Saltar al contenido principal

India mantiene incomunicada a Cachemira durante la festividad del Eid

Manifestantes cachemiros proclaman consignas anti-India durante la manifestación del domingo 11 en la ciudad de Srinagar.
Manifestantes cachemiros proclaman consignas anti-India durante la manifestación del domingo 11 en la ciudad de Srinagar. Danish Siddiqui / Reuters

El Gobierno indio mantuvo sus restricciones de movimiento, comunicación y reunión durante una de las fechas más importantes en el calendario musulmán por las protestas que se producen desde la pérdida de autonomía de la región.

Anuncios

La festividad musulmana del Eid estuvo marcada en Cachemira por las restricciones del Ejecutivo indio y por las protestas que acontecen en la región desde el lunes 5 de agosto. Estas revueltas empezaron por la anulación de la autonomía de Cachemira y Jammu gestionada por el Gobierno de Narendra Modi hace dos días.

La tensión fue evidente sobre todo en Srinagar, la capital de la región, donde cientos de personas gritaron consignas contra la India en el vecindario de Soura, que obligaron a las autoridades a cercar la zona y aislar a los manifestantes. Desde el martes 6 hay más de 25.000 soldados indios desplegados en el lugar para frenar todo tipo de insurgencias.

Las manifestaciones estuvieron en todo momento vigiladas por la fuerza aérea india y desde el Gobierno de Nueva Delhi tan solo reportaron incidentes aislados de personas que arrojaron piedras. Lo cierto es que, a pesar de la aparente calma, la represión contra aquellos que deciden reunirse aún existe y las comunicaciones telefónicas y el Internet siguen totalmente restringidas.

"En Srinagar, teniendo en cuenta la posibilidad de que terroristas y militantes intentaran perturbar el orden público y la paz, se impusieron restricciones razonables a grandes reuniones en áreas sensibles", aseguró el ministerio del Interior indio en un comunicado oficial este 12 de agosto.

Manifestantes de Cachemira esperan alerta la llegada de los antidisturbios y les esperan con palos y adoquines en el suelo en la ciudad de Srinagar.
Manifestantes de Cachemira esperan alerta la llegada de los antidisturbios y les esperan con palos y adoquines en el suelo en la ciudad de Srinagar. Danish Siddiqui / Reuters

Aunque se permitió asistir a los fieles musulmanes a los rezos, se aconsejó que no fueran a las principales mezquitas de la ciudad, que a la vez son las más tradicionales en este tipo de festividades. También se les sugirió que se quedasen en sus casas o en las mezquitas pequeñas de los barrios rezando. En plenas fiestas, la ciudad permaneció prácticamente cerrada y sitiada por las fuerzas de seguridad.

Los comercios no abrieron durante prácticamente la mayor parte del fin de semana y salvo el rezo, ningún acto extraordinario se llevó a cabo. Varios paramilitares y policías se refirieron a las restricciones como un "toque de queda" aunque desde el Ejecutivo se niega esa postura y se mantiene que son "simplemente restricciones".

Ni Narendra Modi ni su equipo de Gobierno dan muestras de querer cambiar su postura. Modi, que llegó al poder en 2014, siempre mantuvo una posición nacionalista de la política india y significativamente centralista.

Con la supresión del estado de autonomía de Cachemira se pone fin a 70 años de un estatus especial para una región de mayoría musulmana que cumple en 2019 30 años de conflicto armado con la Administración central. Una lucha entre insurgentes y fuerzas indias que ha dejado más de 50.000 muertos.

Las fuerzas de seguridad de la India instalaron puntos de control en muchas zonas de la capital de Cachemira, en algunos casos rodeando barrios enteros.
Las fuerzas de seguridad de la India instalaron puntos de control en muchas zonas de la capital de Cachemira, en algunos casos rodeando barrios enteros. Danish Ismail / Reuters

Reacciones y vetos en la órbita musulmana contra la India

Durante el fin de semana se sucedieron algunas reacciones en los países musulmanes en favor de la población de Cachemira. Pakistán anunció que llevaría a la India ante el Consejo de Seguridad de la ONU con el apoyo de China para denunciar la anexión de Cachemira y Jammu y fueron numerosas las muestras de apoyo durante la celebración del Eid.

En Bangladesh, país que al igual que Pakistán formó parte de la India antes de su independencia y que posteriormente fue conocido como Pakistán Oriental, se ha realizado un veto total a las vacas indias durante la festividad. El Eid consiste es una celebración en la que las familias creyentes sacrifican varias cabezas de ganado.

Por último, el presidente iraní, Hasan Rohaní, llamó a la moderación a los dos estados y se ofreció como intermediario en la disputa, "ya que ese conflicto no tiene que ser solucionado por la vía militar, sino por la diplomática". Además, defendió el derecho de la población de la región a expresar su posición.

Con EFE y Reuters

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.