Saltar al contenido principal

Corte Suprema de Brasil suspende traslado del expresidente Lula da Silva a Sao Paulo

Los partidarios del ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, celebran la decisión de la Corte Suprema, el 7 de agosto de 2019, en Curitiba.
Los partidarios del ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, celebran la decisión de la Corte Suprema, el 7 de agosto de 2019, en Curitiba. Franklin de Freitas / AFP

La autorización de una juez de primera instancia de trasladar al expresidente a un complejo presidiario en Sao Paulo fue reversada por la Corte Suprema, que al mismo tiempo pospuso su decisión sobre conceder su excarcelación.

Anuncios

El expresidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, seguirá pagando su condena de ocho años y diez meses de prisión en Curitiba y no en una cárcel de Sao Paulo, como lo había pedido la Superintendencia Regional de la Policía Federal del estado de Paraná.

La entidad policial había solicitado la transferencia tras alegar que, debido a la prisión de Lula en el edificio de la Policía Federal de su región desde hace 16 meses, los cuerpos de seguridad deben de actuar de forma "permanente" para evitar enfrentamientos entre "grupos antagónicos".

En primera instancia, la magistrada Carolina Lebbos autorizó el traslado de Lula al presidio de Tremembé, situado en el interior del estado de Sao Paulo y donde cumplen pena algunos de los reclusos más mediáticos de Brasil. Pero la Corte Suprema lo impidió.

Una “decisión exprés” de la Corte Suprema

Los abogados del antiguo líder sindical recurrieron a la máxima corte del país para protestar por la decisión de la magistrada Lebbos y solicitaron que la transferencia fuera suspendida hasta la conclusión del recurso de un hábeas corpus que habían presentado anteriormente y está pendiente de análisis.

En el habeas corpus se cuestiona la actuación del exjuez Sergio Moro, actual ministro de Justicia del presidente Jair Bolsonaro, en el proceso que llevó a la condena de Lula.

Tras una rápida sesión, el Tribunal Supremo acató parcialmente la solicitud de los abogados y, por diez votos a favor y uno en contra, suspendió la transferencia de Lula, pero también pospuso el análisis del recurso que pide su excarcelación.

“La determinación de la magistrada sobre el fallo del juez sobre Tremembé violan la garantía de seguridad del expresidente”, se lee en un tuit de la cuenta de Luiz Inácio Lula da Silva marcada como oficial.

Lula podrá solicitar prisión domiciliaria en septiembre

El exmandatario, de 73 años, continuará recluido en una celda especial, de 15 metros cuadrados y adaptada a su condición de expresidente, en el edificio de la Policía Federal en Curitiba.

Miles de sus seguidores se apostaron este miércoles siete de agosto de 2019 para celebrar la decisión de la Corte Suprema.

Los simpatizantes del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva celebran la decisión de la Corte Suprema frente a la sede de la Policía Federal de Brasil en Curitiba, Brasil, el 7 de agosto de 2019.
Los simpatizantes del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva celebran la decisión de la Corte Suprema frente a la sede de la Policía Federal de Brasil en Curitiba, Brasil, el 7 de agosto de 2019. Franklin de Freitas / AFP

Bien sea en Sao Paulo o en Curitiba, Luiz Inácio Lula da Silva seguirá purgando la pena impuesta en tercera instancia por los delitos de corrupción pasiva y blanqueo de capitales, por la cual ingresó a prisión en 2018.

La justicia dio por hecho que recibió un apartamento por parte de la constructora OAS a cambio de ayuda para conseguir contratos con la petrolera estatal Petroleo Brasileiro SA., en uno de los capítulos del caso de corrupción conocido como Lava Jato.

El exmandatario fue condenado a nueve años y seis meses de prisión por el juez Sergio Moro. La pena fue ampliada en segunda instancia a 12 años y un mes y rebajada posteriormente en tercera instancia a ocho años y diez meses.

Según las leyes brasileñas, Lula podría solicitar la prisión domiciliaria una vez que cumpla una sexta parte de la pena definitiva, lo que ocurriría en septiembre próximo.

No obstante, sobre Lula ya pesa otra condena a otros 12 años y 11 meses de cárcel en un caso muy similar, pero dictada hasta ahora en primera instancia y aún no confirmada en la segunda.

El pragmático líder del Partido de los Trabajadores es considerado por sus seguidores como un preso político, víctima de una persecución judicial y política, y ha reiterado en diversas ocasiones que no está dispuesto a cambiar "su dignidad por la libertad".

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.