ataques, incluso cuando se han mantenido varias rondas de conversaciones de paz con los Estados Unidos destinadas a poner fin a una guerra que dura ya casi 18 años. Los talibanes controlan hoy el mayor volumen de territorio desde su expulsión del Gobierno en 2001.

Precisamente, la explosión se produjo antes de la reanudación de las conversaciones de paz entre los funcionarios estadounidenses y los representantes talibanes, que esperaban llegar a un acuerdo para la retirada de las fuerzas extranjeras a cambio de garantías de seguridad por parte de los grupos insurgentes.

Con Reuters y AFP.

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.