Genocidio en Camboya

Nuon Chea, el ideólogo "número dos" de los Jemeres Rojos, murió en Camboya a los 93 años

Nuon Chea, mano derecha de Pol Pot, jefe del régimen de los Jemeres Rojos, durante su primera aparición pública en las Cámaras Extraordinarias en los Tribunales de Camboya (ECCC), en las afueras de Phnom Penh, el 4 de febrero de 2008.
Nuon Chea, mano derecha de Pol Pot, jefe del régimen de los Jemeres Rojos, durante su primera aparición pública en las Cámaras Extraordinarias en los Tribunales de Camboya (ECCC), en las afueras de Phnom Penh, el 4 de febrero de 2008. Chor Sokunthea / Reuters

Había sido reconocido culpable de "crímenes contra la humanidad" y "genocidio" por su papel en lo ocurrido en Camboya entre 1975 y 1979. Era el "número dos" del régimen que llevó a cabo la peor matanza de masas, desde la Segunda Guerra Mundial.

Anuncios

Este domingo 4 de agosto, murió a los 93 años una de las figuras más famosas de los Jemeres Rojos: Nuon Chea, considerado como el ideólogo del asesino régimen camboyano de fines de la década de 1970. Su muerte fue confirmada por el portavoz de la corte camboyana ante la cual fue condenado por "genocidio" y "crímenes contra la humanidad".

Exoficial militar, Nuon Chea fue el "número dos" de los Jemeres Rojos, dirigidos por Pol Pot, jefe cuyo régimen mató a cerca de dos millones de personas entre 1975 y 1979.

En 2014, Chea fue sentenciado a cadena perpetua por "crímenes contra la humanidad", una sentencia que fue confirmada en 2016 por apelación. También fue condenado en 2018 por "genocidio" contra vietnamitas, miembros de la comunidad Cham y otras minorías religiosas. Una orden que no se refería a los asesinatos en masa de jemeres, la etnia mayoritaria en Camboya, por parte de otros jemeres, que no son considerados por las Naciones Unidas como genocidio.

Dos de los principales líderes guerrilleros jemeres rojos, Khieu Samphan y Nuon Chea, se muestran en esta foto de archivo de enero de 1986, tomada en un campamento en Camboya occidental.
Dos de los principales líderes guerrilleros jemeres rojos, Khieu Samphan y Nuon Chea, se muestran en esta foto de archivo de enero de 1986, tomada en un campamento en Camboya occidental. Reuters

Nuon Chea nació el 7 de julio de 1926 en la provincia de Battambang, en el noroeste de China. Estudió Derecho en la prestigiosa Universidad de Thammasat en Bangkok, Tailandia, entre los años 1941 y 1948.

Así se unió al movimiento juvenil del Partido Comunista de Tailandia, luego regresó a Camboya, donde integró la resistencia contra el poder colonial francés. Ahí ayudó a organizar, con Pol Pot, fallecido en 1998, el futuro Partido Comunista de Kampuchea, con el encargo de perseguir a los “enemigos de la revolución”.

Considerado como una personalidad muy secreta, aparece en los documentos dejados por el régimen en su caída, "en el corazón del sistema de purga", como comenta Solomon Kane, autor del 'Diccionario de Jemeres Rojos'. Nuon Chea estuvo "involucrado en varios asesinatos" y tuvo "un papel de primer plano en el asesinato de intelectuales".

Destruir a los "enemigos del pueblo"

Nuon Chea se entregó a las autoridades camboyanas en 1998 como parte de un acuerdo que puso fin a las actividades de los Jemeres Rojos.

Hasta ese momento, había seguido viviendo libremente durante casi diez años en la región de Pailin (noroeste), cerca de la frontera con Tailandia, en una pequeña casa de madera junto a su esposa.

Fue en 2007 cuando fue arrestado finalmente, luego de una confesión clave que hizo frente a la cámara del periodista camboyano Thet Sambath, palabras que nunca volvió a repetir frente a una corte.

En 'Enemigos del pueblo' ('Enemies of the people'), emitido en 2009, Nuon Chea cuenta con calma por qué los Jemeres Rojos ejecutaron a los "criminales" imposibles de "reeducar". "Fueron asesinados y destruidos, y si los hubiéramos dejado vivir, la línea del partido habría sido secuestrada. Eran enemigos del pueblo". Una confesión de una aterradora frialdad que había transmitido durante la audiencia de la corte que lo juzgó, en 2011, frente a un Nuon Chea que no mostró emoción.

"Los crímenes que ha cometido deben seguir siendo una lección para todos nosotros en el futuro", dijo a la agencia AFP Youk Chhang, director del Centro de Documentación de Camboya, una organización de investigación que ha aportado numerosas pruebas en los tribunales.

Con AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24