Saltar al contenido principal

Estados Unidos aplaza la subida de impuestos a algunos productos chinos

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, retrasó la fecha para imponer aranceles a varios productos chinos. Archivo.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, retrasó la fecha para imponer aranceles a varios productos chinos. Archivo. Jonathan Ernst / Reuters

Teléfonos celulares, computadoras, consolas de videojuegos y otros hacen parte de la lista de productos provenientes de China a los que se les aplazará los gravámenes del 10 por ciento que iban a entrar en vigor el 1 de septiembre.

Anuncios

En medio de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, este último decidió imponer un alza del 10 por ciento a las importaciones del país asiático en territorio estadounidense, que se iban a aplicar el 1 de septiembre y las cuales fueron valoradas en 300.000 millones de dólares.

Pero a raíz de la creciente presión de las empresas en Estados Unidos que compran productos chinos, y de los consumidores, la Administración Trump decidió aplazar la subida de impuestos para el 15 de diciembre.

Una medida que en principio beneficiará a vendedores y compradores para el inicio de clases y la temporada navideña.

Trump quiso beneficiar a los compradores para las fechas decembrinas

"Se ha determinado que los aranceles deben retrasarse hasta el 15 de diciembre para ciertos artículos", publicó en un comunicado, la Oficina del Representante de Comercio Exterior de Estados Unidos (USTR, en inglés) al confirmar el retraso de la fecha para la imposición del gravamen.

Los productos de este grupo incluyen teléfonos celulares, computadoras portátiles, consolas de videojuegos, ciertos juguetes, monitores de computadora y algunos artículos de calzado y ropa.

La USTR agregó que algunos de los productos de la lista de bienes sancionados fueron retirados por motivos de "salud, seguridad nacional y otros factores", sin especificar cuáles.

En una rueda de prensa, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que tomaron la medida para beneficiar a los compradores durante la temporada navideña "en caso de que algunas de las tarifas tengan un impacto en los clientes de Estados Unidos".

Según algunos expertos, la decisión anunciada refleja la creciente preocupación en el Ejecutivo estadounidense sobre el impacto de la guerra comercial con Beijing en la economía de Estados Unidos.

Desde 2018, el mandatario estadounidense ha estado presionando a Beijing para que haga un acuerdo comercial que, según el diario 'The New York Times', fortalezca la protección de la propiedad intelectual estadounidense, abra los mercados chinos a los negocios estadounidenses y haga que China compre grandes cantidades de energía y productos agrícolas estadounidenses.

Sin embargo, poco se ha avanzado en estas negociaciones, sobre todo desde que Estados Unidos impuso este año un gravamen del 25 por ciento sobre productos chinos valorados en 250.000 millones de dólares.

Con EFE

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.