Saltar al contenido principal

Separatistas del sur de Yemen adoptan un tono conciliador tras el "golpe" en Adén

Anuncios

Adén (AFP)

Tras la violencia de la semana pasada en Yemen, saldada con decenas de muertos y la toma del palacio presidencial de Adén por parte de los separatistas del sur del país, su líder, Aidarus al-Zubaidi, se mostró dispuesto a respetar un alto el fuego y a participar en una reunión de paz en Arabia Saudita.

El inicio de la gran fiesta musulmana de Aíd al Adha parecía haber calmado los ánimos: en las últimas horas no se ha señalado ningún combate en Adén, escenario sangriento de los últimos enfrentamientos entre combatientes separatistas y fuerzas gubernamentales.

Zubaidi, presidente del Consejo de Transición del Sur que los aglutina (CTS), afirmó en un discurso televisado que las acciones de sus correligionarios en Adén se basaban en la "legítima defensa". "El otro bando" tenía un "plan oculto" para "asesinar a nuestros jefes, provocar a nuestros partidarios y acabar con nosotros", aseguró.

Separatista y soldados gubernamentales son en teoría aliados en la coalición liderada por Arabia Saudita, que combate desde 2015 a los rebeldes hutíes apoyados por Iran.

El domingo por la mañana, Riad llevó a cabo un ataque aéreo contra al menos una posición separatista en Adén para forzar la retirada de sus combatientes de varios cuarteles y del palacio presidencial, vacío, que habían conquistado la víspera.

- Aliado "fiel" -

En su discurso, Zubaidi calificó a Arabia Saudita como un aliado "fuerte y fiable" y reiteró su compromiso con el alto el fuego aceptado el sábado por la noche.

Asimismo se dijo "dispuesto" a participar en una reunión de paz convocada por el reino saudita.

El gobierno yemení, muy debilitado, había denunciado desde los primeros combates un "golpe de Estado". El domingo, el presidente Abd Rabbo Mansur Hadi, refugiado desde 2015 en Arabia Saudita, fue recibido sucesivamente por el rey Salmán y el príncipe heredero Mohammed bin Salman, indicó la agencia saudita SPA.

Los combates en Adén han fragilizado la coalición antirrebelde en Yemen: Riad apoya a Hadi mientras que los Emiratos Árabes Unidos, el segundo pilar de la coalición, han formado una fuerza bautizada como "Cordón de Seguridad" ligada a los separatistas del CTS.

La ONU anunció un balance de 40 muertos y 260 heridos, entre ellos numerosos civiles, en enfrentamientos que duraron varios días.

La guerra que asola Yemen desde 2015 ha provocado en este país la peor crisis humanitaria del mundo, según el mismo organismo: cerca de un 80 % de la población total, 24,1 millones de personas, necesitan asistencia

- "Preservar la unidad" -

Yemen del Sur era un Estado independiente hasta 1990. El resentimiento en la zona meridional del país contra los yemeníes del norte, a quienes acusan de imponer por la fuerza la integración, sigue siendo fuerte.

Esta no es la primera vez que los separatistas del Consejo de Transición del Sur se enfrentan a las unidades leales al presidente Hadi: en enero de 2018, al menos 38 personas murieron y 222 resultaron heridas, tras tres días de combates.

En esta ocasión, las circunstancias del inicio de las hostilidades siguen siendo poco claras.

El vicepresidente de Defensa saudita y uno de los hijos del rey, Jaled bin Salman, reafirmó el apoyo de Riad al "gobierno legítimo de Yemen".

Asimismo, subrayó la necesidad de "preservar la unidad y estabilidad" de un país enfrentado al riesgo de una "guerra civil dentro de una guerra civil", según el término usado por el centro de reflexión sobre conflictos International Crisis Group (ICG).

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.