Saltar al contenido principal

Greta Thunberg inicia su travesía en velero hacia Nueva York

Greta Thunberg junto a su padre Svante y el capitán Boris Hermann conversan en Plymouth, Reino Unido, a bordo del velero "Malizia II" que los llevará a Nueva York . Agosto 12 de 2019.
Greta Thunberg junto a su padre Svante y el capitán Boris Hermann conversan en Plymouth, Reino Unido, a bordo del velero "Malizia II" que los llevará a Nueva York . Agosto 12 de 2019. Team Mlizia / via Reuters

La joven activista sueca viaja este miércoles a bordo del Malizia II. Este velero, medio de transporte no contaminante, la llevará hasta Nueva York. Allí participará en la Cumbre de la ONU sobre el clima.

Anuncios

El viaje en avión solo dura unas ocho horas entre Estocolmo y Nueva York. Sin embargo, cuando la pasajera se llama Greta Thunberg, atravesar el Atlántico toma dos semanas.

La joven sueca de 16 años, que lucha contra el cambio climático se embarca este miércoles 14 de agosto en Plymouth, Reino Unido, a bordo del velero de competición "Malizia II". Soltarán amarras hacia las 1500 GMT si el clima lo permite.

Este barco es el único medio de transporte que no emite carbono y que le permitirá asistir a la cumbre mundial de la ONU por el clima programada para el 23 de septiembre en la Gran Manzana. Durante el evento, Thunberg tiene por objetivo "crear una opinión y movimiento internacional para que la gente se una y presione a los poderosos".

La iniciativa nació luego de que Thunberg escribiera en su cuenta de Twitter que le gustaría participar en dicha cumbre, pero que no tenía un medio de transporte no contaminante que la llevara. Fue entonces cuando Boris Hermann, el patrón del velero le ofreció llevarla en barco de forma gratuita.

Un viaje de pocas comodidades pero con un príncipe a bordo

El "Malizia II" es un velero de 18 metros de eslora capitaneado por Pierre Casiraghi, hijo de Carolina de Mónaco y por el mismo Hermann. Cuenta con paneles solares y turbinas submarinas que generan la electricidad necesaria para los instrumentos de navegación, el piloto automático, los desalinizadores y un laboratorio que permite medir el nivel de CO2 del agua.

Se trata de un barco de competición que no está diseñado para transportar mucha gente. Greta Thunberg hará este periplo de 3.000 millas náuticas junto a su padre, los dos capitanes de la regata y un equipo de documentalistas que siguen a la joven desde hace un par de meses.

Durante las dos semanas de viaje dormirán en sacos de dormir, en camas superpuestas. Utilizarán un hornillo a gas para calentar agua y rehidratar los paquetes de comida vegana liofilizada que serán su alimento. Un balde de plástico y una bolsa biodegradable harán las veces de retrete, no tendrán posibilidad de ducharse.

El objetivo es llegar "sanos y salvos"

La embarcación puede alcanzar una velocidad de 35 nudos (70 km) por hora, aunque Hermann planea viajar más despacio. Todo el equipaje hizo varias pruebas desde el pasado lunes 5 de agosto frente a las costas de Plymouth.

Thunberg nunca antes había navegado pero explicó que no estaba preocupada por el viaje aunque se sintió mareada durante el trayecto de prueba.

Tanto Hermann, que ya ha dado la vuelta al mundo tres ocasiones a bordo del velero, como Casiraghi, se mostraron sorprendidos por la voluntad de la activista sueca. Nunca antes una persona sin experiencia se ha embarcado en una travesía transatlántica.

Lo que más les importa a los timoneles será que todos lleguen "sanos y salvos" a destino. Hermann dijo que no estaba preocupado por la seguridad, pues el velero tiene una quilla pivotante de 4.5 metros que hace difícil que la embarcación dé vuelta campana. Además, a lo largo del recorrido, un equipo en tierra los irá monitoreando y los mantendrá al tanto del clima.

Con EFE y AFP

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.