Saltar al contenido principal

El Gobierno indio revoca de la Constitución la autonomía de Cachemira en medio de protestas

Ciudadanos mientras gritaban consignas en el estado especial de Cachemira, en Ahmedabad, India, el 5 de agosto de 2019.
Ciudadanos mientras gritaban consignas en el estado especial de Cachemira, en Ahmedabad, India, el 5 de agosto de 2019. Amit Dave / Reuters

Al contar con mayoría en las dos Cámaras del Parlamento, el Ejecutivo indio por un "hecho consumado" la derogación del artículo que otorga un estatus especial a Cachemira, donde, al igual que en Pakistán, se produjeron protestas por la medida.

Anuncios

La decisión fue anunciada por el ministro del Interior, Amit Shah, y mano derecha del primer ministro Narendra Modi. Shah presentó este 8 de agosto en la Cámara Alta la revocación del artículo 370, el cual garantizaba a Cachemira un estatus especial como estado de la India.

"Es solo una formalidad, un asunto técnico. El Gobierno tiene apoyo en las dos Cámaras del Parlamento, por lo que es solo cuestión de cuándo. No nos planteamos una situación donde no sea aprobada (...) Se trata de un hecho consumado", indicó una fuente gubernamental a la agencia de noticias EFE.

Según la fuente, primero se aprobará en la Cámara Alta o Rajya Sabha la propuesta e "inmediatamente" después en la Baja o Lok Sabha, por lo que es solo "un asunto técnico y de tiempo, en cuestión de pocas horas".

El anuncio desató críticas y protestas tanto en Cachemira como en Pakistán. En Muzaffarabad, la capital de Cachemira, administrada por Pakistán, docenas de manifestantes quemaron neumáticos de automóviles al tiempo que cantaban "Abajo la India". "La abolición del estatus especial de Cachemira no cumplirá su propósito. Lucharemos y lucharemos con más vigor", dijo Zahid Iqbal, uno de los manifestantes presentes.

La gente canta consignas mientras prende fuego a banderas de India durante una manifestación en solidaridad con el los ciudadanos de Cachemira, en Peshawa, Pakistán, 5 de agosto de 2019.
La gente canta consignas mientras prende fuego a banderas de India durante una manifestación en solidaridad con el los ciudadanos de Cachemira, en Peshawa, Pakistán, 5 de agosto de 2019. Fayaz Aziz / Reuters

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Pakistán dijo que "ejercitaría todas las opciones posibles para contrarrestar las acciones ilegales" y que pediría apoyo a sus países, incluido Estados Unidos, de ser necesario.

La transformación de Cachemira y de Jammu en "territorios de la unión" le permitiría al Gobierno central poder ejercer mucho mayor control, objetivo que hace parte de las promesas estipuladas en el manifiesto con el que la actual Administración selló su triunfo en las elecciones generales que se llevaron a cabo en el mes de mayo.

Los rumores que antecedieron al anuncio

Las especulaciones sobre la confirmación de la disposición empezaron desde hace varios días, pero el Gobierno del partido nacionalista hindú BJP atajó con el anuncio de golpe que la población no esperaba durante esta jornada, poco después de que las autoridades indias cancelaran una peregrinación hindú en Cachemira.

De acuerdo con lo dicho por el Gobierno, la cancelación fue motivada por presuntas amenazas terroristas contra los que asistirían a la peregrinación. Sin embargo, esa teoría es vista por muchos como una excusa para implementar las promesas del manifiesto.

Menos de 24 horas antes del anuncio, varios líderes opositores de la región fueron puestos bajo arresto domiciliario después de que fuera ordenado el corte de los servicios de internet y de que, en aplicación del artículo 144 del Código Penal, fueran prohibidas las reuniones entre más de cuatro ciudadanos.

En reacción a la orden, Mehbooba Mufti, la exjefa del Gobierno regional, se pronunció a través de su cuenta de Twitter, donde advirtió que la derogación tendría, a su juicio, “consecuencias catastróficas para el subcontinente”.

Frente a los cuestionamientos generados por la propuesta, el Gobierno paquistaní aseguró que la derogación del estatus especial de Cachemira por parte de la Administración de la India representa una medida abiertamente contraria a las dispuestas en las resoluciones emitidas por la ONU, razón por la que la describe como una decisión “ilegal”.

A través de un comunicado, el Ministerio de Exteriores paquistaní indicó que ninguna “decisión unilateral del Gobierno indio puede cambiar el estatus de la región disputada” y que toda medida debe estar sujeta a las resoluciones hechas por el Consejo de Seguridad del citado organismo internacional, entre las cuales figura la celebración de un referendo.

Pakistán y la India se disputan Cachemira desde la división del subcontinente en el año 1947 y por obtener su control ya han librado dos guerras que la han convertido en el escenario de un movimiento insurgente separatista desde 1990.

Con Reuters y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.