Saltar al contenido principal
Manifestaciones

Nueva jornada de protesta en Hong Kong con disturbios y enfrentamientos

Manifestantes marchan en Hong Kong el 3 de agosto de 2019.
Manifestantes marchan en Hong Kong el 3 de agosto de 2019. Eloisa López / Reuters
Texto por: Andrés Doncel
4 min

Manifestantes a favor de la democracia en Hong Kong erigieron barricadas en un popular distrito turístico y bloquearon brevemente un túnel importante, desafiando las advertencias cada vez más severas de China.

Anuncios

Hong Kong ha vivido dos meses de protestas y enfrentamientos provocados por la oposición a un proyecto de ley de extradición que rápidamente se convirtió en un movimiento más amplio.

Las autoridades de Hong Kong y Beijing señalaron esta semana una postura dura hacia los manifestantes, y el ejército chino dijo que estaba listo para calmar los disturbios "intolerables" si así se les solicitaba.

Pero los manifestantes han permanecido inquebrantables, prometiendo permanecer en las calles hasta la próxima semana, lo que ha aumentado las tensiones una vez más.

Durante la noche del sábado levantaron barricadas improvisadas a través de múltiples caminos en Tsim Sha Tsui, un popular distrito comercial y turístico en el puerto, donde muchos centros comerciales y hoteles de lujo cerraron sus puertas.
"Lucharemos como guerrilleros hoy y seremos agua", dijo a AFP una joven de 19 años enmascarada.

En un comunicado, la policía llamó a los manifestantes a "detener sus actos ilegales" y les dijo a los miembros del público que evitaran las áreas de protesta.

Huelga en toda la ciudad

Muchos de los cantos y etiquetas de graffiti que se lanzaron pidieron a los residentes que se unieran a una huelga general el lunes. "Cuanto más nos reprima el gobierno, más saldremos hasta que el gobierno responda a nuestras demandas", dijo a la AFP el manifestante Ah Kit, de 36 años.

También se planean dos marchas para el domingo, una en la isla de Hong Kong y la otra en el distrito de Tseung Kwan O, así como una huelga en toda la ciudad el lunes y manifestaciones en siete lugares.

El llamado a la huelga parece estar ganando más fuerza que las huelgas anteriores, con una gran cantidad de organizaciones y sindicatos prometiendo unirse.

Hong Kong ha sido testigo de ocho fines de semana consecutivos de grandes manifestaciones, a menudo seguidos de violentos enfrentamientos entre la policía y pequeños grupos de manifestantes.

Según los términos del acuerdo de traspaso de 1997 con Gran Bretaña, la ciudad tiene derechos y libertades independiente de China continental, incluido un poder judicial y libertad de expresión. Pero muchos dicen que esos derechos están siendo restringidos, poniendo bajo custodia a disidentes, descalificando a políticos opositores y el encarcelamiento de los líderes de las protesta prodemocracia.

La ira pública se ha visto agravada por la creciente desigualdad y la percepción de que el idioma y la cultura, distintivos de la ciudad, están siendo amenazados por una integración cada vez más estrecha con China continental.

El sábado por la noche (hora local), los manifestantes derribaron la bandera china desde un poste en la costa y la arrojaron al puerto.

La violencia se intensifica

Los últimos dos fines de semana se ha visto un aumento de la violencia utilizada tanto por los manifestantes como por la policía, quienes han disparado repetidamente balas de goma y gases lacrimógenos para dispersar a las multitudes que arrojan objetos.

Las autoridades de la ciudad han adoptado políticas cada vez más duras, esta semana acusaron a 44 manifestantes de disturbios, un delito que lleva hasta 10 años en la cárcel.

La directora del ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, ha hecho pocas concesiones más allá de acordar suspender el proyecto de ley de extradición y evitar las apariciones públicas. Los manifestantes exigen su renuncia, una investigación independiente sobre las tácticas policiales, una amnistía para los arrestados, una retirada permanente de la ley y el derecho a elegir a sus líderes.

Miles de simpatizantes progubernamentales también realizaron una manifestación en un parque el sábado 3 de agosto, muchos ondeando banderas chinas y cantando consignas en apoyo de la policía, quienes han refutado las acusaciones de uso excesivo de la fuerza.

China ha proporcionado poca evidencia más allá de las declaraciones de apoyo de algunos políticos y críticos occidentales que dicen que las acusaciones de intromisión extranjera de Beijing ignoran las quejas legítimas de los hongkoneses.

Con AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.