Saltar al contenido principal

Guaidó denuncia que Maduro quiere disolver el Parlamento venezolano

El líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, habla durante una sesión de la Asamblea Nacional de Venezuela en una plaza pública en Caracas en una sesión del 23 de julio.
El líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, habla durante una sesión de la Asamblea Nacional de Venezuela en una plaza pública en Caracas en una sesión del 23 de julio. Carlos Garcia Rawlins / Reuters

El líder opositor denunció que el chavismo quiere cerrar la Asamblea Nacional, de la que es presidente, y donde la oposición goza de mayoría desde hace ya varios años.

Anuncios

Juan Guaidó denunció que el Gobierno de Nicolás Maduro tiene previsto cerrar la Asamblea Nacional para dar competencias exclusivamente a la Asamblea Nacional Constituyente. Estas dos asambleas han funcionado en los últimos meses como un sistema legislativo bicéfalo. En la primera tiene mayoría la oposición, y en la segunda, el chavismo.

La Asamblea Nacional Constituyente no es reconocida por varias decenas de países, pero según el líder opositor se va a votar una resolución que cierre a la otra cámara, que para el gobierno de Maduro ya no es representativa.

"El día de mañana (lunes) pretenden disolver el Parlamento, convocar ilegalmente elecciones parlamentarias o incluso también perseguir masivamente diputados", dijo el líder opositor en un mensaje que él mismo transmitió a través de las redes sociales.

Guaidó aseveró que ante estos supuestos planes se comunicó con otros gobiernos de Latinoamérica y con sus "aliados internacionales", entre los que citó a Estados Unidos, y preparará "una ofensiva política". En teoría, próximas elecciones parlamentarias no están programadas hasta diciembre de 2020.

Juan Guaidó confirmó que no descarta que tras el cierre de la Asamblea Nacional se persiga a los miembros de la oposición que la forman. Pero insistió en que no detendrá la ruta de presión que él mismo planteó en enero pasado, cuando se juramentó como presidente interino, y que incluye la salida de Maduro del poder, instaurar un Gobierno de transición y llamar a "elecciones libres".

Tal medida probablemente alimentaría las críticas a Maduro en la comunidad internacional y detendría las conversaciones negociadas por Noruega entre el Gobierno y los aliados de Guaidó para alcanzar una solución negociada al estancamiento político de Venezuela.

Maduro, cuya legitimidad como presidente no es reconocida por varios países del mundo, entre ellos Estados Unidos o algunos de la Unión Europea, advirtió esta semana de que se castigará con severidad a los "traidores" que han apoyado el bloqueo que congela todas las transacciones comerciales con el Gobierno de Venezuela y sus activos en Estados Unidos.

Esta advertencia fue secundada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), cercano al chavismo, que aseguró que castigará con dureza a las personas que manifiesten cualquier apoyo a la sanción estadounidense.

Más de seis meses de estancamiento político en Venezuela

Esta noticia se produce apenas unas semanas después del cumplimento de los seis meses desde que Juan Guaidó decidiese proclamarse presidente interino invocando un artículo de la constitución venezolana. Guaidó asumió la presidencia diciendo que la reelección de Maduro en 2018 fue fraudulenta.

Los partidarios del gobierno han organizado ataques fuera de la sede de la asamblea en los últimos meses. Al menos 21 diputados huyeron del país, fueron arrestados o buscaron asilo en embajadas para evitar la detención.

Con EFE y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.