Saltar al contenido principal
Entrevista

Héctor Riveros: el de Iván Duque es un Gobierno "históricamente intrascendente"

El presidente colombiano Iván Duque cumple un año de gobierno el 7 de agosto de 2019, en medio de un panorama complejo para Colombia, con una paz a media máquina y unos cultivos ilícitos que siguen en sus máximos niveles.
El presidente colombiano Iván Duque cumple un año de gobierno el 7 de agosto de 2019, en medio de un panorama complejo para Colombia, con una paz a media máquina y unos cultivos ilícitos que siguen en sus máximos niveles. France 24 / con imágenes de AFP

El presidente colombiano Iván Duque cumple su primer año de Gobierno con una gestión ampliamente cuestionada. France 24 habló con el analista Héctor Riveros para entender el panorama de un Gobierno que no despega.

Anuncios

Iván Duque llegó a la Casa de Nariño el 7 de agosto de 2018 enarbolando un discurso de respeto por la legalidad y lucha contra la corrupción. Prometió cumplir con la implementación del acuerdo de paz con la extinta guerrilla de las FARC, emprender una contuntende lucha contra las drogas e incentivar el emprendimiento a través de la reactivación económica.

Un año después la mayoría de estos frentes están a oscuras como la implementación de los acuerdos de paz y la lucha contra las drogas. En otros temas no ha habido un despegue contundente como esperaban los colombianos, que votaron en mayoría por un cambio de timón.

France 24 habló con el analista político colombiano Héctor Riveros para analizar la gestión de un presidente que generó altas expectativas con su llegada, pero que a un año se hunde en las encuestas.

France 24: Duque ganó las elecciones con una votación sin precedentes, pero al cumplir el primer año de Gobierno, su desaprobación se eleva al 56%. ¿Cómo explica este declive?

Héctor Riveros: El gobierno de Duque no tiene una agenda de ninguna naturaleza. El presidente habla de salud, educación, mucho de reactivación económica, pero es un Gobierno que no genera expectativa. Juan Manuel Santos generaba la expectativa de que no íbamos a tener FARC, Álvaro Uribe que iba a derrotar a las FARC y ambos cumplieron de alguna manera, Uribe debilitó militarmente a la guerrilla. Todos los presidentes generan alguna expectativa y con Duque no hay una concreta, ese es el principal problema. Además no parece conectado con una agenda contemporánea. Con el tema ambiental es un presidente que insiste en el glifosato, en el fracking. Eso muestra por qué le va mal con los sectores jóvenes. Los viejos podemos estar más preocupados con los temas de la paz y la guerrilla y él no se conecta ni con el uno ni con el otro.

Héctor Riveros es analista político, abogado, experto en temas de derecho constitucional, consultor en áreas de gobernabilidad y gestión pública y columnista de 'La Silla Vacía' y panelista de la estación radial colombiana 'Blu Radio'.
Héctor Riveros es analista político, abogado, experto en temas de derecho constitucional, consultor en áreas de gobernabilidad y gestión pública y columnista de 'La Silla Vacía' y panelista de la estación radial colombiana 'Blu Radio'. Cortesía del portal colombiano 'La Silla Vacía'

France 24: sus contradictores temían que al llegar a la Presidencia, quien realmente gobernara fuera el expresidente Álvaro Uribe, su mentor político. Un año después, ¿qué tanto peso tiene Uribe en este Gobierno?

Héctor Riveros: Siempre me ha parecido una crítica equivocada. Creo que Uribe tiene un peso importante y me parece bien. El presidente Duque pertenece al partido político de Uribe y lo que uno tiene que pedirles a los gobernantes es coherencia. Aunque me parece que Uribe tiene énfasis distintos. Mientras Duque quiere liberarse del pasado, especialmente del tema del conflicto, Uribe mantiene ese foco, ya sea por cálculo electoral o porque siente temor de que el sistema de Justicia termine volviéndosele en contra. Entonces, yo no creo que esté gobernando Uribe, es al revés, Uribe no ha dejado gobernar a Duque.

France 24: 'The Economist' calificó el primer año de Duque como improductivo y destacó que no ha logrado afianzar su relación con los partidos políticos. ¿Cómo ha sido su gestión en el Congreso y qué tanto ha influido su partido, el Centro Democrático, en ella?

Héctor Riveros: El año de Duque en el Congreso es malo desde la perspectiva de cuántas leyes ha hecho aprobar. Pero eso no es necesariamente malo porque  el presidente entiende que no necesita sacar leyes para solucionar problemas como el de las deudas del sistema de salud. Por eso cree que no necesita tener una coalición de gobierno. Pero ese es un cálculo equivocado de todos en el sentido en el que la evaluación de la relación del gobierno con el Legislativo no se hace por el número de leyes aprobadas, lo importante en Colombia y en cualquier parte del mundo es el control político.

