Saltar al contenido principal

Muere la estadounidense Toni Morrison, premio Nobel de Literatura

La escritora estadounidense Toni Morrison, durante una conferencia de prensa en el Museo del Louvre el 8 de Noviembre de 2006.
La escritora estadounidense Toni Morrison, durante una conferencia de prensa en el Museo del Louvre el 8 de Noviembre de 2006. François Guillot / AFP

La escritora afroamericana de 88 años falleció en la ciudad de Nueva York en la noche del 5 de agosto. Su obra transformó la literatura de su país con relatos sobre la lucha por la libertad y contra la discriminación racial.

Anuncios

La laureada escritora estadounidense Toni Morrison murió este 5 de agosto. El anuncio lo hizo su editor Alfred A. Knopf, quien hizo público un comunicado de la familia. Al parecer la escritora falleció a consecuencia de una corta enfermedad, pero se desconocen los detalles.

Toni Morrison nació en Lorain, Ohio, el 18 de febrero de 1931. Su nombre de pila: Chloe Anthony Wofford. Era la segunda de cuatro hijos de una familia muy humilde. Su padre era obrero del acero y su madre ama de casa. Estudió humanidades y luego hizo su maestría en filología inglesa. Su tesis se centró en William Faulkner y Virginia Woolf.

Luego de graduarse trabajó como profesora en varias universidades. En 1958 se casó con el arquitecto Harold Morrison, con quien tuvo dos hijos y de quien se divorció en 1964. Sobre esa misma época comenzó a escribir en sus ratos libres que le quedaban en su vida de madre soltera y trabajadora, incluso durante los embotellamientos.

En 1970 publicó su primera novela: 'Ojos azules'

La carrera de Morrison despegó cuando tenía 40 años. Fue entonces cuando creó su seudónimo aliando su apodo de niña y su apellido de casada, así nació Toni Morrison. Publicó su primera novela, que tuvo una limitada acogida: 'Ojos azules' (1970). Era la historia de una joven negra que soñaba y le pedía a Dios tener los ojos azules y seguía todos los cánones de la belleza blanca. Entre tanto, Morrison se desempeñaba como editora en Random House.

Sus siguientes obras le trajeron mayores reconocimientos. 'La canción de Salomón' (1977) le valió el Premio Nacional de la Crítica y 'Beloved' (1987), el Premio Pulitzer. Esta última incluso fue llevada al cine en 1998 gracias a Oprah Winfrey, amiga y admiradora de Morrison. La cinta fue protagonizada y coproducida por la misma Winfrey, que dijo durante una gala en 2018 que "resulta imposible imaginar el actual paisaje literario norteamericano sin una Toni Morrison".

Premio Nobel y la voz de una América desconocida

En 1993, con seis novelas publicadas, recibió el Premio Nobel de Literatura. Morrison se convirtió en la primera mujer negra en llevarse ese galardón. La Academia sueca explicó su elección en esa entonces alabando su "fuerza visionaria" y cómo a través del lenguaje conseguía liberar a sus personajes.

Sonny Metha, director de su casa editorial, dijo este 6 de agosto tras conocerse la noticia de su muerte que "sus narrativas e hipnótica prosa han dejado una marca indeleble en nuestra cultura. Sus novelas dominan y demandan nuestra atención. Son trabajos canónicos y, más importante, libros que los lectores siguen amando".

Por su parte, el expresidente Barack Obama presentó sus respetos y llamó a Morrison "un tesoro nacional". Obama, el primer presidente negro en la historia de Estados Unidos, dijo que fue un "regalo respirar el mismo aire que ella, así fuera por un momento".

Morrison escribió un total de 11 novelas durante una carrera de seis décadas, la mayoría centrada en la vida de los afroamericanos. A través de su obra, Morrison le contó a América y al mundo sobre la vida privada de los desconocidos, de los malqueridos, la historia de los afroamericanos, con una prosa poética, en medio de tragedias y de historias en grandes y pequeñas ciudades y llena de sus recuerdos de infancia.

En los años 2000 siguió muy activa, siempre recordada por sus rastas canosas y su voz teatral que podía pasar de tonos graves a un divertido falsetto. En una entrevista a 'NPR' en 2015, dijo que para ella el hecho de escribir era algo que la liberaba del dolor: "Nada me importa más en el mundo o en mi cuerpo o donde sea que cuando estoy escribiendo".

Con AP y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.