Saltar al contenido principal

Donald Trump impone nuevos aranceles del 10% a los productos chinos

Contenedores en un puerto en Qingdao, provincia de Shandong, China, el 11 de julio de 2019.
Contenedores en un puerto en Qingdao, provincia de Shandong, China, el 11 de julio de 2019. Reuters

La medida aplicará sobre importaciones chinas valoradas en 300.000 millones de dólares y comenzará a regir a partir del 1 de septiembre. El presidente de EE. UU., Donald Trump, aclaró, sin embargo, que las conversaciones con Beijing continúan.

Anuncios

La guerra comercial entre Washington y Beijing no cesa. Pese a que ambos Gobiernos se encuentran en conversaciones, la Administración de Donald Trump aplica nuevos impuestos a los productos chinos comercializados en suelo estadounidense.

La razón que entregó el líder de la Casa Blanca es que China se había comprometido a comprar productos agrícolas de Estados Unidos "en grandes cantidades, pero no lo hizo".

"Las negociaciones comerciales continúan, y durante las conversaciones Estados Unidos comenzará, el 1 de septiembre, imponiendo un pequeño arancel adicional del 10 % sobre los 300.000 millones de dólares restantes de bienes y productos procedentes de China a nuestro país. Esto no incluye los 250.000 millones de dólares (en importaciones chinas) que ya tienen aranceles del 25 % ", escribió el mandatario estadounidense en su cuenta de Twitter.

El anuncio de Trump se produjo después de que concluyera la más reciente ronda de conversaciones entre los dos Gobiernos, llevada a cabo en Shangai, lo que sería una clara señal de que no hay avances concretos.

¿Por qué comenzó la guerra comercial entre EE. UU. y China?

Según Trump, la tensión comercial entre su país y China se debe a que este país exporta a Estados Unidos 419.000 millones de dólares más de lo que importa de este territorio.

Desde su campaña electoral, Trump prometió acabar con lo que considera que son prácticas injustas del gigante asiático, que se ha "aprovechado" de su país.

Archivo-cultivo agrícola en la ciudad valle central de Tulare, California,Estados Unidos, el 8 de septiembre de 2018.
Archivo-cultivo agrícola en la ciudad valle central de Tulare, California,Estados Unidos, el 8 de septiembre de 2018. MARK RALSTON / AFP

En junio de 2018 se activaron los primeros aranceles que afectaron a productos chinos valorados en 50.000 millones de dólares.

En mayo de 2019, el mandatario estadounidense ordenó aumentar los impuestos del 10% al 25% para importaciones chinas avaluadas en 200.000 millones de dólares. China respondió con tasas aduaneras a productos de Estados Unidos valoradas en 60.000 millones de dólares.

A principios de junio de 2019, cuando Trump volvió a amenazar con nuevos aranceles, Geng Shuang, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores del Gobierno de Xi Jinping, dijo que "China no quiere librar una guerra comercial, pero no nos asusta librar una guerra comercial".

Este 1 de agosto, Trump dijo que su Gobierno sigue dispuesto al diálogo con China, pero no sin antes aplicar una de sus ya conocidas estrategias: presionar a su oponente mediante la vía económica, mientras al mismo tiempo mantiene abierta la negociación. De hecho, Trump agregó que podría seguir aplicando aranceles a Beijing hasta que un acuerdo con Washington sea alcanzado.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.