Lo que sí creo que es un error es no entender que Duque es un gobernante de minoría, que lo que tiene es el 30% de la población que quiere una agenda uribista, pero el 70% no. Su gran error es no hacer una coalición, entre otras cosas porque ha querido respetar mucho a su partido. Entonces el Gobierno es totalmente monocromático. Todo el mundo piensa lo mismo.

El expresidente colombiano (2002-2010) y actual senador Álvaro Uribe habla con la prensa junto al candidato presidencial Iván Duque, en Bogotá el 11 de marzo de 2018.
El expresidente colombiano (2002-2010) y actual senador Álvaro Uribe habla con la prensa junto al candidato presidencial Iván Duque, en Bogotá el 11 de marzo de 2018. Raúl Arboleda / AFP

France 24: La paz es una de las sombras del Gobierno de Duque. El presidente dijo que cumpliría con lo pactado, pero la lenta implementación del acuerdo con las FARC y el asesinato de líderes sociales y excombatientes de la extinta guerrilla ponen en entredicho sus intenciones...

H. R.: Lo que ha hecho Duque es más de lo que yo esperaba. Esperaba que el Gobierno quisiera tirarse el proceso. Y me parece que el presidente, en justicia, no está en eso. Está un poco preso de su partido y de las cosas de Uribe, pero en lo que tiene que ver con el DDR, Desarme, Desmovilización y Reintegración, está más o menos cumpliendo. Habrá reproches porque hay guerrilleros presos y han matado a excombatientes, pero esas veleidades del acuerdo eran previsibles. El caso del asesinato de líderes es un fenómeno nuevo que hay que mirar.

La parte de las transformaciones políticas, sociales y económicas que el gobierno había convenido con las FARC con la idea de evitar rebrotes de violencia no se ha cumplido y el Gobierno no tiene ningún interés en cumplirla, pero además del otro lado nadie está reclamando. Yo no he visto una marcha de 20.000 personas por la reforma rural y esto es una desgracia porque como ciudadanos estamos permitiendo que los mismos fenómenos de violencia se repitan.

France 24: Con el ELN no ha entablado ningún diálogo oficial desde que llegó a la Presidencia y decidió fortalecer a las fuerzas armadas para abordar este y los otros cinco conflictos en curso en el país por la vía de las armas. ¿Le ha dado resultado esta estrategia?

H. R.: Eso es un desastre y no da resultados. Es claro que en Colombia hay rebrotes de violencia. Han crecido las organizaciones criminales. Hoy tenemos un ELN más fuerte que hace un año. Eso es un fracaso total y en materia de seguridad ciudadana, ni qué decir. Aunque el nivel de homicidios está estancado, el tema del hurto es muy crítico prácticamente en todas las ciudades. Y es un tema muy grave porque si con algo se asocia al Centro Democrático es con la seguridad y es claro que los colombianos no estamos más seguros hoy que hace un año.

Un simpatizante de la FARC se manifiesta en los alrededores de la Oficina del Fiscal General en Bogotá el 9 de abril de 2018.
Un simpatizante de la FARC se manifiesta en los alrededores de la Oficina del Fiscal General en Bogotá el 9 de abril de 2018. Raul Arboleda / AFP

France 24: El aumento de cultivos ilícitos ha sido uno de los mayores desafíos de esta Administración. El último informe de la ONU arrojó una levísima reducción de 2.000 hectáreas, pero expertos incluso hablan del "peor 'boom' cocalero en la historia del país". Además, el regreso del glifosato está en el limbo… ¿qué balance se puede hacer de la lucha de Duque contra las drogas?

H. R.: Yo creo que la política del presidente ha sido mala e ineficaz. Por lo menos hay un estancamiento de los cultivos: o porque hubo unos ingredientes de política pública en el Gobierno de Duque que hicieron que fuera más eficiente el combate o porque los resultados del acuerdo de paz en materia de sustitución han sido más eficaces y han impedido que haya más resiembra. El tema del combate es que se puede fumigar o sustituir, el problema es cuánto resiembran. Y claro, si el proceso de sustitución es bueno eso sí es una garantía de que no van a volver a resembrar. Mi hipótesis es que sorprendentemente esto que pareciera un logro del Gobierno de Duque y que el presidente lo cobra así, es realmente un logro del acuerdo de paz.

France 24: El presidente ha realizado más de 17 viajes al exterior, agenda internacional muy criticada al interior del país. ¿Cuáles han sido sus aciertos y errores a nivel diplomático?

