Parlamentarias en Moscú

Moscú vivió la protesta más grande en seis años para pedir elecciones libres

Según la Policía, 20.000 personas protestaron en la capital rusa pero organizaciones independientes cifran la participación en al menos 40.000 personas. 10 de agosto de 2019.
Según la Policía, 20.000 personas protestaron en la capital rusa pero organizaciones independientes cifran la participación en al menos 40.000 personas. 10 de agosto de 2019. Maxim Shemetov / Reuters

A pesar de que la movilización de este sábado estaba autorizada por el Gobierno, la Policía detuvo a cerca de un centenar de manifestantes, entre ellos, la líder opositora Lyubov Sobol.

Anuncios

Miles de ciudadanos inundaron las calles de la capital rusa para pedir elecciones transparentes y justas al Parlamento moscovita. Los opositores se congregaron cerca de los edificios de Gobierno local y aseguraron que Rusia necesita elecciones libres.

"Mucha gente vino aquí por justicia. Yo soy uno de ellos. He vivido la mayor parte de mi vida bajo el Gobierno de Putin y no estoy satisfecho", aseguró un joven manifestante que además destacó que "debería haber una rotación de autoridades".

De acuerdo con la Policía, la participación fue de unas 20.000 personas mientras que el grupo independiente "White Countering" la cifró en 40.000. La movilización ha sido considerada la más grande que vive Moscú desde 2013.

El candidato independiente Sergei Tsukasov resaltó que "las autoridades nos están mostrando que no quieren un Parlamento independiente. No quieren escuchar la opinión de los ciudadanos".

Se trata del cuarto fin de semana consecutivo de protestas en las que los detractores del Gobierno han salido a protestar para pedir a las autoridades electorales rusas que permitan la inscripción de candidatos independientes y opositores.

De acuerdo con la Comisión Electoral, los aspirantes fueron vetados de participar en los comicios porque no cumplieron con el requisito de reunir 5.000 firmas válidas de ciudadanos rusos para inscribirse, sin embargo, los opositores defienden que es una maniobra del Kremlin porque teme perder el control de la Duma moscovita.

A pesar de que la marcha tenía la autorización del Ejecutivo, la Policía detuvo a cerca de un centenar de manifestantes, entre ellas, la líder opositora Lyubov Sobol, que la semana pasada también fue capturada.

En esta ocasión, las autoridades argumentaron la captura asegurando que Sobol iba a cometer un acto desestabilizador durante la movilización.

Con Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24