Saltar al contenido principal
Elecciones - EE. UU.

EE. UU.: candidatos liberales critican la moderación de Joe Biden en el segundo debate demócrata

El candidato demócrata y exvicepresidente Joe Biden responde a su oponente y senadora demócrata Kamala Harris en el debate para las primarias del partido el 31 de julio de 2019 en Detroit, Estados Unidos.
El candidato demócrata y exvicepresidente Joe Biden responde a su oponente y senadora demócrata Kamala Harris en el debate para las primarias del partido el 31 de julio de 2019 en Detroit, Estados Unidos. Lucas Jackson / Reuters
5 min

Diez candidatos a liderar la carrera demócrata a la Casa Blanca en 2020 se enfrentaron este miércoles 31 de julio en un debate presidencial marcado por los ataques contra el exvicepresidente Joe Biden.

Anuncios

El foco estuvo sobre el exvicepresidente de Estados Unidos Joe Biden, en la tarima del Teatro Fox de Detroit, donde transcurrió el segundo debate para las primarias demócratas. Biden, quien lidera las encuestas y superaría holgadamente a los competidores de su propio partido para encabezar el Partido Demócrata en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, tuvo que defender su programa moderado frente a los ataques de los demás candidatos.

Precisamente, muchos esperaban que el debate fuera una prueba de fuego para Biden, quien no había logrado ganar debates anteriores. La principal carta del exvicepresidente esta vez fue su experiencia en el cargo y su cercanía con el expresidente Barack Obama.

"La cuestión en este debate era ver si el vicepresidente podría resistir los golpes, si golpearía de vuelta, si puede ser fuerte, si puede combatir a Donald Trump", aseguró Symone Sanders, una de las consejeras de la campaña de Biden, después del encuentro.

El exvicepresidente también aprovechó para cargar contra Trump: "Compartí mi valiente visión de futuro para el país. Todos sabemos quién es Donald Trump. Mostrémosle quiénes somos nosotros".

Los principales opositores del exvicepresidente fueron la senadora Kamala Harris, el senador Cory Booker, el ex secretario de Vivienda, Julián Castro y el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio. En esta ocasión, cuatro candidatos eran afroamericanos o latinos, por lo que el debate también se convirtió en una prueba de la capacidad de Biden de afrontar una realidad estadounidense más diversa y más joven.

La inmigración, un tema clave en el debate demócrata

La inmigración y la discriminación de las minorías raciales fueron uno de los principales temas de discusión, especialmente tras las últimas medidas del presidente estadounidense, Donald Trump, contra la inmigración irregular.

Castro propuso descriminalizar la entrada de inmigantes indocumentados y forzó a Biden a declararse en contra de esta medida, mientras que De Blasio criticó que las deportaciones fueron más altas durante la administración de Obama que durante la de Trump y preguntó al exvicepresidente si había hecho algo para frenarlas.

Ante las respuestas evasivas de Biden, Booker tomó partido: "Usted invoca al presidente Obama más que nadie en esta campaña. No puede hacerlo cuando es conveniente y esquivarlo cuando no es".

El exvicepresidente aprovechó para recordar el papel que jugó durante la administración del primer presidente afroamericano de Estados Unidos: "Es fascinante, todos dicen lo terrible que soy con estos temas. Barack Obama sabía exactamente quién era yo, tenía diez abogados que realizaban una verificación de antecedentes sobre mí, sobre los derechos y libertades civiles, y él me eligió y dijo que era a mejor decisión que había tomado".

Los demócratas, divididos entre la moderación y el progresismo

El segundo debate confirmó la división ideológica que atraviesa el partido demócrata, entre los partidarios de vencer a Trump desde una posición moderada y los que defienden enfrentarlo con políticas transformadoras desde la izquierda.

it
El análisis de Luis Fleischman sobre el debate demócrata: progresistas contra Biden

El programa centrista de Biden, por ahora líder en las encuestas, representa el extremo más conservador dentro de los propios demócratas. Por el contrario, los candidatos Bernie Sanders y Elizabeth Warren, ambos senadores, se han erigido con la bandera de las propuestas más izquierdistas.

A pesar de que las encuestas solían dar a Biden un margen de más de diez puntos sobre sus contendientes, la encuesta de YouGov publicada este 31 de julio solo marcó una ventaja de seis puntos porcentuales de Biden, quien tendría un 26% de los apoyos, sobre Warren, que lograría un 20%.

Warren y Sanders despuntaron en el debate demócrata del 30 de julio, donde fueron atacados por otros candidatos más moderados pero lograron defender sus políticas progresistas. Los dos debates se celebraron para dar voz a los 20 contendientes en la carrera demócrata para la Casa Blanca.

La división ideológica dificulta el avance de los candidatos que buscan un punto medio entre ambos extremos, como Harris, Booker o Pete Buttigieg, alcalde de South Bend, Indiana.

El estratega demócrata Joel Payne, quien trabajó para Hillary Clinton, aseguró que los electores decidirán el rumbo del partido frente a las elecciones de 2020. "Si dudan que los demócratas puedan vencer a Donald Trump con una agenda progresista, entonces Biden mantendrá el liderazgo. Pero si creen que los demócratas necesitan ser valientes y forzar la situación con una agenda nueva y transformadora, se inclinará la balanza hacia el ala de Sanders y Warren".

El próximo debate será el 12 y 13 de septiembre, y las elecciones primarias para decidir el candidato demócrata a la Presidencia de Estados Unidos se celebrarán en febrero de 2020.

Con AP, Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.