H. R.: En el gobierno de Santos hubo un avance que se expresó en que algunos gobiernos nos levantaron la visa, pero segundo que el proceso de paz si es muy bien valorado afuera y de hecho al presidente Duque en todos estos viajes le toca ir a defender lo que hizo Santos. Aquí lo ataca, pero afuera le toca ir a defender que está cumpliendo el proceso y lo que firma son acuerdos en que la Unión Europea da 400 millones para el posconflicto, temas que no son los de él adentro.

Entonces en eso hay un retroceso porque claramente los otros gobiernos están mirando con un poco de desconfianza a Duque porque creen que se va a tirar el proceso. Evidentemente a Santos le iba mejor en las relaciones internacionales.

El presidente de Colombia, Iván Duque, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, y el líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, se dirigen a la prensa cerca del cruce de Tienditas, en Cúcuta, Colombia, este 22 de febrero de 2019.
El presidente de Colombia, Iván Duque, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, y el líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, se dirigen a la prensa cerca del cruce de Tienditas, en Cúcuta, Colombia, este 22 de febrero de 2019. Edgard Garrido / Reuters

France 24: Eso nos lleva a hablar de Venezuela. Duque dijo hace unos meses que la "dictadura de Maduro tenía los días contados", pero la mentada estrategia del "cerco diplomático" no ha dado resultados, ¿falló definitivamente su estrategia para abordar esta crisis?

H. R.: En materia geopolítica estamos presos de Venezuela y de Trump, o sea, estamos en el peor mundo. Estamos presos de Venezuela porque cuando comenzó su gobierno la gente pensó que estaba liderando una cosa que iba a hacer eficaz para tumbar a Maduro, pero cuando la gente descubrió que eso no estaba así, le quitó su apoyo. Y al mirar en las encuestas, la política peor evaluada es la de Venezuela. Y con Trump, pues él le interesa que le vaya mal con el Gobierno de Duque porque tiene como estrategia electoral tensionar las relaciones con América Latina para poder hacer una política antimigratoria que ha hecho con otros países: arrodillándolos como lo hizo con México o Guatemala y eso va a querer hacer con el Gobierno. Duque creyó que iba a ser amigo de Trump y encontró que Trump no quiere tener amigos y menos a Duque, y creyó y dijo incluso que iba a tumbar a Maduro en pocos días y eso está cada vez más lejos.

France 24: Volviendo a la política interna, Duque cumple un año en un momento en que el desempleo crece, así como el pesimismo ciudadano. ¿Qué victorias ha podido celebrar hasta ahora?

H. R.: Son unas victorias muy chiquitas que expresan la poca visión del gobierno de una nueva sociedad. En salud parece que aparentemente lograron un mecanismo para que paguen unas deudas viejas, pero pagan las deudas y que, el sistema sigue siendo más o menos lo mismo. En infraestructura son los mismos enredos de siempre. No siente uno que haya una transformación en ningún sector. Creo que hay algunos que se están administrando mejor, entre otras cosas porque nombró a unas personas técnicas.

Yo no creo que esté gobernando Uribe, es al revés, Uribe no ha dejado gobernar a Duque"

Héctor Riveros, analista político

France 24: Algunos dijeron que el no repartir la llamada “mermelada” en el Congreso es un avance…

H. R.: En términos de corrupción ese es un avance muy significativo, pero no hay grandes logros políticos o administrativos.

France 24: Para este primer aniversario, la revista 'Semana' dijo que fue un "año de aprendizaje". El diario 'El Espectador' fue más crítico al señalar que "fue un primer año sin rumbo fijo", ¿qué tipo de relación ha trazado Duque con los medios de comunicación?

H. R.: Esa es una pregunta difícil. En Colombia en general los medios son gobiernistas por tradición. Creo que el presidente es respetuoso de los medios, pero le pasa con los medios como con otros temas, que no sabe cómo comportarse ni relacionarse con ellos. Duque no es íntimo de ellos porque no es de la élite bogotana y es joven y no tiene cómo llamar a un director de un medio a regañarlo. Pero el problema no son los medios, esa es una teoría equivocada que ha ido tejiendo el Gobierno de que lo tratan mal. Los logros de los gobiernos no hay que contarlos y no dependen de los medios.

France 24: Para terminar, ¿qué tipo de gobernante es Iván Duque Márquez?

H. R.: Es tranquilo, no está dispuesto a dar las grandes peleas, no es un gran reformador, de su gobierno no hay que esperar ni maldades, ni muchas bondades. Yo escribí una columna que se llamaba 'Duque: el presidente de transición que pedía Timochenko' y decía que cuando Colombia pasa por épocas de violencia política, de pronto le aparece un gobernante suavetón, con una característica que creo que tiene Duque y es que es respetuoso de la democracia, pero sin visión. La desgracia de los presidentes de transición es que casi todos han inaugurado rebrotes de violencia enormes. Yo espero que Duque no, pero el suyo es un Gobierno de transición que también quiere decir históricamente intrascendente.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.