Saltar al contenido principal

Nuevo round: China golpea a EE. UU y suspende las importaciones agrícolas

Un billete de dólar con la imagen del padre fundador americano, Benjamin Franklin, y uno chino con la imagen del expresidente Mao Zedong, entre banderas chinas y estadounidenses. 20 de mayo de 2019.
Un billete de dólar con la imagen del padre fundador americano, Benjamin Franklin, y uno chino con la imagen del expresidente Mao Zedong, entre banderas chinas y estadounidenses. 20 de mayo de 2019. Jason Lee – Ilustración / Reuters

El gigante asiático contraataca y responde así a la imposición de aranceles por parte de Washington sobre exportaciones chinas valoradas en 300.000 millones de dólares.

Anuncios

La medida es un golpe directo a uno de los sectores más sensibles en las tensiones que hace meses arrastran las naciones: el agrícola. Días atrás, Donald Trump acusó a China de incumplir sus promesas de importar más productos agrícolas estadounidenses y por eso decidió imponerle aranceles. Ahora Beijing responde con un golpe de puño directo al sector en conflicto. Y lo hace de una manera contundente: suspendiendo directamente la compra de productos provenientes del agro.

Trump, que cuenta con el apoyo general de la población rural de su país y les prometió protección contra las que considera “malas praxis” comerciales de China, había anunciado la aplicación de aranceles del 10 % a 300.000 millones de dólares a productos en represalia por la falta de avances en las compras agrícolas y en las negociaciones con Beijing.

La medida suma un nuevo capítulo a la “batalla comercial” que ambos países sostienen desde 2018. En este sentido, los más recientes episodios de tensión en esta batalla cuyos cuarteles son los despachos de economía fueron las citadas medidas arancelarias y la reciente devaluación de la moneda china, una medida que llevó al Departamento del Tesoro estadounidense a calificar a la nación asiática como un país “manipulador de divisas”.

Un yuan más débil significa que los productos y servicios chinos exportados en dólares resultarán más baratos, algo que ayudaría a frenar el efecto negativo de los nuevos aranceles que Estados Unidos impuso el pasado 1 de agosto, que comenzará a regir el próximo 1 de septiembre.

En aquel momento, China advirtió que respondería con “contramedidas”. Una semana después, esa respuesta llegó bajo la forma de este contundente anuncio.
Los últimos acontecimientos no cayeron bien en los mercados chinos: la Bolsa de Shanghái perdió este 6 de agosto un 1,56 %; la de Shenzhen, otro 1,39 %, y la de Hong Kong, un 0,67 %.

Dos de las principales economías mundiales mantienen esta disputa comercial desde 2018, un enfrentamiento que deja marca en las previsiones de crecimiento a nivel global: en su última actualización, el Fondo Monetario Internacional rebajó sus proyecciones al 3,2 % -una décima menos que en abril- como consecuencia de las tensiones comerciales entre Washington y Beijing. Por su parte, la Cepal -Comisión Económica para América Latina y el Caribe-, en un reciente informe redujo las perspectivas de crecimiento para la región en 2019 y señala que una de las causas de esta tendencia es, precisamente, la batalla comercial entre China y Estados Unidos.

Con EFE y AP.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.