Saltar al contenido principal

Johnson promete un Brexit sin una frontera dura en Irlanda del Norte

El primer ministro británico, Boris Johnson, durante un discurso sobre prioridades nacionales en el Museo de Ciencia e Industria de Manchester, Reino Unido, el 27 de julio de 2019.
El primer ministro británico, Boris Johnson, durante un discurso sobre prioridades nacionales en el Museo de Ciencia e Industria de Manchester, Reino Unido, el 27 de julio de 2019. Lorne Campbell / Reuters

Johnson promete un Brexit a todo costo sin imponer una frontera entre las Irlandas. En Belfast los unionistas del DUP presionan para "suprimir" la salvaguarda irlandesa mientras los nacionalistas alertan de las consecuencias de un Brexit sin acuerdo.

Anuncios

Este 31 de julio Johnson concluyó en Irlanda del Norte su primer viaje protocolario a las cuatro naciones que componen el Reino Unido como primer ministro del país. En ese territorio, clave en el bloqueo del Brexit, Johnson reafirmó ante los principales partidos políticos norirlandeses que está decidido a sacar a su país de la Unión Europea así tenga que salirse del bloque sin un acuerdo.

El nuevo mandatario también aseguró que un Brexit duro no provocará el restablecimiento de una frontera física entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte.

Pero el reto es enorme. Ya Theresa May intentó en reiteradas ocasiones conseguir una garantía para que las dos Irlandas no quedarán divididas tras el Brexit, pero sus intentos fueron en vano, pues la opción ofrecida por el bloque europeo fue el llamado 'backstop' o salvaguarda irlandesa, rechazado varias veces en el Parlamento británico.

Esta salvaguarda es un mecanismo de seguridad que prevé mantener a Irlanda del Norte alineada con ciertas normas del mercado único y la unión aduanera, mientras que el resto del Reino Unido quedaría fuera de esos espacios económicos.

Debido a que la situación podría prolongarse indefinidamente mientras Londres y Bruselas negocian su futura relación comercial, el Partido Democrático Unionista de Irlanda del Norte (DUP), cuyos diez diputados en Westminster permiten a Johnson gobernar en minoría, rechazan drásticamente esa opción por temer que la región quede aislada del resto del Reino Unido.

La frontera irlandesa, un obstáculo para la armonía del Brexit

El futuro de la frontera irlandesa enfrenta a los políticos norirlandeses

La respuesta que obtuvo Johnson de los líderes norirlandeses fue variada, un reflejo de la división política que reina en ese territorio desde que en 2017 el Parlamento local quedó inactivo por disputas y desconfianzas entre el Sinn Féin -antiguo brazo político del inactivo IRA- y el DUP, las dos fuerzas que conformaban el Ejecutivo.

Por un lado la líder del DUP, Arlene Foster, aseguró que la salvaguarda debe ser suprimida: "Está claro que el 'backstop' ha causado todos los problemas en el acuerdo de salida y, en consecuencia, debe centrar las negociaciones para solucionarlo", dijo Foster. Sin embargo, la Unión Europea ha dicho ya en múltiples ocasiones que el actual acuerdo de salida es intocable y por lo tanto también lo es el 'Backstop'.

La gente sostiene pancartas contra el primer ministro británico Boris Johnson en una visita a  Edimburgo, Escocia, el 29 de julio de 2019.
La gente sostiene pancartas contra el primer ministro británico Boris Johnson en una visita a Edimburgo, Escocia, el 29 de julio de 2019. Russell Cheyne / Reuters

Del lado opuesto del barco, se mostró una vez más la presidenta del nacionalista Sinn Féin, Mary Lou McDonald, quien opinó que el primer ministro deberá convocar un referendo sobre la reunificación de las dos Irlandas en caso de que el Brexit finalmente se lleve a cabo sin un acuerdo: "Su curso de acción parece que está encaminado hacia un Brexit desordenado y salvaje. Le hemos dicho que eso sería catastrófico para la economía irlandesa, para nuestros medios de vida, para nuestra sociedad, nuestra política y nuestros acuerdos de paz".

¿Porqué la frontera irlandesa ha sido el principal impedimento del Brexit?

La isla de Irlanda está dividida entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda. La primera es una de las cuatro naciones que constituyen el Reino Unido, conformado, además, por Inglaterra, Gales y Escocia y por lo tanto, después del Brexit ese territorio quedará, como el resto del Reino Unido, por fuera del bloque comunitario.

Frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda.
Frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda. France 24

La creación de una frontera física entre Irlanda del Norte e Irlanda podría reavivar el conflicto de Irlanda del Norte, un enfrentamiento entre protestantes unionistas, que defendían la anexión de Irlanda del Norte a Reino Unido y católicos nacionalistas, que abogaban por la unificación con Irlanda. Este conflicto duró cuatro décadas y dejó un saldo de unas 3.500 víctimas mortales.

Tras décadas de atentados y masacres perpetrados por los dos bandos, finalmente en 1998 se firmó el Acuerdo del Viernes Santo, con el que se aseguraba la creación de un gobierno con participación política tanto de católicos como de protestantes de dio tregua a años de conflicto y permitió la reconstrucción de una sociedad profundamente dividida.

La creación de una frontera entre las Irlandas pone en riesgo décadas de paz y son muchos los que temen que la frontera vuelva a convertirse en diana de ataques terroristas, algo que tanto Londres como Bruselas tratan de evitar.

Con EFE y Reuters

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.