Saltar al contenido principal
Historia

Hong Kong: de colonia británica a defender su autonomía del resto de China

Desde 1997, Hong Kong volvió a formar parte del gigante asiático luego de haber estado bajo el amparo de los británicos por más de 150 años. A pesar de ser un territorio original de la China continental, el trasegar de Hong Kong lo puso como una región especial con alta autonomía y democracia. Un hecho que genera una pugna con Beijing.

Anuncios

Durante las últimas semanas las protestas ciudadanas en Hong Kong no dan tregua. Las manifestaciones comenzaron el 28 de abril, en contra de una ley de extradición que las autoridades de la isla buscaban aprobar. Dicha normativa, de haber sido aprobada, habría permitido que los hongkoneses acusados de delitos pudieran ser transferidos a la China continental para ser juzgados.

Pero el 9 de junio las marchas se volvieron históricas. Más de un millón de personas protestaron en las calles y lograron tumbar el proyecto de ley. Dichas movilizaciones no se habían visto, a tal magnitud, desde que Hong Kong volvió a ser parte de China en 1997.

A pesar de lo conseguido, las protestas en Hong Kong continúan debido al rechazo de los ciudadanos a que China retome el control que tenía sobre el territorio desde antes de 1842 y a los deseos de los hongkoneses de permanecer semiautónomos y sin muchas ataduras a Beijing.

Mientras China tiene un sistema comunista donde un solo partido ostenta el poder, en Hong Kong gozan de ciertos derechos, libertades de expresión, capitalismo y formas de democracia que jamás han experimentado millones de chinos que viven en el continente.

Hong Kong, la antigua colonia británica tras la primera Guerra del Opio

Las diferencias entre Hong Kong y Beijing nos remontan al siglo XIX, cuando los ingleses miraban a China con recelo. Para la época, se decía que uno de cada cuatro habitantes de La Tierra era súbdito de la Reina Victoria. El Imperio Británico andaba a toda marcha en su expansionismo colonialista en múltiples latitudes del planeta, y Asia no era la excepción.

La India se había convertido en la perla de las colonias británicas, pero China, con sus 3.000 años de historia y su orden confucionista, no permitía la penetración de los ingleses. Los británicos importaban de los chinos la mayoría del té que se consumía en el Reino Unido, pero los chinos no parecían necesitar nada de los ingleses. Para equilibrar el déficit comercial, los británicos incursionaron con el opio, una sustancia prohibida en China.

Desde la India, los británicos sembraban y enviaban cargamentos de opio que se vendían como pan caliente entre los chinos. Naturalmente, se volvieron adictos. Las autoridades prendieron las alarmas y le declararon la guerra a la droga.

En revancha, los ingleses comenzaron a traficar el opio a través de carteles, entrando la mercancía por contrabando. Pero cuando un cargamento de cerca de 1.000 toneladas de opio fue confiscado en el puerto de Cantón, actual Guangzhou, los carteles presionaron a Londres para que Beijing pagara.

Ante el rechazo del emperador chino, los británicos lanzaron un ataque marítimo con su poderosa armada. Luego de tres años de guerra, en 1842, los chinos se rindieron y se vieron obligados a la humillación de abrir sus puertos y entregar el territorio de Hong Kong a los ingleses. Así, por más de 150 años Hong Kong fue una colonia británica.

En 1997, Hong Kong se despidió de Reino Unido y volvió a ser parte de China

Luego de que en 1898 se decidiera que Hong Kong estaría en manos de los británicos por 99 años, el plazo de la devolución se cumplió el 1 de julio de 1997.

Las condiciones de la "entrega" estipulaban que los Chinos gobernarían de nuevo el territorio hongkonés bajo el principio de "un país, dos sistemas", dándole un carácter a Hong Kong de región Administrativa Especial, con un sistema legal propio, un parlamento, elecciones democráticas, y libertad de expresión. Todo lo opuesto al sistema comunista del gigante asiático.

Ahora, cuando en los días recientes el Ejército chino publicó un video propagandístico de técnicas militares para contener violentamente las manifestaciones, -que para muchos es considerado como una amenaza de Beijing- los hongkoneses temen perder la libertad que la historia les ha dado.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.