Saltar al contenido principal

Explosión de vehículo bomba deja 14 muertos y 145 heridos en Afganistán

Un grupo de soldados inspecciona el sitio después de una explosión en Kabul, Afganistán, el 7 de agosto de 2019.
Un grupo de soldados inspecciona el sitio después de una explosión en Kabul, Afganistán, el 7 de agosto de 2019. Mohammad Ismail / Reuters

El grupo Talibán reivindicó el ataque frente a una estación de Policía de la capital del país, un día después de haber amenazado con usar la violencia en el proceso previo a las elecciones generales de septiembre.

Anuncios

Kabul fue nuevamente el escenario de un ataque terrorista. Un vehículo bomba explotó frente a una estación de la Policía dejando 14 muertos y 145 heridos según informó el viceministro del Interior, quien agregó que 92 de ellos son civiles y el resto son oficiales de la institución.

Varios vehículos de la Policía resultaron afectados tras la explosión de un carro bomba en Kabul, Afganistán, el 7 de agosto de 2019.
Varios vehículos de la Policía resultaron afectados tras la explosión de un carro bomba en Kabul, Afganistán, el 7 de agosto de 2019. Mohammad Ismail / Reuters

El atentado fue reivindicado por los talibanes quienes dijeron a través de un comunicado que su objetivo era un centro de reclutamiento cercano.

Tan solo un día antes, habían advertido que recurrirían a la violencia durante la fase previa a las elecciones generales que se celebrarán el 28 de septiembre, argumentando que estas son manipuladas por potencias extranjeras. A través de un documento, instaron a la población a "boicotear" el proceso.

Por medio de su cuenta de Twitter, el jefe del Ejecutivo de Afganistán, Abdullah Abdullah, condenó la ofensiva y aseguró estar comprometido con el "proceso democrático" refiriéndose a los comicios. "En lugar de ataques terroristas, resolvamos nuestros problemas mediante negociaciones" concluyó.

Para el presidente afgano, Ashraf Ghani, "los continuos ataques de los talibanes indican que lamentablemente no están comprometidos con la paz" según dijo a través de su portavoz, asegurando que este tipo de maniobras impiden los esfuerzos de cualquier proceso pacífico.

El atentado de este miércoles se produce en el contexto de la octava ronda de negociaciones de paz que se lleva a cabo con representantes de Estados Unidos y los talibanes en Doha, donde el grupo insurgente tiene una oficina.

Estas conversaciones que buscan poner fin a 18 años de guerra, se centran en la retirada de las tropas internacionales en Afganistán. Pero a pesar de los avances, la violencia parece no disminuir especialmente contra las fuerzas armadas afganas.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.