Saltar al contenido principal

Dos medicamentos hacen resurgir la esperanza de encontrar la cura del ébola

Una mujer se toma la temperatura como parte de las medidas para controlar el ébola a la entrada del Hospital General de Goma, República Democrática del Congo, 15 de julio de 2019.
Una mujer se toma la temperatura como parte de las medidas para controlar el ébola a la entrada del Hospital General de Goma, República Democrática del Congo, 15 de julio de 2019. Olivia Acland / Reuters

Un estudio experimental en República Democrática del Congo resalta la efectividad de dos medicamentos que reducen significativamente la mortalidad del letal virus de fiebre hemorrágica.

Anuncios

La cura al virus del ébola está un poco más cerca. Al menos eso indica un estudio experimental que comenzó en noviembre de 2018 en República Democrática del Congo (RDC), cuyos resultados preliminares muestran que dos de los cuatro medicamentos utilizados establecen en hasta un 91% la tasa de supervivencia de los infectados. 681 pacientes participaron en estos ensayos en cuatro centros de tratamiento en el país pero el objetivo es llegar a las 725 personas involucradas.

Los medicamentos, creados a partir de anticuerpos extraídos de supervivientes de ébola, son más efectivos si se administran poco después de producirse la infección. Los anticuerpos actúan neutralizando la capacidad del virus de afectar a otras células.

El 94% de los pacientes con un nivel reducido del virus en sangre y que recibió el medicamento denominado REGN-EB3 sobrevivió. Entre los que recibieron el otro fármaco, mAb114, la tasa de supervivencia fue del 89%.

Los ensayos fueron llevados a cabo por entidades de varios países, entre ellos Estados Unidos y RDC, y diversas organizaciones no gubernamentales. Tras estos resultados favorables anunciados el 12 de agosto, las autoridades congoleñas decidieron que estos dos serán los fármacos que se usarán a partir de ahora en todos los pacientes en República Democrática del Congo, ya que "son los primeros medicamentos que, en el marco de un estudio científico, han demostrado claramente una disminución de la mortalidad en pacientes con ébola”, resaltó el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, Anthony Fauci.

Según Fauci, "son muy buenas noticias" porque significa que "ahora tenemos dos tratamientos para una enfermedad que hasta hace poco no teníamos manera de abordar". El análisis definitivo de las muestras recolectadas será realizado a finales de septiembre o comienzos de octubre de este año.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que, a pesar de los positivos avances con los medicamentos, estos no serán suficientes para contener el brote. Insisten en que la manera más efectiva de erradicar la epidemia sigue siendo la vacunación.

El último brote de ébola ha matado a más de 1.800 personas en RDC

El virus del Ébola fue detectado por primera vez en 1976 al norte de República Democrática del Congo y desde entonces ha causado la muerte de más de 15.000 personas en el continente. La enfermedad, que causa fiebre, dolor corporal, hemorragias, diarrea y debilidad extrema, tiene una tasa de mortalidad muy alta que, según la OMS, supera el 50% de las personas infectadas con el virus. Se transmite a través del contacto con animales infectados, con secreciones corporales como la sangre, la orina o la saliva de personas enfermas, o con el contacto con superficies contaminadas.

Este último brote se ha convertido en el segundo más mortífero desde que surgió en agosto de 2018 en el este del país y ha matado a más de 1.800 personas solo en República Democrática del Congo. Los esfuerzos para contenerlo se han visto afectados por ataques de milicias a centros de tratamiento y por la oposición de la población local a recibir la vacuna.

La primera epidemia se dio entre 2013 y 2016, cuando murieron más de 11.300 personas en Guinea, Liberia y Sierra Leona.

Con Reuters y AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.