Saltar al contenido principal

Separatistas de Yemen se tomaron el palacio presidencial de Adén

Un grupo de separatistas de Yemen, apoyados por Emiratos Árabes Unidos, se paran sobre un tanque militar, tras enfrentamientos con las fuerzas progubernamentales, en Adén, Yemen, el 10 de agosto de 2019.
Un grupo de separatistas de Yemen, apoyados por Emiratos Árabes Unidos, se paran sobre un tanque militar, tras enfrentamientos con las fuerzas progubernamentales, en Adén, Yemen, el 10 de agosto de 2019. REUTERS/Fawaz Salman

El Gobierno yemení reconocido internacionalmente habla de un golpe de estado, aunque el hecho podría ser simbólico, debido a que el presidente del país, Abd Rabo Mansur Hadi, se encuentra en el exilio en Arabia Saudita.

Anuncios

Es el desenlace de días de combates entre los separatistas y las tropas leales al Gobierno respaldado por Arabia Saudita.

Las fuerzas separatistas del sur de Yemen afirmaron que tomaron control del Palacio presidencial de la ciudad de Adén, la segunda más importante, y sede del Gobierno desde que los hutíes controlan la capital, Saná.

“Hoy alcanzamos una gran victoria en la capital Adén, diez batallones (del Ejército pro Gobierno) fueron derrotados y en la noche tomamos el control del Palacio presidencial”, dijo a AFP Mokhtar al-Noubi, jefe del batallón quinto del Ejército separatista.

Por su parte, el Gobierno yemení calificó la acción como un golpe de Estado, pese a que el presidente está en el exilio.

"Lo que está sucediendo en la capital interina de Adén por parte del Consejo Transicional es un golpe de Estado contra las instituciones legítimas", señaló el Ministerio de Exteriores yemení.

Cuatro días de enfrentamientos entre los separatistas y las fuerzas gubernamentales han matado a al menos a nueve civiles y más de 20 combatientes, según fuentes médicas.

Los combates, que atraparon a civiles en sus hogares con suministros de agua cada vez más escasos, han disminuido según el Gobierno.

"Todo ha terminado, las fuerzas (del Consejo de Transición del Sur) tienen el control de todos los campos militares", dijo a Reuters un funcionario del gobierno de Hadi.

Yemen, un conflicto de múltiples aristas

Yemen lleva alrededor de cuatro años fragmentado por una guerra que opone a los rebeldes hutíes, respaldados por Irán, y a las fuerzas progubernamentales, apoyadas por una coalición militar liderada por Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

Simpatizantes hutíes se manifiestan para denunciar un bloqueo impuesto por la coalición de Arabia Saudita,a las afueras del aeropuerto de Saná, Yemen, el 9 de agosto de 2019.
Simpatizantes hutíes se manifiestan para denunciar un bloqueo impuesto por la coalición de Arabia Saudita,a las afueras del aeropuerto de Saná, Yemen, el 9 de agosto de 2019. REUTERS/Mohamed al-Sayaghi

Sin embargo, el bando pro Gobierno tiene sus propias divisiones internas.

Aunque tienen una agenda rival para el Gobierno del presidente Abd-Rabbu Mansour Hadi sobre el futuro de Yemen, los separatistas combatían junto a las fuerzas gubernamentales, respaldadas por Arabia Saudita desde marzo de 2015, y contra los rebeldes chiíes hutíes, apoyados por Irán, que ahora controlan la capital, Saná, tras expulsar a Hadi de la ciudad y obligarlo a exiliarse en Riad y establecer el Gobierno provisional en Adén.

Fue en septiembre de 2018 cuando los hutíes tomaron control de la capital del país para exigir al Gobierno una mayor participación chiita en la toma de decisiones de la nación árabe.

La coalición progobierno se debilita

Pero desde el pasado miércoles se registran enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales y los separatistas, después de que estos últimos acusaran a un partido islamista, aliado de Hadi, de complicidad en un ataque con misiles en un desfile militar de las fuerzas del sur en Adén, que fue reclamado por los hutíes.

Un grupo de separatistas en un vehículo militar, en medio de enfrentamientos con las fuerzas progubernamentales, en Adén, Yemen, el 10 de agosto de 2019.
Un grupo de separatistas en un vehículo militar, en medio de enfrentamientos con las fuerzas progubernamentales, en Adén, Yemen, el 10 de agosto de 2019. REUTERS/Fawaz Salman

Para los analistas, el movimiento separatista contra el presidente podría debilitar a la coalición en cualquier posible negociación con los hutíes.

"Es una buena noticia para los hutíes y una muy mala noticia para los sauditas... Termina la exclusividad de que los hutíes sean el golpe de Estado contra Hadi", dijo a Reuters Farea al-Muslimi, miembro asociado de Chatham House, el Instituto Real de Asuntos Internacionales.

El viceministro de Relaciones Exteriores de los hutíes dijo que los acontecimientos en Adén demuestran que el Gobierno de Hadi no es apto para gobernar.

La ONU está tratando de implementar un acuerdo de paz, actualmente estancado, para allanar el camino hacia negociaciones políticas más amplias que acaben con la guerra.

Pero sin duda, las divisiones entre las fuerzas progubernamentales, mostradas con la toma del palacio presidencial este 10 de agosto complica los esfuerzos de la ONU por poner fin a una guerra de cuatro años, que deja miles de muertos y que ha llevado a la nación más pobre de la Península Arábiga al borde de la hambruna.

El conflicto de Yemen es ampliamente visto en la región como una guerra de poder entre Arabia Saudita e Irán.

France 24 con Reuters, AFP y EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.