La energía, un sector sensible bajo la amenaza de piratas informáticos