Saltar al contenido principal

Inicia la peregrinación a La Meca en medio de las tensiones en el golfo Pérsico

Peregrinos musulmanes se reúnen en la Gran Mezquita de la ciudad santa de La Meca, en Arabia Saudita, el 7 de agosto de 2019.
Peregrinos musulmanes se reúnen en la Gran Mezquita de la ciudad santa de La Meca, en Arabia Saudita, el 7 de agosto de 2019. Fethi Belaid / AFP

El hach, o peregrinación a La Meca, inició este 9 de agosto. Se prevé que esté año el colosal evento religioso reúna cerca de 2,5 millones de personas, entre estas, familiares de las víctimas del ataque a las mezquitas de Christchurch, Nueva Zelanda.

Anuncios

Es un momento culminante del calendario musulmán. La legendaria peregrinación a La Meca, también llamada "hach" inicia este 9 de agosto. Se espera que más de dos millones de musulmanes realicen la peregrinación hacia la ciudad de La Meca, situada en Arabia Saudita.

En medio del tenso ambiente que envuelve por estos días al golfo Pérsico con crecientes tensiones entre Irán y otros países de la región, así como con potencias occidentales como Estados Unidos y Reino Unido, las autoridades locales advierten contra posibles intentos de politizar el encuentro religioso, que tiene lugar una vez a año.

Gestionar el flujo ininterrumpido de peregrinos y garantizar su seguridad durante el evento representa un enorme reto logístico para el Gobierno saudita. Miles de policías se movilizan para evitar cualquier tragedia durante la peregrinación, marcada en el pasado por sangrientos empujones, que en el pasado han cobrado la vida de miles de personas, el más mortífero ocurrió en 2015, que se cobró la vida de 2.300 personas.

Según informa la prensa local, se espera una afluencia de unos 2,5 millones creyentes de otros países así como de distintas partes de Arabia Saudita.
Un funcionario del Ministerio del hach, Hatem ben Hassan Qadi, afirmó que "se han expedido más de 1,8 millones de visados en línea, sin pasar por los consulados. Es un éxito", aseguró.

{{ scope.counterText }}
{{ scope.legend }}© {{ scope.credits }}
{{ scope.counterText }}

{{ scope.legend }}

© {{ scope.credits }}

200 víctimas del tiroteo de Christchurch estarán entre los presentes

La peregrinación a La Meca es uno de los cinco pilares del islam que cada musulmán debe cumplir al menos una vez en su vida. "Te sientes purificado al realizar el hach, y te encuentras con gente de todo el mundo. Es fantástico", dice Mohamed Jaafar, quien llegó desde Egipto.

"Es una sensación indescriptible. Hay que vivirlo para entenderlo", comenta una argelina de unos 50 años, quien llega por primera vez a la ciudad santa. "Es una oportunidad de oro", dice la mujer que la acompaña.

Este año el encuentro religioso se ha convertido también en un ritual en el que algunos familiares y sobrevivientes de la masacre de Christchurch, en Nueva Zelanda, buscan "aliviar su sufrimiento".

Según la agencia oficial de prensa saudita, el rey Salman bin Abdulaziz financió el viaje a unos 200 familiares y víctimas de los tiroteos, ocurridos el pasado 15 de marzo cuando un hombre armado arremetió contra los presentes en dos mezquitas de esa ciudad neozelandesa y dejó 49 víctimas mortales a su paso.

Farah Talal, viuda después de que su marido Atta Elayyan fuera asesinado en los tiroteos, acogió con beneplácito la invitación. Cuenta que la experiencia será de "curación". Por su parte, Temel Atacocugu, un sobreviviente de los ataques quien recibió nueve disparos durante, ve el hach como "un regalo de Alá para mí".

Farah Talal es la viuda de Atta Elayyan, asesinado en los tiroteos de Christchurch. Como doscientos familiares de las víctimas de la masacre, acudió a la peregrinación del hajj en Arabia Saudita para "rezar por los mártires".
Farah Talal es la viuda de Atta Elayyan, asesinado en los tiroteos de Christchurch. Como doscientos familiares de las víctimas de la masacre, acudió a la peregrinación del hajj en Arabia Saudita para "rezar por los mártires". Fethi Belaid / AFP

La peregrinación se realiza en medio de múltples tenciones en el golfo Pérsico

Este año, la peregrinación también en medio de una serie episiodios de tensión que se han producido en el golfo Pérsico con la detención de buques petroleros y el derribo de un dron estadounidense.Arabia Saudita y Estados Unidos responsabilizan a Teherán de estar detrás de los ataques.

A pesar de que Riad y Teherán no mantienen relaciones diplomáticas, este año participarán unos 88.550 iraníes en el hach, según informa la agencia iraní Tasnim.

Como cada año, las autoridades sauditas pidieron no politizar la peregrinación. Pero la situación es compleja. Arabia Saudita y su vecino Qatar también rompieron sus relaciones diplomáticas en 2017, y la crisis motivó restricciones a la entrada de cataríes en el reino. Aun así, Riad afirma que el hach no se verá afectado por esta crisis.

Con AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.